Martes, 22 Oct,2019
En profundidad / JUN 16 2019 / hace 4 meses

Psicoactivos, tan antiguos como la humanidad

La sociedad se debate entre la prohibición, el castigo y la legalización, así como el tratamiento al adicto. En esa discusión, en un país como Colombia, la polémica no se hace con ideas y argumentaciones, sino con la polarización.

Psicoactivos, tan antiguos como la humanidad

Todos soñamos con un país libre de drogas, la gran incógnita es cómo lograrlo sin que haya consecuencias funestas en materia de seguridad económica y social.

Colombia viene siendo señalada como una nación que abastece de drogas —como la coca y la marihuana—  a los países que la consumen, en los que están EE.UU. y aquellos que integran la Unión Europea. Pero su uso se da prácticamente en todo el planeta, más en unas partes que en otras. El número amplio de personas inclinadas por los psicoactivos, es lo que los hace un gran negocio.

Es decir, el dúo: consumidores y vendedores, entonan la ‘música’ que ha generado tanto ruido, con los ritmos propios de quienes han sido esclavizados por la adición y aquellos que tienen la empresa maldita de la producción y la distribución, pareja acompañada de los que también se lucran del negocio: vendedores de armas, químicos, bancos, miembros del Ejército y la Policía, representantes del aparato judicial y legislativo, funcionarios de gobiernos, así como el mayor cargo de un país como es el de presidente. Recordemos que Colombia ha tenido expresidentes implicados.     

Vea también: Estamos ‘matando’ la vida

El negocio es tan bueno que ha “corrompido hasta la sal y degradada la miel”, quedando detrás del lucro una estela de destrucción de hogares, degradación de sectores de la juventud, e infortunadamente —en las últimas décadas— hasta de grupos de la niñez. Entonces, ¿qué futuro tendrá un país cuando parte de las nuevas generaciones están cayendo en el fango de la drogadicción? ¿Cuál puede ser la salida de ese mal?

La sociedad se debate entre la prohibición, el castigo y la legalización, así como el tratamiento al adicto. En esa discusión, en un país como Colombia, la polémica no se hace con ideas y argumentaciones, sino con la polarización que aprovechan políticos para conseguir votantes, engañando con el puritanismo y en algunos casos con hipocresía.


Las plantas ‘malditas’ de hoy, antes fueron medicina

Es pertinente conocer un poco de historia, tanto del uso de los psicoactivos como la de su prohibición, para tener elementos que sirvan para enfrentar el fenómeno. Por ello me apoyo en el texto de Antonio Escohotado, titulado: Las drogas, de los orígenes a la prohibición, con primera versión de Alianza Editorial en 1995. El autor ha sido profesor de derecho, filosofía y sociología en la universidad Complutense de Madrid. 

Lea también: La revolución femenina y los pataleos del machismo

Señala que la primera noticia escrita sobre la planta de la adormidera aparece en tablillas sumarias del tercer milenio antes de nuestra era, mediante una palabra que significaba también ‘gozar’. Cabezas de esa planta aparecen también en los cilindros babilónicos más antiguos, así como en jeroglíficos egipcios que mencionaban al jugo extraído de esas cabezas —hoy conocido como opio—, y lo recomendaban como analgésico y calmante, suministrado vía oral y rectal, así como en pomadas.

Uno de sus empleos reconocidos, según el papiro de Ebers, era evitar que los bebés gritaran fuerte. Hasta la literatura ha reseñado el uso del opio. Homero en su libro La Odisea lo describe como algo para “hacer olvidar cualquier pena”. Escohotado también expresa: “Si el cultivo de adormidera parece originaria de Europa y Asia Menor, el de cáñamo remite a China. Los primeros restos de esa fibra —fechables hacia el 4.000 a.C.— se han encontrado allí, y un milenio después en el Turquestán”.

Agrega: “Un tratado de medicina —escrito en el siglo I, aunque sobre materiales que dicen remontarse al legendario Shen Nung, redactado treinta siglos antes— afirmaba que 'el cáñamo tomado en exceso hace ver monstruos, pero si se usa largo tiempo puede comunicar con los espíritus y aligerar el cuerpo'. Inmemorial es también el empleo del cáñamo en India. El Atharva Veda considera que la planta brotó cuando cayeron del cielo gotas de ambrosía”. 

Por otra parte, la cultura brahmánica, como señala Escohotado, cree que agiliza la mente, otorgando larga vida y deseos sexuales potenciados. También las principales ramas del budismo celebraron sus virtudes para la meditación. En usos médicos, la planta forma parte de tratamientos para oftalmia, fiebre, insomnio, tos seca y disentería. En Europa Occidental también se cultivó el cáñamo. Según datos paleobotánicos, ya en el siglo VII ANE, los celtas exportaban desde su enclave de Massilia, Marsella, —hoy Francia—, cuerda y estopa de cáñamo a todo el Mediterráneo, además conocieron su empleo como droga. 

Le puede interesar: ¿Cuál es la política del Estado colombiano?
 

