Jueves, 25 Abr,2019
En profundidad / FEB 03 2019 / hace 2 meses

Me encontré en la vida con… Pastorita Botero de Botero

De padres agricultores, cumplió un destacado papel cívico en Armenia y el Quindío.

Me encontré en la vida con… Pastorita Botero de Botero

Distinguida ciudadana, líder cívica y política nacida en Armenia el 6 de febrero de 1927, fallecida en Bogotá el 3 de octubre de 1972. Pastorita Botero de Botero fue hija de Cosme Botero Botero y Emperatriz Palacio Isaza, Cosme oriundo de La Ceja Antioquia y Emperatriz de Manizales, agricultores de tradición familiar. Fue la menor de cinco hijas: Alicia, Camila, Elvia, Cecilia y Pastorita.

Cursó sus estudios primarios y de bachillerato en el colegio Santa Inés de Manizales y el 19 de enero de 1948 contrajo matrimonio con Hernán Botero Botero, joven y promisorio ganadero de Armenia, tres hijos: Hernán, figura de trayectoria social ,económica y política, casado con la dama María Victoria Saffón Velásquez, brillante profesional, dos hijos: Jorge Hernán, abogado y empresario agrícola y Juliana, experta en gastronomía; María Mercedes, casada con Guillermo Ángel, ya fallecido; María Mercedes ha realizado una vasta actividad administrativa y social, economista, dos veces concejal de Armenia, primera gerente regional de Edeq, secretaria general de Epa, directora del Forec, entre un sinnúmero de ocupaciones de alta responsabilidad, tres hijos: Mónica, administradora de empresas, Federico administrador de empresas que trabaja en Dubai y Carolina, abogada y antropóloga; y Blanca Inés quién murió a temprana edad.

Recomendado: El legado que Fernando Gaitán dejó al Quindío
 

Líder cívica por excelencia

Pastorita fue una maravillosa señora al servicio de los demás; insuperable ama de casa y madre extraordinaria, dedicó buena parte de su tiempo a la atención de los más pobres a través de las damas de la caridad con las hermanas Vicentinas, iba a los barrios populares y llevaba mercados, medicinas y otros elementos ; por años fue presidente de esta asociación y también de la Acción Católica, que cumplía propósitos caritativos similares. Fue impulsora del instituto de sordos y con otras señoras como Lucy Giraldo de Ramírez, doña Virginia Uribe, Sofía Gómez de Betancourt, señora madre de Lucy Betancourt de Palacio y muchas otras, constituyó el valioso grupo femenino que participó con fulgurante civismo en muchas obras como la construcción de la catedral, la iglesia del Sagrado Corazón, el batallón Cisneros. Se interesó por la protección de las jóvenes campesinas abandonadas y para tal efecto creó una fundación que llamó Protección de la Joven, además invitó y ayudó a una comunidad de monjas para atender la cárcel de mujeres.
 

Unión de Ciudadanas de Colombia

En 1956 vino al Quindío el conocido dirigente caldense Otto Morales Benítez, enviado por el jefe liberal Alberto Lleras Camargo con el fin de ambientar ante figuras destacadas del liberalismo, el futuro Frente Nacional; la primera reunión se hizo en la casa de Pastorita quién más tarde y con mucho entusiasmo formó parte de la Unión de Ciudadanas de Colombia, con líderes de la talla de Anacarsis Cardona, Esmeralda Arboleda de Uribe, Amanda Barrera de Montejo, única hija del Coronel Barrera Uribe, María Currea de Aya, Libia Cataño de Echeverry, Merceditas Uribe de Velásquez, muchas más; damas de amplia influencia cívica y liberal, cuya participación fue decisiva en el comienzo de los derechos de la mujer. Participó del grupo que formó Morales Benítez y otros ciudadanos, promotora de la creación del departamento e hizo parte de varias comisiones.

Le puede interesar: 
“Blanca”, un rescate literario
 


Pastorita con su esposo Hernán Botero Botero

 

Sociedad de Mejoras Públicas

En forma simultánea con su actividad en el Directorio, presidió la SMP y en esta calidad dirigió el congreso nacional de sociedades de mejoras de todo el país, con la presencia del presidente Guillermo León Valencia en 1962; le ayudó mucho al doctor Carlos Lleras Restrepo y en la visita de su campaña electoral , se lo llevó en el carro a Pereira, para mostrarle el desastroso estado de la vía para la época.
 

Con Horacio Ramírez Castrillón

Cuando conoció al vigoroso y corajudo político antioqueño adhirió a su grupo con mucho entusiasmo y afecto, que fue siempre recíproco porque Ramírez Castrillón, profesaba por Pastorita aprecio y admiración. No contó con el apoyo de su familia y fue criticada por los círculos sociales, pero Horacio, conocido abogado penalista de prestigio, encabezaba la pulcritud en la administración pública, cuando se asomaban algunos brotes de corrupción en la región; puedo decir que fue la época más sublime como política, gracias a su singular sentido del servicio y su participación en el concejo de Armenia.

Vea también: 
Me encontré en la vida con… Rubén ‘Madroño’ Botero
 

Condecoraciones

Recibió múltiples reconocimientos de la SMP, cuadro de honor y homenaje póstumo del concejo y del gobierno, de las damas de la caridad, de entidades y personas que destacaron su corta vida como el paso luminoso en la tierra de una servidora y una humanista; logró sobrevivir a una delicada operación de corazón abierto en 1971, en el hospital Emerald de New York, bajo el cuidado del eminente profesor Debakey, pero en octubre del año siguiente, abandonó su tierra amada y el Quindío perdió uno de sus valores más sustanciales del civismo .

Pastorita Botero de Botero ocupa un sitial de honor en la historia regional; bella y servicial, su vida fue un ejemplo de amor al prójimo y de entrega a sus hijos: pocas como ella dieron tanto a los demás en tan corta existencia; fiel retrato de la mujer paisa y quindiana, volcó sus días y sus horas al servicio del necesitado y sus horas de descanso a proporcionar alivio al afligido; en las largas y entretenidas charlas con sus hijos María Mercedes y Hernán, amigos entrañables, hemos vuelto a encontrar la dimensión y la importancia histórica de Pastorita Botero de Botero, su compromiso humano y su existencia plena y auténtica. Abandono con un abrazo casi interminable a sus hijos que me han ayudado a recorrer los pasos de una gran mujer, muy superior a su tiempo. Una mujer inolvidable.


Gabriel Echeverri González
Especial para LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net