Miércoles, 21 Nov,2018

Salud / JUL 23 2017 / Hace 1 Año

“Muy grave” el problema de salud mental en el Quindío

La psiquiatra Ana María Cano Rentería se pregunta cuál ha sido el aporte de responsabilidad social del sector industrial y comercial para contribuir a enfrentar la situación.

“Muy grave” el problema de salud mental en el Quindío

Ana María Cano Rentería, catedrática e investigadora.


Con una experiencia de más de 25 años como profesional en psiquiatría, Ana María Cano Rentería calificó como “muy grave” el problema de salud mental que se registra en el Quindío, como consecuencia del uso, abuso y consumo de alcohol y sustancias psicoactivas; al tiempo que cuestionó algunos programas de prevención por estar enfocados únicamente a “dar charlas”.

Ana María Cano, catedrática e investigadora conoce de cerca la situación que se vive en este departamento por el fenómeno de las drogas, y en diálogo con LA CRÓNICA manifestó sus puntos de vista en los que cuestiona a los gobernantes por la falta de continuidad en políticas públicas, y llama la atención de los sectores productivos y comerciales para que se articulen dentro de los programas de Responsabilidad Social con el fin de hacerle frente a esta problemática social.

Recomendado: Padres de familia deben recuperar la autoridad


Se acaba de realizar la “Feria Andina de buenas prácticas en prevención y tratamiento del consumo de sustancias psicoactivas” en Armenia, ¿usted cree que este evento respondió a las expectativas que se tienen dentro de los programas de prevención, o por el contrario, se trata de una actividad más de tantas que se hacen y pasan al olvido por la falta de políticas públicas, recursos humanos y económicos?

Creo que sí responde a las expectativas, es un evento periódico que realiza la Onudc, y Predem como apoyo a la estrategia de fortalecimiento de la capacidad técnico-científica de las instituciones y profesionales que trabajamos en estos temas. Siempre serán fructíferas las oportunidades de conocer, intercambiar experiencias y alternativas, oír a los investigadores propios y vecinos del Área Andina, encontrando que tenemos más similitudes que diferencias a la hora de abordar el problema del consumo 

Estos escenarios son propicios para fomentar redes de personas e instituciones que pueden colaborarse mutuamente. En 10 años de política de reducción del consumo se ha logrado despertar interés en un tema que aún en algunos sectores, y mentes sigue siendo un problema moral, no social o de salud. 

Para usted, que está en el día a día conociendo la realidad por el consumo, abuso y adicciones al alcohol y drogas, ¿qué tan grave es el problema de salud mental en el departamento del Quindío?

Muy grave, no sé si más grave o menos grave que en otras partes, que sería como “mal de muchos, consuelo de tontos” y digo que no sé, no porque desconozca el valor de los estudios sino porque para un departamento tan pequeño –menos de 600 mil habitantes-, las cifras son más impactantes y afectan primordialmente a los jóvenes.

Cuando he tenido la oportunidad de escuchar a las personas que trabajan en comunidades o servicios de atención de otras regiones, la percepción de que el problema allá es “peor que todos”, eso me hace pensar que, más allá de las cifras, cada caso es, en sí mismo, una verdadera tragedia para quienes que lo rodean.

Le puede interesar:
Consumo de sustancias sicoactivas en el Eje comienza a los 8 o 9 años
Alcaldes no hacen nada para prevenir consumo de drogas


¿En qué se está fallando, qué hay que hacer desde lo público y privado?

Muchas cosas, el doctor Augusto Pérez decía en el foro, que la mejor manera de prevenir es trabajando con los de niños de 0 a 5, con sus padres, para no tener que desplegar estrategias costosas para prevenir luego en los jóvenes. Ahora tenemos que desarrollar prevención, reducción de riesgos y ofertar tratamientos.

Para nadie es un secreto que las políticas públicas van y vienen como cometas al viento porque cada gobernante las interpreta como quiere, pone o quita la financiación que más le guste. Cada cuatrienio trae un plan y el afán de “ejecutar” a la carrera para mostrar resultados que deberían ser de largo aliento. Cuando llega el siguiente cambia todo, incluyendo el talento humano ya entrenado y con algo de experiencia. El esfuerzo realizado se pierde.

En el papel tenemos ideas, políticas, planes, programas maravillosos pero muchas veces sirven para pagar cuotas políticas crear los elefantes blancos que todos conocemos. El sector privado hace su contraparte. 

Este fenómeno del consumo se les deja a los profesionales de la salud, cuando la realidad es que la sociedad debe estar articulada en los procesos de prevención, ¿Qué piensa?