América con historia milenaria

Los dioses, también han estado presentes en el origen de los psicoactivos o drogas. El dios galo Belenus es el origen de la palabra beleño, relacionada con el uso de solanáceos, alucinógenos obtenidos de plantas conocidas como plantas beleños, belladona, daturas y mondrágora, cultivadas en la alta Europa, así como en Medio y Extremo Oriente. Matas a las que se le atribuían fenómenos de levitación, fantásticas proezas físicas, telepatía y delirios y hasta la muerte por intoxicación.    

Escohotado también indica que América no conoció el beleño, la mandrágora y la belladona hasta el descubrimiento, pero sí son autóctonas las daturas, ante todo el tabaco, otra solanácea psicoactiva, droga reina del continente. Con fines recreativos, religiosos y terapéuticos, así como en ritos de pasaje, tabacos de mayor o menor potencia se mascan, fuman y beben desde Canadá a La Patagonia

Sin embargo, en América se conocen docenas de plantas muy visionarias. Ya en asentamientos preagrícolas –de séptimo milenios—, se han encontrado semillas de setas psicoactivas, usadas antes en Siberia y otras zonas septentrionales de Europa. A partir del siglo X, se han hallado piedras-hongos entre los monumentos de la cultura de Izapa, en la actual Guatemala, que seguirían esculpiéndose por distintos puntos de Mesoamérica durante más de mil años.

África no se queda atrás. Aunque no hay suficientes estudios, en ese continente se originó la iboga, que la etnia fang venera en ceremoniales similares a los del peyote mexicano. Su principio activo pertenece a la familia de la LSD 25. Los estimulantes puros, basados en drogas como la cafeína y la cocaína, como afirma Escohotado, “se hunde en la noche de los tiempos”. El arbusto de coca es originario de los Andes y se conoce desde el siglo III.  

Lea también: ¿Para dónde va Colombia con la paz?
 

La cerveza, rechazada y venerada

Las plantas productoras de alcohol son muchas. Para obtener una tosca cerveza basta masticar algún fruto y luego escupirlo. La fermentación espontánea de la saliva y el vegetal producirán alcohol de baja graduación. Una tablilla cuneiforme del 2.200 recomendaba cerveza como tónico para mujeres en estado de lactancia. En esa época también había reprobación por su consumo. Hacia el 2.000, cierto papiro egipcio contiene el siguiente mensaje: “Yo, tu superior, te prohíbo acudir a la taberna. Estás degradado como las bestias”. En otro papiro, un padre le dice a su hijo: “Me dicen que abandonas el estudio, que vagas de calleja en calleja. La cerveza es la perdición del alma”.

Escohotado agrega: “Pero cerveza y vino están en el 15% de los tratamientos conservados, cosa notable en una farmacopea tan sofisticada como la del antiguo Egipto que conoce casi 800 drogas distintas”. El rey babilonio Hammurabi, siglo XVIII, en la estela de diorita dejó un código con el mensaje que protege a bebedores de cerveza y vino de palma. Su ordenanza 108 manda ejecutar a la tabernera que rebaje la calidad de la bebida.    

El mundo romano estuvo en la cúspide del uso de la droga y no tenía rechazo social.  El autor señala: “Dicen que siguiendo recomendaciones de Galeno, su médico, Marco Aurelio abría las mañanas con una porción de opio”. Como él, otros antecesores en el trono emplearon opio puro. Lo mismo hicieron muchos ciudadanos romanos, patricios y plebeyos, pues eso se consideraba una prueba de grandeza y moral. 

Recomendado: Matemáticas anuncian la sexta extinción
 

En Roma, la droga no creó problemas; el vino sí

Dioscórides en su tratado ‘Materia médica’, el texto farmacológico más influyente de la Antigüedad, describe el opio como algo que “quita totalmente el dolor, mitiga la tos, refrena los reflujos estomacales y se aplica a quienes dormir no pueden”. Por él y otros autores romanos, se sabe que la demanda de esta droga excedía la oferta. Agrega Escohotado: “El opio fue durante el imperio un bien de precio controlado, con el cual no se permitía especular”. 

En el  año 312 un censo reveló que había 783 tiendas dedicadas a vender el producto en Roma y que su volumen de negocio representaba el 15% de toda la recaudación fiscal. Con todo, ese formidable consumo no creó problemas de orden público o privado. Aunque se cuentan por millones, los usuarios del opio, no existían ni como casos clínicos ni como marginados sociales. Sin embargo, el vino  —asociado con el dios Baco— sí suscitó problemas personales y colectivos. Tito Livio cuenta cómo un patricio mató a su mujer cuando la descubrió bebiendo. 

Escohotado expresa: “Si la  moral quisiera apoyarse en sanciones legales fomentaría hábitos hipócritas, y si el derecho quisiera sancionar una moral se haría lo contrario, fomentando el desprecio a las leyes. ¿En estos tiempos, el problema para Colombia está en los cultivos de coca y marihuana, o en todo los químicos que le agregan? Hay muchas cosas por aclarar sobre este flagelo.  


Por Diego Arias Serna
Profesor-investigador universidad del Quindío
[email protected]
[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net