Lunes, 24 Sep,2018

Ciencia y Tecnología / ENE 21 2018 / Hace 8 Meses

Presidente Santos: ¡mucha demagogia con la ciencia!

Colombia se encuentra rezagada entre 20 y 30 años con respecto a países como Brasil, México, Argentina y Chile, afirmó el experto chileno José Joaquín Brunner.

Presidente Santos: ¡mucha demagogia con la ciencia!

El astronauta parece pensar sobre la voracidad del capitalismo destructor, que ahora aspira extender la exploración y explotación de recursos naturales más allá de la Tierra.

Que Colciencias —como las demás entidades del Estado— ha sido y seguirá siendo un fortín político mientras el país continúe con la clase política y gobernante que ha cabalgado a espaldas de las necesidades más sentidas de la población, es un axioma. El fenómeno del atraco al erario es constante. No hay gobernante que pueda decir que está limpio de ‘pecado’, y si los ha habido, son la excepción a la regla.

No se puede negar que por esa entidad han pasado personas honorables y convencidas de que siendo directores podrían haber hecho algo por mejorar la precaria condición de la investigación científica en Colombia. Pero los políticos o mejor politiqueros, para no enlodar a quienes de verdad hacen política, necesitan votos para sostenerse o llegar al Senado, la Cámara y demás espacios donde se toman decisiones con los presupuestos de la Nación. Por eso deben tener control de quien dirige una entidad oficial.

En contexto: Santos declaró insubsistente al director de Colciencias, el quindiano César Ocampo

Para ubicar el anterior párrafo en el contexto actual y tener claridad sobre la destitución del director de Colciencias, no es sino leer en Wikipedia la ‘impecable’ hoja de vida ‘política’ del secretario general de la presidencia Alfonso Prada; recordar lo que pasó con la exdirectora del Sena, María Andrea Nieto, y leer la declaración de los directivos del sindicato de trabajadores de Colciencias. Así de ‘claro’ se maneja el país: con fines mezquinos, politiqueros y mentirosos. 

 

Una posverdad: el Gobierno destinará 1% del PIB a la ciencia en 2018

Remembrando las palabras del presidente Santos en el evento: ‘ Suma Convención Científica Colombiana’, realizado entre el 2 y el 4 de julio de 2014 en Cartagena, en aquel entonces expresó con mucha pompa: “el país comenzó en los últimos años a avanzar en materia de educación, ciencia, innovación y tecnología, y ha invertido más recursos que nunca para lograrlo”. 

En ese foro, Paula Marcela Arias Pulgarín, siendo directora de Colciencias, denunció que le recortarían 125 mil millones de pesos para el 2015, lo que le costó el puesto. Para justificar su relevo, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, afirmó que el presupuesto de la entidad lejos de disminuirse iba a ser aumentado. Y como estamos en los tiempos de la posverdad, sucedió lo contrario. Él aseguró que sería de 379 mil millones en 2015.

Recomendado: 
“En Colombia, recursos para ciencia están por debajo del medio punto del PIB”

Pero el Boletín Estadístico 4-2016 de Colciencias, página 33, señaló: “En el año 2015 la apropiación final del presupuesto de la entidad sumó $332.197 millones de pesos, lo cual implicó una variación porcentual con relación al año anterior de 13% menos de recursos asignados”. También los compromisos son otra posverdad, y en agosto de 2015 la administración Santos se comprometió a destinar el 1% del PIB para ciencia a 2018. Recordemos que la posverdad es una mentira emotiva. Y la verdad es bien conocida: se está lejos de ese porcentaje. 



El pasado 22 de abril de 2017 Colombia se unió a la marcha por la ciencia. Foto: EFE


La tecnología 5G, Otro avance que llegará tarde

Para darnos cuenta cómo fluye el siglo XXI y enterarnos de lo que llegará con nuevos desarrollos tecnológicos y avances de la ciencia, presentaré unos pocos temas que indican lo atrasados que estaremos en las próximas décadas, es decir, si ahora estamos mal, luego estaremos peor.

Habrá lectores que puedan afirmar que exagero, pero para dar luces expongo lo que en agosto del 2012 expresó el experto chileno, José Joaquín Brunner, cuando visitó la universidad Jorge Tadeo Lozano: “La investigación universitaria en Colombia se encuentra rezagada entre 20 y 30 años respecto a países como Brasil, México, Argentina y Chile”. Y esos países están atrasados frente a los que más sobresalen.

