Miércoles, 14 Nov,2018

Salud / NOV 06 2018 / Hace 7 Dias

Miedo al tráfico y creencias religiosas, mitos de la donación de órganos

“Hace falta cultura entendida como un principio de dar vida, un acto voluntario, altruista, de cara a ayudar a las demás personas”, Carlos Alberto Salazar, médico intensivista. 

Miedo al tráfico y creencias religiosas, mitos de la donación de órganos

Existen dos tipos de trasplantes, el de córneas y tejidos y de órganos. En el Quindío, la actividad es muy poca debido a la falta de conocimiento.

“Hace mucha falta cultura de donación, entendida como un principio de dar vida, un acto voluntario, altruista, de cara a ayudar a las demás personas, si la gente no se educa no habrá cultura alrededor del tema”, así comienza su discurso sobre la donación de órganos Carlos Alberto Salazar, médico intensivista del hospital San Juan de Dios, quien explicó a LA CRÓNICA de qué se trata el asunto de vida o muerte. 
 

Donantes escasos

Luego del último estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud, INS, se logró evidenciar que el número de donantes en el país es escaso, a tal punto que en la actualidad más de 2.000 personas se encuentran en espera de un órgano. Dentro de esta lista, el 3% de la población está en espera de un corazón.

Según el doctor Salazar, la falta de cultura, creencias en que el cuerpo lo van a mutilar, o que van a vender los órganos, son los principales enemigos de la donación. Para que esto se evite, el especialista invitó a las personas a que se informen sobre el procedimiento, que más allá de esos mitos, salva vidas. De igual forma, aclaró que aunque existe una ley que ampara la donación, el trasplante no se da si los familiares no lo permiten, a menos de que el donante haya firmado previamente un permiso en el que especifique su intención. 

Vea también: ¿Por qué los esguinces de tobillo duelen meses después de la lesión?

Una repuesta al planteamiento que hace el doctor Salazar es el resultado de un estudio alrededor de los mitos de los trasplantes. Giovanny Montoya, director médico de Astellas Farma Colombia, empresa que realizó la investigación, señaló: “Con el estudio logramos identificar cuáles pueden ser algunas de las barreras por las cuales aún no se vive una cultura de donación en el país, e identificamos que es necesario brindar información de calidad a la población para eliminar creencias, que, en la mayoría de los casos, están alejadas de la realidad. Es fundamental que todos los actores del sector salud unamos esfuerzos para fomentar una donación de órganos informada y consciente, que beneficie la vida de muchos pacientes colombianos”.

 

Mitos sobre la donación

Un estudio reveló 5 mitos de los colombianos sobre la donación y el trasplante de órganos. Creencias religiosas, miedo al tráfico de órganos y necesidad de registrarse para ser donante limitan la donación de órganos en el país. El análisis, que se llevó a cabo en las principales ciudades del país, con personas de todos los niveles socioeconómicos, muestra que los colombianos tienen un conocimiento escaso sobre la realidad de la donación de órganos.

Colombia presenta uno de los índices más bajos de donación de órganos a nivel mundial, ocupando el puesto número 20 en la escala de donantes fallecidos. Un estudio cualitativo evidencia que, a pesar de que los colombianos tienen una actitud positiva frente a la actividad, aún mantienen ciertas creencias que les generan inseguridad a la hora de tomar la decisión.

La investigación, realizada por Astellas Farma Colombia y desarrollada por Invamer, demostró los siguientes resultados:

  • “Para poder donar mis órganos debo registrarme como donante, pero no sé dónde ni cómo hacerlo”.

La donación de órganos tuvo un nuevo giro con la ley 1805, que entró en vigencia en febrero de 2017, la cual convierte a todos los colombianos, que en vida no hayan expresado por escrito su negativa, en donantes de órganos y tejidos. Los colombianos que no quieran ser donantes, deben hacer la declaración ante un notario público y enviarla al INS o expresar la negativa al momento de afiliarse a una EPS.

Lea también: Estrés puede causar ansiedad, somnolencia y aumento en consumo de alimentos

 

  • “Ser donante me convierte en un blanco fácil para el tráfico de órganos”.

