La Salida / Marzo 09 de 2017 / Comentarios

Miguel Ángel Martínez Ocampo, la voz que lidera desde el silencio

Miguel Ángel Martínez Ocampo, la voz que lidera desde el silencio

Integrantes de la recién creada Asociación de Sordos del Eje Cafetero han programado un encuentro en Armenia de carácter internacional.


Los días 18 y 19 de marzo del año en curso la Asociación de Sordos del Quindío, Asoquín, llevará a cabo el evento de Intérpretes y Modelos Lingüísticos de Profesionales Sordos en el cual participarán los integrantes de la entidad del Eje Cafetero.

Miguel Ángel Martínez Ocampo, presidente de Asoquín desde hace ya cuatro décadas, se refirió al certamen que contará con una de las pocas profesionales internacionales del lenguaje de señas. Igualmente, el directivo habló sobre su condición que inició a los 4 años de edad y su forma de ver el mundo desde el silencio de su discapacidad.

¿Usted nació sordo o cuándo adquirió esta discapacidad?
Nací oyendo normalmente, cuando tenía cuatro años perdí la audición.
 
¿Cuál fue la causa para que usted perdiera la audición?
El sarampión, me aplicaron una inyección y no volví a oír.

¿Cómo ha sido la experiencia de vida con esa discapacidad?
A los cuatro años cuando perdí la audición mi papá y mi mamá se angustiaron bastante, ellos fueron los que empezaron a formarme y se preocupaban mucho por mi parte educativa. Desde esa edad fuimos a diversos puntos en Bogotá y Medellín en donde me atendieron varios médicos y sencillamente les decían que yo había quedado sordo.
A los siete años empecé a estudiar en Cali en un colegio de sordos-ciegos, ahí me dejaron y estuve internado bastante tiempo. Aprendí señas, conocí palabras y más adelante se me presentaron bastantes problemas con algunos profesores porque no les entendía.

¿Cómo llega de nuevo al Quindío?
De ahí me enviaron a Bogotá a un colegio especializado que tiene que ver con la lengua de los sordos, de las señas, era bueno pero nosotros no teníamos recursos, después fuimos a vivir a Salento, Quindío, y también fue un proceso, luego me mandaron para Manizales, otra vez en Medellín y sencillamente fue que nos resignamos a quedarnos aquí en Armenia.

¿Cuántos años tenía cuando se quedó definitivamente en Armenia?
Empecé a estudiar con niños oyentes, al igual que a aprender el lenguaje de señas tratando de imitar a los docentes que me enseñaban y más o menos cuando tuve 15 años me radiqué en Armenia. Yo era el único sordo aquí en el momento y trabajaba haciendo bolsos, yo soy artesano y fabrico además billeteras y carteras. Después, con el pasar del tiempo, me encontré un sordo y este me llevó para Calarcá en donde comencé a compartir con personas con la misma discapacidad e hice varios amigos y ahí fue que nació la Asociación de Sordos del Quindío, era el año de 1974, luego de un tiempo y a mí me nombraron como presidente, cargo en el que llevo 43 años. 

¿Por qué tanto tiempo en el cargo?
He tratado de asignarle el puesto a alguien pero no he encontrado una persona de carácter, de habilidad, un sordo que pueda liderar, es decir, yo aprendí a defenderme y a liderar porque me dedique, iba mucho a la biblioteca a estudiar y por eso es que sé muchas cosas, pero estoy seguro que Dios me ayudó.

¿Cómo es esa diferencia entre las personas oyentes y las que no oyen?
Los oyentes tienen una diferencia, nosotros los sordos tenemos una habilidad que es visual, todo es observación y tenemos buena retentiva. Poseemos los mismos niveles en algunas cosas, podemos ser profesionales, en algunos casos la desventaja es que el oyente asimila más rápido que el sordo, pero igual nos consideramos con las mismas capacidades.

¿Cómo está el Quindío en la aceptación de la inclusión de las personas con discapacidad auditiva?
Aquí en el Quindío ha sido de impacto, es decir todos los días y los años han sido de insistencia tratando de concienciar a la alcaldía y a la gobernación de que no nos subestimen, de que no nos discriminen y ha sido de arduo trabajo de procesos donde afortunadamente hoy en día estamos viendo los frutos.

¿Cuál considera que sería el mundo ideal para una persona no oyente?
Los sordos, simplemente nos sentimos orgullosos de ser sordos, esa es nuestra condición desde la que tenemos que ser felices.

¿Cuál es el evento que ustedes tienen programado para este mes?
Los próximos 18 y 19 de marzo está programado un evento para intérpretes y modelos lingüísticos profesionales sordos. El año pasado estuvimos en Pereira en un certamen similar donde asistieron Risaralda, Caldas, Quindío e hicimos un convenio, creamos la Asociación del Eje Cafetero, de los tres departamentos, y luego fuimos a Manizales y ahora lo tendremos en Armenia. La idea es traer a los sordos profesionales, tenemos una sorda profesional que viene de Estados Unidos, es la única graduada en la lengua de señas de Suramérica e interamericana, sabe cómo es el manejo, cuál es el trato, cuáles son los derechos, deberes de la comunidad sorda y oyente, cómo es que nos impregnan a nosotros la motivación para que estudiemos y nos superemos, para salir adelante.

¿Cómo pueden las personas participar de este evento?
Obviamente tienen que afilarse, pagar 50 mil pesos para poder recibir el certificado, refrigerio, las conferencias, el carné y algunos detalles más.

Finalmente, un consejo para los padres que tienen hijos sordos.
Hay algunos padres que no son positivos por la condición de sus hijos o familiares, los ignoran por falta de información. Anteriormente Asorquín hacía un trabajo conjunto con padres para concienciarlos, infortunadamente el único defecto de la comunidad sorda es que es como chismosa (risas), pero hacemos un llamado a los padres para que afilien a sus hijos y aprendan que podemos vivir y ser felices con esa discapacidad.

Germán Rojas Arias
LA CRÓNICA

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados