Lunes, 16 Sep,2019
Ciencia y Tecnología / AGO 28 2019 / hace 2 semanas

Proyecto de ley obligaría a compañías tecnológicas a especificar vida útil de sus dispositivos

La ley exigiría que las actualizaciones también informen si el rendimiento de los dispositivos se vería afectado. 

Proyecto de ley obligaría a compañías tecnológicas a especificar vida útil de sus dispositivos

Foto : Pixabay

Es casi seguro que alguna vez le ha sucedido lo siguiente: compra un dispositivo electrónico como un smartphone y luego pocos meses empieza a presentar demasiadas fallas, desde los botones del volumen hasta la duración de la batería. Por ese motivo, dos senadores acaban de presentar un proyecto de ley que busca obligar a las compañías tecnológicas a que especifiquen la vida útil de sus dispositivos.
 


Obsolescencia programada

Según The Economist —marzo, 2009—, la obsolescencia programada “es una estrategia de negocio en la que la obsolescencia —el proceso de volverse obsoleto, es decir, pasado de moda o no útil— de un producto es planificado y construido intrínsecamente desde su concepción”. 

Le puede interesar: Universidad colombiana y gigante chino ZTE crearán un centro de investigación de conectividad 5G

El término obsolescencia programada empezó a utilizase en los años 50, aunque su historia viene de los años 20, cuando los fabricantes de lámparas incandescentes se dieron cuenta de que, si vendían sus productos hechos con filamentos de carbono, que prácticamente duran para siempre, su negocio tendría una vida corta, así que decidieron usar un material con fecha de vencimiento como el tungsteno, que redujo la duración de las lámparas a 1.000 horas de uso.

 

La obsolescencia programada o planificada plantea un gravísimo problema a nivel medioambiental y también social".


En realidad, la obsolescencia programada tiene ya casi un siglo de vigencia y ha logrado penetrar casi cualquier rubro comercial masivo. De hecho, muchos la defienden argumentando que es uno de los pilares de la economía de consumo que sustenta las economías en las sociedades capitalistas. Así que, si bien no se trata de una conspiración mundial, es una estrategia bastante conocida, utilizada y aprovechada al máximo por las industrias para maximizar el flujo de sus ganancias y asegurarse consumidores perpetuos. ¿Cómo? Haciendo que cada producto tenga un tiempo de vida/muerte programado artificialmente, que no dure mucho para tener que reemplazarlo pronto comprando un nuevo producto.  

Lea también: Joven colombiana ganó concurso de Doodle for Google, rindiendo un homenaje a su madre

Sin embargo, según cuenta a BBC Mundo Benito Muros, presidente de la fundación Feniss —Energía e Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada—, quien lleva 19 años investigando esta cuestión, la "obsolescencia programada o planificada plantea un gravísimo problema a nivel medioambiental y también social". 

Muros es de la opinión de que un smartphone fabricado para durar debería tener una vida útil de entre 10 y 12 años “en lo que respecta a la parte mecánica y electrónica”. El especialista dice que se generan toneladas de basura electrónica y "se fomenta la desigualdad en el mundo al permitir que se acumule la riqueza en manos de bancos y grandes corporaciones". 

Vea también: Facebook reconoció haber escuchado conversaciones a través de Messenger
 

¿Cuál es la propuesta?

Buscando hacer algo al respecto, Horacio José Serpa Moncada y Laura Fortich Sáchez, dos senadores colombianos presentaron un proyecto de ley cuyo objetivo es “proteger a los consumidores de dispositivos electrónicos frente a los efectos no informados de la obsolescencia programada”.

A través de su cuenta de Twitter, Serpa explicó que la iniciativa busca que “los productores de dispositivos electrónicos publiquen en el empaquetado la vida útil de éstos”. Además, la ley exigiría que las actualizaciones también informen si el rendimiento de los dispositivos se vería afectado
 


“Necesitamos consumidores y productores conscientes del impacto que generamos a la naturaleza”, termina el senador. 

Hace pocos meses, tanto Apple como Samsung recibieron multas enormes por obsolescencia programada. Estas fueron de 10 millones de euros para Apple y 5 millones para Samsung. El motivo fue haber obligado a los consumidores a descargar actualizaciones que disminuían o anulaban la eficiencia de sus dispositivos.


Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net