Todo el proceso de donación y trasplantes es vigilado y coordinado por entidades estatales como el ministerio de Salud y Protección Social, el INS y las secretarías de salud. El estudio reveló que las personas creen que, al convertirse en donantes, se vuelven propensas a ser secuestradas por traficantes con el objetivo de extraer sus órganos y obtener de ellos beneficios económicos. Sin embargo, estos procedimientos son de alta complejidad, por lo que solo instituciones que cuentan con la infraestructura adecuada y el personal entrenado pueden hacerlo.

  • “Mi religión no me permite donar órganos”.

Muchas religiones del mundo están a favor de la donación y trasplante de órganos; algunas de ellas consideran que es una decisión personal y que es un acto de ayuda, generosidad y solidaridad hacia otro ser humano.

  • “Los donantes quedan incompletos o desfigurados después del procedimiento”.

El personal médico que realiza las intervenciones está entrenado para realizar el procedimiento con el mayor cuidado del caso, para que el cuerpo de un donante no presente cambios y conserve su estética para, posteriormente, ser entregado a la familia en el caso de un donante fallecido. 

  • “El nivel socioeconómico determina la prioridad para decidir las personas que serán trasplantadas”.

La lista de espera se organiza teniendo en cuenta la compatibilidad del donante y el paciente, y la urgencia con la que se necesita hacer el procedimiento.

Le puede interesar: Eliminar el apéndice reduce riesgo de tener párkinson hasta un 25%
 

El riñón, el más solicitado

El médico intensivista Carlos Alberto Salazar informó que con una sola donación son muchas vidas las que se beneficiaban. Explicó que hay dos tipos de donaciones, una de órganos: corazón, pulmón, páncreas, hígado y riñones; y otra de tejidos: córnea, piel, huesos y tendones. “El órgano más solicitado y trasplantado es el riñón”, señaló. 

De dicho órgano, en el país hay una lista de espera que supera los 4 mil ciudadanos. “El Quindío tiene una lista importante de pacientes a la espera de donación de órganos” sostuvo Salazar. Sobre la persona elegida para realizarle dicho proceso, el médico destacó que no importa la plata, sino dos requisitos: uno, que esté en lista de espera, y dos, que haya compatibilidad.

El doctor concluyó recordando la importancia de hablar de la donación de órganos en casa, “la intención es que todos hablen lo mismo, educar a las personas”. 

El otro tipo de trasplante es de tejidos y córneas, realizado a personas que se están quedando sin visión. Así lo explicó Carlos Andrés Castañeda Castrillón, gestor de la donación y coordinador de rescate de tejidos en parada cardíaca para Isuu Bank de la red de trasplantes para la regional 3 —Risaralda, Quindío, Valle del Cauca y Nariño—. “La ventaja de la donación de órganos y tejidos en Armenia y esta regional es que todo lo que se rescata en esta zona se queda para receptores de aquí mismo”, subrayó Castañeda.
 

Registrarse como donante

En la página del Instituto Nacional de Salud se puede hacer el registro como donante y también lo contrario en el caso de que no se desee donar. La ventaja del registro como donante es que si algún día llegara a necesitar algún trasplante tendrá prioridad frente a quien no esté registrado.

Recomendado: Dejar de consumir marihuana mejora la memoria desde la primera semana
 

Procedimiento de trasplante

El potencial de donantes de órganos y tejidos es entre los 15 y 55 años de edad, en pacientes con muerte cerebral, una vez se cumpla con este primer requisito y exista el permiso, se procederá al rescate de órganos previo dictamen médico de muerte cerebral dado por dos médicos, el tratante, que puede ser general o intensivista, y otro con especialidad en ciencias neurológicas —neurólogo o neurocirujano—.

Para rescate de tejidos se hace con donante cadavérico. Y puede hacerse en IPS —clínica u hospital— o en medicina legal. Y hay hasta 12 horas para realizar el rescate de tejidos después de la muerte si el cuerpo no está refrigerado. Cuando se encuentra refrigerado, el rescate de córneas dura aproximadamente 15 a 20 minutos, el de tejidos osteomuscular 1,5 horas aproximadamente y el de órganos, entre 1,5 y 2,5 horas, dependiendo el número y tipo de órganos a rescatar. 

