Lunes, 14 Oct,2019
Salud / JUL 21 2019 / hace 2 meses

Posibilidades de desarrollar demencia podrían disminuir con un estilo de vida saludable

En el estudio, quienes fumaban, consumían mucho alcohol, comían alimentos poco saludables y no diferían en su movilidad, el factor de riesgo de demencia era un 35 % más alto.

Posibilidades de desarrollar demencia podrían disminuir con un estilo de vida saludable

La alimentación es uno de los factores importantes.

Las personas con una alta predisposición genética a desarrollar demencia, pero que llevan un estilo de vida saludable, tienen 30 % menos probabilidades de sufrir esta enfermedad, de acuerdo con una investigación publicada en Jama. Los investigadores registraron una correlación en la muestra de 196 mil británicos mayores de 60 años.

Tanto los factores genéticos como el estilo de vida juegan un papel importante en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. Las mutaciones en los genes de la proteína precursora beta-amiloide y las proteínas presenilinas, que afectan la formación de beta-amiloide a partir de la proteína precursora, conducen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer a una edad relativamente temprana. 

Las mutaciones en el gen de la proteína de apolipoproteína E que está involucrada en el metabolismo del colesterol en el cerebro aumentan el riesgo de esta enfermedad. Los científicos han encontrado otras partes del genoma en europeos asociadas con un mayor riesgo de Alzheimer. 

Vea también: Riesgo de demencia puede aumentar por el consumo de medicina para la incontinencia urinaria

Al mismo tiempo, los investigadores han encontrado repetidamente un vínculo estadístico entre fumar o beber alcohol y el riesgo de desarrollar demencia. Es posible que un estilo de vida saludable pueda reducir la predisposición genética y reducir el riesgo de demencia. Sin embargo, los trabajos en los que se estudió esta hipótesis arrojaron resultados contradictorios.


Pero…

Para probar la hipótesis, David J. Llewellyn de la universidad de Exeter y sus colegas británicos y estadounidenses realizaron un estudio sobre datos del biobanco del Reino Unido. Al examen, que se llevó a cabo en 2006-2010, asistieron 500 mil británicos de 40 a 69 años, y el control de su salud continúa hasta el día de hoy.

En la etapa inicial, los participantes tomaron muestras de sangre, orina y saliva, midieron su altura y peso. Los voluntarios también llenaron un cuestionario que, además de las características sociodemográficas, indicaba si fumaban, consumían alcohol, describían su dieta y actividad física.

Los autores del estudio seleccionaron datos de Biobank de 196,383 británicos mayores de 60 años —edad promedio 64 años, con un 52.7 % de mujeres— que no sufrían demencia en el momento de la selección y cuya información genómica estaba contenida en la base de datos. 

Lea también: Soledad no deseada, un factor de riesgo para el desarrollo de demencia

Dado que la susceptibilidad genética a la aparición de Alzheimer se investigó solo para personas de ascendencia europea, los científicos los seleccionaron solo para la investigación. Los autores rastrearon el estado de salud de los participantes hasta 2016 o 2017.

Para todos los participantes, los investigadores identificaron un indicador poligénico del riesgo de demencia, que permite múltiples mutaciones asociadas con el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Las regiones variables del genoma se conocieron de otro estudio que examinó los loci asociados con la aparición de Alzheimer. Dependiendo de la predisposición genética, los autores dividieron a los participantes del estudio en tres grupos: indicador poligénico bajo, medio y alto del riesgo de demencia.


Un buen estilo de vida

Los científicos también analizaron el estilo de vida de los participantes según cuatro parámetros: si fumaban, cuánto alcohol consumían, qué tan activos eran físicamente y si comían bien. Los indicadores de actividad física —150 minutos por semana de actividad física moderada o 75 minutos por semana de aumento de actividad física—, fueron determinados por los científicos según las recomendaciones de la American Heart Association

Le puede interesar: Sufrir un infarto cerebral duplica el riesgo de demencia

Una cantidad moderada de alcohol se calculó como menos de 14 gramos por día para las mujeres y menos de 28 gramos por día para los hombres. Los autores consideraron que la dieta de una persona era saludable si comía alimentos que se encontraban en cuatro de los siete grupos recomendados para mantener la salud cardiovascular y el metabolismo saludable. Tales productos incluyen yogures, aceites vegetales, pescado, frutas, y verduras con un bajo contenido de almidón.


Resultado de imagen para running

Los participantes fueron divididos en tres grupos. Los que no fumaban, consumían alcohol de manera moderada y comían alimentos saludables, y eran físicamente activos —o correspondían a tres de estos cuatro parámetros, atribuidos a las personas que llevan un estilo de vida saludable—, su proporción era del 68,1 %.

Los que cumplieron con dos parámetros fueron asignados al grupo intermedio —23.6 %—, y los participantes que cumplieron con un parámetro o no los combinaron en general fueron clasificados como el grupo que lleva un estilo de vida poco saludable —8.2 %—. LuEgo, usando la regresión de Cox, que permite predecir el riesgo de ocurrencia de cualquier evento, los científicos calcularon los factores de riesgo, CR, para el desarrollo de la demencia

Recomendado: Científicos descubren nuevo método para combatir el alzhéimer
 

Mejor prevenir

Los cálculos han confirmado que las personas con una alta susceptibilidad genética a desarrollar demencia tienen un riesgo 91 % mayor de contraerla que aquellas con una predisposición baja —p <0.01—. Al mismo tiempo, independientemente de la predisposición genética en las personas que fumaban, consumían mucho alcohol, comían alimentos poco saludables y no diferían en su movilidad, el factor de riesgo de demencia era un 35 % más alto —p <0.01— en comparación con los que lideraban un estilo de vida saludable.

En las personas con una alta predisposición genética, llevando un estilo de vida poco saludable, se esperaba que el factor de riesgo para la aparición de demencia fuera mayor —en un 183 %, p <0.01— que para aquellos con una predisposición genética baja y un estilo de vida saludable.

Por último, cuando los científicos compararon a los participantes con una alta predisposición genética al inicio de la demencia que lleva un estilo de vida saludable y poco saludable, el factor de riesgo para el inicio de la enfermedad fue 32 % menor en comparación con este último —p = 0,08—.

Los autores concluyen que, según sus cálculos, si las personas con una alta predisposición genética a desarrollar demencia cambian a un estilo de vida saludable, reducirán el número de casos en aproximadamente un 0,8 por ciento en 10 años —una de cada 121 personas con una alta predisposición genética—.

Anteriormente, los científicos han descubierto que un cambio significativo en el peso corporal —tanto una disminución como un aumento de peso— aumenta el riesgo de demencia en un 20 %. Los autores no dan una respuesta exacta a la pregunta de a qué se relaciona esto, pero creen que ambos estados están asociados con hábitos poco saludables o ciertas afecciones médicas que influyen en el desarrollo de la enfermedad.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net