Cierto, hace varios años, cuando se estaba construyendo la política de reducción del consumo se hicieron esos cuestionamientos, ¿si la salud lidera estos temas se quedarán en los hombros de la salud?... Pero, si no lo hacemos, es un problema social y de salud. Con la política de salud mental sucedió algo similar: Se pensó en una política transectorial que quedó engavetada, le quedó grande a los líderes en su momento. Luego nació la ley de Salud Mental “ley esperanza” que aún no se ha implementado.

Recomendado: La mitad de los escolares del Eje Cafetero consumen alcohol

 
Este fenómeno de las drogas desde hace rato penetró en las instituciones educativas, ¿cuál debe ser el papel de los educadores para el buen manejo de situaciones particulares y generales?

Conocer el problema, formarse para un abordaje integral, trabajo mancomunado con salud que es su aliado natural y por supuesto con sector de desarrollo social, El Icbf no da abasto con el seguimiento de casos; si los canalizan a salud no hay acceso oportuno ni atenciones continuadas; es más, no hay equipos básicos de profesionales de salud que atiendan la demanda de servicios en el nivel primario (hospitales locales) ni en el complementario (especializado) entre otras cosas porque las EPS o aseguradores fraccionan la contratación de servicios con prestadores y la falta de integralidad es casi tan dañina como la no atención. No hay programas preventivos aplicados con calidad. Así las cosas ¿qué puede hacer un profesor con un niño que está solo cuando llega a su casa?

Si el acompañamiento parental es tal vez el factor protector más importante para el desarrollo integral de los niños y jóvenes, ¿qué está aportando el sector industrial, el comercio las grandes empresas en este sentido? ¿Dónde están sus políticas de responsabilidad social?

Le puede interesar: Aumenta consumo de marihuana y cocaína en el Eje Cafetero

 

​“En el papel tenemos ideas, políticas, planes, programas maravillosos pero muchas veces sirven para pagar cuotas políticas crear los elefantes blancos que todos conocemos


¿Qué tan costoso es hacer prevención?

Hacer prevención es invertir en la calidad de vida de las personas, en el desarrollo de la población. Le devuelvo la pregunta ¿que tan costoso es invertir en el desarrollo humano?

El programa de presidencia 0 a 5 siempre se basa en estudios macroeconómicos que dicen que por cada dólar invertido en un niño, el retorno en la edad adulta (productiva) es de 20 dólares. Hace más de 20 años se ha propuesto invertir más en prevención que en tratamiento, se han gastado esfuerzos y dinero, empíricamente, en la mayoría de casos, y se ha logrado aumentar la información y muy poco cambiar el comportamiento o estilo de vida, esto es cierto con los jóvenes. La prevención tiene sus técnicas y métodos pero no se usan, se sigue la línea más fácil e inútil, “dar charlas” 

Se escucha a funcionarios hablando de prevención, entregando a los medios periodísticos información de que están haciendo programas en barrios, regiones, municipios y el problema crece y crece, ¿qué decirle a los gobernantes y a la sociedad en general?

Para desarrollar esos planes y programas que se inventan y reinventan los gobernantes de turno, van a la comunidad, le “exprimen” información con sus encuestas; la comprometen a hacer “actividades” (entiéndase payasadas la mayoría de veces) para cumplir con las fotos, firmas, entregas de refrigerios, etc., con lo cual dan por cumplida la misión, ir a cobrar el monto del proyecto y se van. Nadie mide impacto ni les interesa, nadie revisa lo que hizo el funcionario de turno anterior pero repiten periodo tras periodo el mismo circo.

Vea también:
Rodolfo Llinás dice que el consumo de drogas es mucho más grave de lo que creemos
Jóvenes consumidores de drogas tienden a cometer mayor número de delitos

¿Qué decirle a la gente que no participa, que no vota pero se queja del gobernante que no eligió?, ¿Qué la corrupción es solo de los demás? ¿Los problemas de salud mental generados por las drogas podrían convertirse en una amenaza a la seguridad ciudadana y a la inversión privada?

Los problemas de salud mental siempre han sido una amenaza, en primer lugar para los afectados y para su propio proyecto de vida. Lo son para sus familias por la carga de sufrimiento que sobrellevan. El negocio de las drogas es inversión privada sin desarrollo humano, sin salud mental. 

La seguridad ciudadana está más relacionada con el desempleo y el hambre que con la salud mental.


René Rojas - [email protected]
Director Agencia de Noticias e Información para la Prevención de Adicciones-ANIPRA-
Especial para LA CRÓNICA

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net