A todo donante se le realiza prueba rápida de VIH, hepatitis b, hepatitis c y sífilis, si sale negativo se procederá a la extracción, si sale positivo se descarta el donante. Los tejidos rescatados se dejan en cuarentena en el banco de tejidos mientras salen otras pruebas serológicas más exhaustivas y después de tener estos resultados se liberan los tejidos para poder ser trasplantados en su nuevo receptor.

Ese órgano que se trasplanta es cubierto por la EPS del paciente, quien posteriormente hará un seguimiento y tratamiento requerido con medicamentos para contraatacar las defensas del cuerpo del hombre que atacarán la nueva parte, que es desconocida.

Vea también: Disfunción eréctil se presenta cada vez a edades más tempranas
 

Optimización de trasplantes en el Quindío

De acuerdo con Carlos Andrés Castañeda Castrillón, en la región se avanza en la optimización de los procedimientos de trasplantes. “Ya tenemos todo listo para iniciar en el hospital La Misericordia el rescate de tejidos y córneas, solo es que se genere la alerta de parada cardíaca para estar allí valorando el donante e iniciar la extracción”.

Agregó que en Red Salud Armenia ya se hizo el contacto y se está a la espera de realizar algunos trámites administrativos para dar inicio a este programa. 

Por su parte, el director seccional del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses en el Quindío, Carlos Alberto Collazos, indicó que la falta de una estructura idónea para adelantar los procedimientos en sus instalaciones, hace que sea nula la actividad de trasplante de órganos desde la entidad. 

Donación en cifras: en febrero de este año, 2.488 personas se encontraban en lista de espera, siendo el riñón uno de los órganos más necesitados —2.316 personas—, seguido por hígado —133 personas—, pulmón —23 personas— y corazón —16 personas—. Si bien es cierto que el número de trasplantados pasó de 1.068 en 2016 a 1.128 en 2017, creciendo 21%, la proporción de colombianos en lista de espera continúa superando la de los donadores. Por otra parte, en el Quindío, se pueden producir alrededor de 100 alertas en un mes y salir uno, dos o ninguno para la donación.
 

Decisión a conciencia

De acuerdo con Gabriel Páez Cortés, miembro de la iglesia Testigos de Jehová, con relación al trasplante de tejido o hueso humano de una persona a otra, señaló que es un asunto en el que cada testigo de Jehová debe tomar una decisión de conciencia. Explicó que algunos cristianos pudieran pensar que el introducir en su cuerpo algún tejido o parte del cuerpo de otro ser humano es canibalismo. Pudieran afirmar que el material humano trasplantado tiene el propósito de llegar a ser parte del cuerpo del que lo recibe para mantener a este vivo y en funciones. 

Le puede interesar: Derrame cerebral es la segunda causa de mortalidad en Colombia

Puede ser que no consideren tal acto como fundamentalmente diferente del consumir carne por la boca. Sentimientos de esa índole pudieran surgir como resultado de considerar que Dios no hizo provisión específica para que el hombre comiera la carne de su semejante, cuando hizo provisión para que los humanos comieran carne de animales de los cuales se hubiera sacado, por derramamiento, la sangre sostenedora de la vida. 

Páez Cortés hizo mención a algunos versículos de la Biblia para señalar la posición de su congregación respecto al tema de trasplante y expuso que se ve claramente que los puntos de vista personales y los dictados de la conciencia varían en este tema. 

“Aunque la Biblia prohíbe específicamente el consumir sangre, no hay un mandato bíblico directo que prohíba la ingestión de otra clase de tejido humano. Por esta razón, cada individuo que se encara a tomar una decisión en este asunto debe pensar con cuidado y oración los factores relacionados y entonces decidir por conciencia lo que él o ella podría o no podría hacer ante Dios. Es un asunto para decisión personal, (Gál. 6:5). El comité judicial de la congregación no tomaría acción disciplinaria si alguien aceptara un trasplante de órganos”, puntualizó Páez.
 

Lily Dayana Restrepo
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net