Jueves, 17 Oct,2019
Armenia / OCT 03 2019 / hace 1 semana

“No existe doble militancia para Piedad Correal ni para José Manuel Ríos”: Joaquín Vives

Autor : María Fernanda Ramírez Tejada

El expresidente del Consejo Nacional Electoral, CNE, Joaquín José Vives, se refirió a estos dos casos de cara al 27 de octubre.

“No existe doble militancia para Piedad Correal ni para José Manuel Ríos”: Joaquín Vives

Joaquín José Vives, expresidente del CNE.

A raíz de las acciones jurídicas, instauradas por ciudadanos del Quindío en contra de Piedad Correal Rubiano y José Manuel Ríos Morales, candidatos a la alcaldía de Armenia, LA CRÓNICA entrevistó, en exclusiva, al expresidente del Consejo Nacional Electoral, Joaquín José Vives, quien habló desde su experiencia si los casos pueden prosperar o no.

El alto funcionario tiene una amplia trayectoria en el ámbito político. Fue concejal y diputado, además de congresista por 12 años. “Tramité reformas electorales en la comisión primera, luego fui 8 años magistrado del Consejo Nacional Electoral, que presidí en dos ocasiones.  Soy maestro en derecho electoral en la universidad Sergio Arboleda, litigo en temas de derecho electoral y mi ventaja está en poder tener una visión integral del mundo electoral”.

Teniendo en cuenta su experiencia, háblenos sobre la revocatoria de inscripción instaurada en contra de la candidata a la alcaldía de Armenia, Piedad Correal Rubiano

Lo primero que quiero hacer son unas precisiones referentes a una nota de prensa sobre la revocatoria de las inscripciones. Estas son una figura relativamente nueva y tiene el propósito de evitar que el Estado se desgaste en procesos electorales que conlleven a la elección de ciudadanos con inhabilidades y que después en las decisiones judiciales aparezcan. 

Es un procedimiento que nace en el año 2009 y el fin es evitarle a la sociedad un trauma y darle mayor certeza y estabilidad  a los gobiernos. Si bien todos los ciudadanos tienen la posibilidad de incoar esta acción de revocatoria de inhabilidad, lo cierto es que muchas veces, dentro del legítimo ejercicio, se convierte en elemento distractor que perturba la normalidad de un debate. 

Sobre Correal Rubiano, a ella se le han planteado unas supuestas inhabilidades con base en dos hechos: haber ejercido el cargo de defensora dentro del año anterior a la elección, y dos: por una supuesta doble militancia, en tanto a juicio del solicitante dice que pertenece a un grupo de ciudadanos y a unos partidos que la coavalaron y con quienes hizo unos acuerdos programáticos.

Recomendado: Piedad Correal dice que tiene certeza jurídica de su candidatura

Tengo que decir sobre lo primero, que según lo que conozco ejerció el cargo hasta el 25 de octubre de 2018. El ciudadano plantea que transcurrió menos de un año, pero tomando como referencia la inscripción. Ahí hay un error de apreciación de la persona que la impugna en tanto a que es clara la ley en señalar que esta inhabilidad aplica exclusivamente para quien ha ejercido la autoridad civil, administrativa o militar como empleado público un año antes de la fecha de la elección.  

Es por esto que en mi criterio y de acuerdo con mi experiencia, puedo afirmar que no existe en razón de eso ninguna inhabilidad en tanto que entre el 25 de octubre de 2018 y el 27 de octubre de 2019, que son las elecciones territoriales,  habría transcurrido ya un año y dos días.

¿Puede existir alguna doble militancia?

No veo ni pies ni cabeza a esta solicitud, en cuanto a la argumentación de que la señora Correal Rubiano hubiera incurrido en doble militancia. En lo personal tampoco observo ninguna irregularidad en ello. Lo que ha hecho es uso de una atribución expresamente permitida y es ser candidata de una coalición, lo que la ley señala es que se tiene un partido de origen y unos partidos coadyuvantes. Yo he revisado el formulario de esta candidata y está inscrita como perteneciente a un grupo significativo de ciudadanos, y desde luego tiene una coalición con otros partidos políticos.

Es más, el denominado acuerdo programático es una exigencia legal para cuando hay candidatos de coalición. La ley exige que se debe tener firmado un documento en el que identifiquen varios elementos.

¿Usted también conoce el caso de José Manuel Ríos Morales, qué opinión le merece?

También he conocido que le han presentado una revocatoria de la inscripción por una posible doble militancia. En este caso el planteamiento central es que el señor inició desde el mes de febrero un proceso de recolección de firmas, y que, en julio, recibió aval del partido Mais. El 23 de julio le certificaron que las firmas no eran suficientes en número y el 27 de julio inscribió su candidatura.

El impugnante en este caso tiene, a mi juicio, algunas apreciaciones erróneas. Dice su solicitud que es cierto y probado que el 12 de julio del presente año, Ríos era el candidato del grupo significativo de ciudadanos Unidos por la Confianza y para la misma fecha tenía el aval del Mais.

En esta afirmación hay varios yerros. Lo primero es que para esa fecha no era candidato ni del grupo Unidos por la Confianza ni del Mais. La Constitución señala que los partidos pueden avalar, pero el reconocimiento como candidato, para efecto de la doble militancia, se adquiere exclusivamente con la inscripción. De manera que, aunque se hubiere expedido un aval, no era candidato. 

Y la segunda afirmación que resulta imprecisa y equivocada en esta impugnación es señalar que, además, era candidato del grupo significativos Unidos por la Confianza y desde luego que no lo era por una razón sencilla y es que ni el señor Ríos Morales, ni nadie puede ser candidato de un partido o movimiento que no existe, que nunca existió.

Valga la pena recordar que los grupos significativos tienen una definición cuantitativa, es decir, que para que nazcan, para que existan, deben tener un determinado número de firmas.

Categóricamente el Consejo Nacional Electoral y el Consejo de Estado han dicho que cuando una candidatura se inscribe, se soporta en grupos significativos sin que se haya verificado previamente el número de firmas, esa inscripción está condicionada a la verificación de las firmas. De manera que si las firmas no logran dar resultado positivo, se entiende que la inscripción nunca existió, solo consolida los derechos en el momento en que la condición llegare a cumplirse.

Ahora, el solicitante de esta revocatoria señala que este grupo registró desde marzo un logosímbolo y solicitó su cancelación en agosto. 

Le puede interesar: Candidato quindiano se sometió al polígrafo ¿Qué dijeron los demás aspirantes?

El registro del logosímbolo no significa ni que el grupo de ciudadanos exista ni que una determinada persona sea miembro, militante o afiliado al mismo. Es más, en mi opinión, la solicitud de cancelación era absolutamente innecesaria. 

Mal puede hablarse de doble militancia, y esa era la tercera afirmación de los errores en esta solicitud.

¿Es decir que jurídicamente, en estos casos puntuales, los aspirantes no tendrían líos jurídicos para ser elegidos?

Tengo la certeza de que ni en el de Correal ni en el de Ríos,  conforme a la información que reposa en mis manos, existe doble militancia. En ese orden de ideas,  estos procesos producen un efecto distractor en la opinión pública, que muchas veces invisibiliza las apreciaciones de las propuestas y los programas que se deben valorar. 


María Fernanda Ramírez Tejada
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net