Lea también: En Colombia, hasta los investigadores deben marchar

¿Qué tecnología nueva está llegando o vendrá en un futuro no tal lejano? Empiezo con las comunicaciones. La nueva generación de teléfonos móviles será la 5G, con velocidad media de 20 Gbps, conexiones 100 veces más rápidas, agilizando las descargas con relación a las redes de fibra óptica. Además, tiene una latencia de un milisegundo, mientras que la 4G es de más de 10. La latencia es el tiempo de respuesta que tarda un dispositivo en ejecutar una orden desde que se le envía la señal.

Esta reducción es importante porque se podrá desarrollar lo conocido como Internet de las Cosas – IoT-. Con esta tecnología, además de las conexiones de los celulares y computadores, habrá comunicación con los carros, electrodomésticos y los wearables. Palabra cuya traducción significa llevable o vestible y se refiere a sistemas electrónicos que se incorporan al cuerpo para realizar una función específica, tal como ropa inteligente, manillas que controlan nuestra salud, etc.
 

Es necesario un rápido cambio de mentalidad

Como expresan los versados, el mundo, tal como se conoce hoy va a desaparecer y la clave está en esta nueva tecnología. Con el 5G se potenciarán la inteligencia artificial, el IoT, el Big Data, las realidades virtual y aumentada. Los expertos coinciden que será una revolución comparable a la industrial, la de la electricidad o el Internet. 

Edward Tian, presidente de Asiainfo, advierte que mucha gente no está preparada para lo que se avecina y es necesario un rápido cambio de mentalidad, si se quiere tener éxito con esta nueva revolución, que cambiará la forma como vamos a vivir, trabajar y relacionarnos. 

Vea también: El presidente Santos respondió muy mal a laureados de las ciencias

El Tiempo divulgó una información con este tema el 14 de febrero 2017 y lo tituló ¿Colombia está preparada para la conectividad 5G? Sobre ello, Christian García, vicepresidente del negocio móvil de Tigo-Une expresó: “Desde el punto de vista de la cobertura de los servicios de telecomunicaciones en el país, no vemos que el 5G mejore la situación, debido a que las bandas de frecuencias en las que opera son muy altas, lo que requiere una infraestructura con la que el país no cuenta, y eso limitaría bastante la cobertura con esta tecnología”.

Los beneficios económicos son atractivos. La Comisión Europea estima que el uso de 5G implica una inversión de 56 mil millones de euros en 2020 y el impacto sobre la creación de riqueza será 141 mil millones y generará 2,3 millones de empleos. EE. UU. creará unos 3 millones de empleos y el PIB aumentará en 500 mil millones de dólares.
 

Vienen el computador cuántico y la conquista espacial

La 5G podría significar poco ante otros avances que están llegando, como el computador cuántico. En el libro:  Cuántica tu futuro en juego de José Ignacio Latorre, manifiesta: “(…) veremos aparecer empresas basadas en computación cuántica, con aplicaciones directas en el diseño de materiales, en medicamentos y en inteligencia artificial (…)”. 

Esa nueva revolución no es ciencia ficción. El procesador D-Wave Two es un computador cuántico que se instaló en 2013 en un centro de la Nasa y está siendo compartido por Google. China no se queda atrás. El año pasado presentaron el primer computador cuántico y en 2016 lanzaron el primer satélite con criptografía cuántica

Le puede interesar: Países que invierten en investigación ganan Premios Nobel

Otro tema que están jalonado las potencias es la conquista espacial. La Tierra es un pañuelo, o como decía Carl Sagan, un punto azul perdido en el cosmos. Tal vez porque los recursos naturales escasean acá, después de ‘coquetear’ con la Luna y visitar a Marte con misiones no tripuladas, ya se piensa en su conquista para trasladar la explotación minera hasta allá.

Es una odisea donde la empresa privada y la pública han invertido mucho dinero. Si en 2016 fueron 339 mil millones de dólares, los cálculos para el 2045 dan la cifra de 2,7 billones. Para sacar adelante esa nueva exploración y explotación de recursos naturales, es necesario nuevos desarrollos científicos y tecnológicos.

Mientras toda esa constelación de adelantos ilumina el firmamento de los países avanzados, en Colombia impera la obscuridad de la clase política y gobernantes perversos, que impiden que quienes saben de ciencia intenten darle otro rumbo al país. Ya pasó con la Comisión de Sabios, cuyo documento con las recomendaciones se lo tragó la corrupción.


Diego Arias Serna ([email protected] / [email protected])
Profesor-investigador universidad del Quindío
Especial para LA CRÓNICA.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net