Domingo, 19 May,2019
La Salida / MAY 14 2019 / hace 4 días

Poemas sin nombre, nuevo libro de Fermina Ponce

Autor : Carolina Marín

La escritora colombiana estuvo de visita en el Quindío para un encuentro poético

Poemas sin nombre, nuevo libro de Fermina Ponce

El lanzamiento oficial se realizó en la feria del libro.

La poeta Fermina Ponce visitó el Quindío para realizar la presentación de su nuevo libro Poemas sin nombre, después de haber realizado el lanzamiento en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, Filbo. La reconocida escritora decidió basar sus relatos para hablar de la condición que posee, con la que espera que sea cambiado el concepto sobre las enfermedades mentales.

¿Qué la trajo al Quindío?

Me trajo al Quindío la presentación de mi último trabajo literario Poemas sin nombre, pero además tuve la suerte de ser invitada a la inauguración de El gato bohemio, café libro y anticuario, que maneja el maestro Andrés Matías y que conoce mi obra desde hace un tiempo. Él me invitó a ser parte del evento y como venía a Colombia a la Filbo, de igual manera, organicé bien mi tiempo y me quedó perfecto poder venir al encuentro poético y a la inauguración.

¿Qué está retratado en el libro?

Van a encontrar mi visión a través de la poesía para tratar un tema que es tan estigmatizado, lleno de tabúes y prejuicios como las enfermedades mentales. Uso mi experiencia personal para adentrar al lector a mi cabeza porque cuando se está en una crisis de depresión maniaca, lo que hay en tu cabeza es caos, entonces esos mismos cambios de estado de ánimo abruptos, te dan esa inspiración y libertad para escribir. Hace 12 años y medio fui diagnosticada con depresión posparto, después del nacimiento de mi segundo hijo. Luego de eso se convirtió en una condición clínica y hace 5 años se dieron cuenta que había estado mal medicada y que en realidad tenía depresión bipolar o bipolaridad 2. En el libro hablo de instantes cuando estaba en el siquiátrico, porque son momentos que la gente desconoce, la gente se imagina que son iguales a los de las películas o que cuando una persona pide ayuda y le descubren una enfermedad mental, inmediatamente dicen “estás loco” y no se ponen en los zapatos de las otras personas.

Lea también: Sara Zuluaga participará de libro de antología latinoamericana

¿Qué propósito tiene su trabajo poético?

Primero que todo quiero decir que hablar de los problemas mentales a través de la poesía no fue una tarea fácil, creo que se conoce un poco de ella a través de una autobiografía de la periodista Catalina Gallo, que hace unos años lanzó su libro llamado Mi bipolaridad y sus maremotos y antes, la poeta Piedad Bonnett habló sobre Lo que no tiene nombre, donde habla sobre la enfermedad mental de su hijo y como él finalmente terminó con su vida, entonces son muy pocos los escritores que se atreven a hablar sobre este tema.

¿Por qué decidió el nombre Poemas sin nombre?

Los nombres a veces son innecesarios, nombrar es determinar, cuando alguien nace, le asignan un nombre y ya están determinando quién es, es como si nos pusieran una etiqueta. Poemas sin nombre es mi contribución para que se hable de lo innombrable, por eso ningún poema tiene nombre, todos están en números romanos porque no quiero determinar, quiero que la experiencia que cuento desde mi perspectiva siquiátrica, de pronto signifique algo totalmente diferente para otro y que le ponga el nombre que quiera, porque mis escritos dejan de ser míos desde el momento que alguien los lee.

Vea también: “En Colombia no es fácil ser mujer, mucho menos escritora”: G. Arciniegas

¿Cómo fue su última presentación en la Filbo?

Este año tengo que decir que la prensa se portó muy bien con nosotros, tuvo mucha acogida el lanzamiento, quizás por la temática y la gente queriendo saber más y más porque una de las cosas que estuve leyendo antes de venir es que el 4,1% de la población colombiana tiene alguna condición mental y ninguna de esas personas ha pedido ayuda y el 80% de los colombianos en algún momento de su vida ha sufrido depresión, de los cuales el 25% son niños y jóvenes, por lo que si no hacemos algo y no salimos de nuestra zona de comodidad y no hablamos de esto abiertamente, los índices no se van a bajar. Quiero dejar un granito de arena, de lo contrario vamos a seguir viendo casos escandalosos. En cuanto a la presentación de este año, inicialmente habló mi editor José Vicente Kataraín de Oveja Negra y además un diálogo bellísimo con mi prologuista Enrique Patiño.

Le puede interesar: Rebeca Orozco: “Para mí, la literatura está en el detalle”

Es la tercera vez que participa de la feria del libro, ¿qué ha presentado los años anteriores?

La primera vez que participé presenté mi libro Al desnudo, un ejemplar que tiene una recopilación de unos 10-15 años de papelitos, portavasos y cosas que uno va acumulando sin orden y dije o me dedico a esto seriamente o dejamos de jugar a ser el escritor, con este hago una invitación sobre la aceptación de la belleza, a partir de las imperfecciones. Las mujeres en este país y en todo Latinoamérica tienden a ser muy duras con ellas mismas y los medios de comunicación no ayudan, entonces quería hablar sobre esos estereotipos de belleza, quería hablar sobre la verdadera belleza, esa que viene de las imperfecciones. Ese mismo escrito ganó un premio que se llama International Latino Book Awards, reconocimiento más alto que existe en Estados Unidos para los escritores hispanos, ese premio también se lo han dado a Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y demás. Mi segunda obra se llama Mar de luna, publicada en 2017, donde ya se empieza a notar un poco más mi voz poética. Está dividida en tres partes y cada una de ellas es mi analogía frente a algo, inicia con la tormenta que para mí es la violencia, porque no hay nada más tormentoso que la violencia, sigue la noche, que es mi visión sobre la muerte y la última parte del libro es sobre la luz, que es la fase final, posterior a las etapas anteriores y conseguiste tener unas alas más fuertes.


Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net