Lunes, 21 Oct,2019
La Salida / JUN 22 2019 / hace 4 meses

“Queremos llevar nuestros cantos a donde no hablan nuestro idioma”: Ernesto Hermoza

El guitarrista peruano Ernesto Hermoza visitó el Quindío para un concierto y taller con guitarra afroperuana.

“Queremos llevar nuestros cantos a donde no hablan nuestro idioma”: Ernesto Hermoza

Ernesto Hermoza ha creado e interpretado música de su tierra para llevarla a todo el mundo. Foto : John Jolmes Cardona Núñez, LA CRÓNICA

Ernesto Hermoza visitó la Casa Museo Musical del Quindío para dictar un taller sobre guitarra flamenca y afroperuana, y además, a realizar un concierto junto a Luz Marina Carriquiry. En diálogo con LA CRÓNICA, el músico dijo que el propósito de las presentaciones es volverse embajadores de los cantos de los pueblos y poder llevarlos a muchos lugares del mundo.

¿Qué mostraron en su concierto en la Casa Museo Musical del Quindío?

Junto a Luz Marina Carriquiry, que viene trayendo música de diferentes cantautores de Latinoamérica, pero que nosotros transformamos a música del Perú, hacemos festejos, vals, marineras y todo esto en un marco donde hay una percusionista, un violinista, ella en la voz y yo en la guitarra. 

Vea también: La Copa Dorada del Café, a partir del 30 de junio

¿De qué se trató la clase que dictaron?

La idea era que los músicos tuvieran un acercamiento a la guitarra de la costa del Perú, básicamente a la afrodescendiente y de alguna manera también con una fusión que yo hago con el flamenco.

¿Cómo describe la guitarra afroperuana?

Es la guitarra negra del Perú, que nos da eso que nosotros llamamos la quimba o la candela o como le dirían los colombianos, el sabor o la pachanga, ritmos de 6 octavos, de 12 octavos se toca trabajando mucho los bordones, es decir con las notas graves y con ese sabor particular de ese lugar. 

Lea también: “Hay que recordarle a las mujeres lo que valen”: Claudia Restrepo

Según su percepción de este taller y concierto, ¿cómo está el Quindío en conocimientos de estos géneros?

He tenido la oportunidad de venir varias veces a Colombia con mi amiga Susana Baca y cada vez que venimos, hemos visto en los jóvenes esas ganas de saber un poco más de la música del Perú, de la música afrodescendiente, entonces en esta oportunidad que logramos venir por más tiempo para lograr reunir a músicos y transmitirles un poco más de esto.

¿Cómo fue la invitación a la casa museo?

Vino de parte de Luz Marina, me dijo que estábamos invitados a Armenia y yo nunca antes había visitado esta ciudad, había estado en Bogotá y Medellín, así que le dije que estaría encantado, ya que me encanta Colombia, me parece un país muy sensible frente al arte, tenemos un público que escucha y en todos los conciertos que he realizado en este país, he notado esa sed de la gente de saber un poco de lo que traemos, y por supuesto ese cariño y sensibilidad de las personas de acá. 

Vea también: Hoy me libero, nueva producción de Robin del Castillo

¿Qué diferencias notó entre las ciudades principales y el Quindío?

En esta venida, logramos también estar en Ginebra, Valle del Cauca, y en Armenia, dos municipios pequeños y sentimos que la gente es más cálida de alguna manera que la de la ciudad, que vive más acelerada, que tiene otra velocidad. Estoy sorprendido con los paisajes y con la amabilidad y el cariño, que solo encontramos en las personas que viven en provincia.

¿Qué otras ciudades hacen parte de esta gira?

Vamos a Bogotá y Manizales.

¿Cuáles aspectos considera que son los que más gustan de la música que interpretan?

Definitivamente la música afrodescendiente del Perú tiene ese sabor, esa gracia, esa cadencia, que puede ser sensual o festiva y muy alegre o triste, dependiendo de las canciones que se hagan y lo principal es que nosotros celebramos la vida con la música y esa es la esencia de todo esto. 

Le puede interesar: Con papayera, estudiantes buscan recursos para banda de marcha

¿Cómo empieza su acercamiento con la música afroperuana?

Es la música de donde yo vengo, siempre ha estado en mi vida y en mis ancestros; es parte de mi mente, mis recuerdos y mi día y día. Nosotros cantamos, como reímos, como comemos, como lloramos, como dormimos y eso es parte del folclor de cada pueblo. Creo que esa sinceridad que tiene hacer la música del lugar de donde uno viene, es lo más rico que puede recibir un público de otras partes del mundo.

¿A qué lugares ha tenido la oportunidad de llevar su música?

Hemos tenido la suerte y la bendición de Dios de llevarla a lugares tan recónditos como África, Asia, Europa. Uno como músico siente que esa es la meta, aunque no se es profeta en su tierra, siendo artistas nosotros intentamos convertirnos en embajadores de nuestros pueblos y mostrar nuestros cantos en otras partes del mundo donde ni siquiera hablan el mismo idioma.


Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net