Miércoles, 26 Sep,2018

Cultura / NOV 26 2017 / Hace 10 Meses

Ocho mil estudiantes del Quindío reflexionaron en torno al perdón en Teatro Azul

Proyecto que brinda la oportunidad de asistir a una función-foro de una obra de teatro de forma completamente gratuita.

Ocho mil estudiantes del Quindío reflexionaron en torno al perdón en Teatro Azul


Tras realizar una maratón de 29 funciones-foro en el marco Temporada de Teatro para la Vida, en las cuales se beneficiaron un total de 8.000 estudiantes de 25 instituciones educativas públicas de Armenia, Circasia, Calarcá, Montenegro, La Tebaida y Buenavista, la semana pasada Teatro Azul culminó con gran satisfacción la XIV edición de este proyecto, que en 2017 contó con el acompañamiento de la secretaría de Educación de Armenia y la secretaría de Cultura del Quindío.

Recomendado: Diego Ricardo López, El olor del encierro


Los jóvenes de básica secundaria que participaron en la temporada tuvieron la posibilidad de encontrarse con la obra ‘Hominum, perdón por ser’, producción original de Teatro Azul. En esta experiencia, se empleó el teatro como herramienta pedagógica para sensibilizar y hacer reflexionar a los estudiantes sobre lo importante que es superar la cultura de la violencia que ha imperado en Colombia para empezar a construir una cultura del perdón, la paz y la reconciliación, donde las diferencias, en vez de polarizar y dividir un país, sumen, construyendo un mejor presente.


Vea también: ‘El Gato con Botas’, gran vencedor del festival de teatro

En ‘Hominum, perdón por ser’ se explora el teatro expandido a través de la confluencia de lenguajes en escena. Una obra donde el video se fragmenta y se compone, creando una relación de simbiosis con las actrices, transitando por la memoria, la confrontación y la conciencia, hasta llegar al perdón, que se presenta encarnado en tres historias, cuyos testimonios de vida y sus procesos de perdón demuestran que la realidad supera la ficción: Eva Kor, sobreviviente del holocausto Nazi, Immaculée ilibagiza sobreviviente del genocidio de Ruanda y Pastora Mira, activista colombiana y sobreviviente del conflicto en nuestro país.


Recomendado de archivo: “El teatro no cambia personas pero sí las influencia para bien”

La Temporada de Teatro para la Vida es un proyecto que brinda la oportunidad de asistir a una función-foro de una obra de teatro de forma completamente gratuita, a niños y jóvenes de estratos 1, 2 y 3 que estudian en instituciones educativas públicas del Quindío. Pero no solamente ellos son involucrados, la temporada moviliza también a profesores, coordinadores y rectores, generando una dinámica red que hace posible el desplazamiento de un número considerable de estudiantes desde sus instituciones educativas hasta Teatro Azul, en un recorrido de apropiación y verdadero ejercicio de ciudadanía, y la realización de foros en los que se generan debates en un marco de respeto a las divergencias de opinión, con jóvenes que piensan para hablar, y vencen su temor a expresar sus puntos de vista en público. 

Este año, se puso a los estudiantes al frente de tres historias reales de perdón, de mujeres de diferentes latitudes del mundo que en distintos momentos históricos tomaron la decisión de perdonar. Múltiples sentimientos se generaron en ellos a partir de la obra ‘Hominum, perdón por ser’, que sumados a la reflexión posterior a las funciones, les sirvieron de motivación para vivir a nivel personal procesos de perdón, y hacer parte de procesos de construcción de paz y de reconciliación en sus instituciones educativas.

Le puede interesar: Con el diseño, el teatro municipal de Armenia empieza a hacerse realidad


Opiniones de estudiantes y rectores sobre la XIV Temporada de Teatro para la Vida

Narda Rosas- Rectora Institución Eductaiva Río Verde Bajo (Buenavista)

 

Quiero agradecerles, para mí la obra tiene dos adjetivos que podría darle: primero, brillante, y no me refiero sólo a la calidad intelectual y coherente de composición que han generado, sino porque este espectáculo tiene una luz propia, una luz muy grande que a mí me movió. El segundo adjetivo es liminal, porque me puso en un límite con mis sentimientos, con mi ser, me hizo cuestionarme cómo profesional, como ser humano, como hija. Me voy muy contenta el día de hoy.


Juan David Abadía- Estudiante Programa de Formación Complementaria Institución Educativa Normal Superior del Quindío

La experiencia de la obra fue fascinante, muy experimental, una combinación magnífica entre el teatro y los medios audiovisuales, tiene mucha reflexión en torno al perdón, algo sumamente difícil de hacer, pero que con esfuerzo se logra y sana el alma. Nunca había venido a Teatro Azul, a pesar de que soy de Armenia, descubrí hoy me estaba perdiendo de una gratificante experiencia, las luces, la silletería, todo está muy bien, así que les recomiendo a todos que vengan


Natalia Alonso- Estudiante grado 11° Institución Educativa Instituto Tecnológico de Calarcá

La obra me pareció que toca un tema bastante interesante, sirve para concientizarnos sobre cuál es el camino correcto. El perdón es algo primordial para poder vivir tranquilos espiritualmente y algo que puede ayudar mucho en nuestro país para poder llevar una vida más pacífica, dado que hemos sido tan afectados por la violencia. La reflexión que genera la obra también nos invita a distanciarnos del consumismo, la corrupción y todos esos factores que nos alejan de lo que de verdad somos como seres humanos


Germán Rojas Arias
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net