Viernes, 21 Sep,2018

Región / SEP 07 2018 / Hace 13 Dias

“Quindío, golpeado por la guerra; narcotráfico es una afectación del conflicto”: Deisy Aparicio

La vicepresidenta del Consejo Nacional de Paz precisó que el departamento ha recepcionado buen número de desplazados.

“Quindío, golpeado por la guerra; narcotráfico es una afectación del conflicto”: Deisy Aparicio

La vicepresidenta del consejo de paz invitó a la comunidad a la reconciliación.

Deisy Aparicio, vicepresidenta del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, y líder del Movimiento Estudiantil de Colombia, explicó que la guerra en Colombia ha tenido muchas connotaciones, de luchas culturales y políticas. (En contexto: Respeto por el otro, tema principal de la semana por la paz en el departamento)

Las declaraciones las dio en el marco del foro Diálogo de paz y derechos humanos, que se llevó a cabo el jueves en la casa de la cultura de Calarcá, como una de las actividades de la Semana por la Paz.

La panelista invitó a los jóvenes a participar en la implementación de políticas públicas, derechos juveniles en materia de educación, acceso a la cultura, salud, entre otros. 
 

¿Cómo ve el panorama del Quindío en temas de paz?

A veces se entiende que el departamento no ha sido fuertemente golpeado por el fenómeno de la guerra, pero si uno analiza, ha recepcionado muchas de las víctimas del conflicto armado —desplazados—.  Además, el Eje Cafetero ha sido golpeado por el narcotráfico, fue el lugar del accionar de la denominada ‘Oficina de Envigado’ y de los carteles del Valle del Cauca, afectaciones propias del conflicto del país, así que sí hay una noción directa que debe ser analizada. El conflicto no solo ha sido armado, también se ve cuando tenemos una proliferación de empresas que quieren hacer minería a gran escala. El derecho al agua también conflictúa y se vuelve una guerra sin cuartel, donde se pone en peligro la dignidad de las personas. La guerra ha tenido muchas connotaciones, de luchas culturales y políticas. 

¿Hay derechos humanos que se encuentren en peligro?

El derecho a la educación para los jóvenes se encuentra en peligro, y es que solo uno de cada 10 estudiantes que sale de la secundaria ingresa a la educación superior. Hablamos de un privilegio y no de un derecho, que es fundamental y universal, que debe ser gratuito y al alcance de todos. Asimismo, tenemos una situación humanitaria muy difícil, donde el derecho a la vida, tan fundamental para el ejercicio de los otros derechos, se encuentra afectado por la presencia de grupos armados que amenazan a los líderes sociales de los territorios.

Lea también: En Calarcá, 250 niños ‘pintaron la paz’ y su pancarta se exhibirá en Emca

¿Qué decir de las cifras cuando se compara la financiación de la educación vs. la guerra?

Mientras por un estudiante al año el Estado designa un presupuesto de $200.000, un soldado de la República le cuesta cerca de $19 millones; el salario de un maestro que oscila en $1.500.000, a un congresista le pagan $33 millones; mientras una bala vale $2.500, un lápiz cuesta $800, pero no hay para lápices ni cuadernos, porque hay para fusiles y bombardeos y la generación con más batallones. Pensar que en este país hace 20 años no se construye una universidad pública, y que solo tenemos un total de 32 en todo Colombia, que no logran amplificar la cobertura que existe de la demanda de la educación superior, es absurdo, por eso es que los jóvenes se vuelven ‘carne’ fácil de bandas criminales. Por eso invito a las nuevas generaciones a  luchar por sus derechos y a ser parte de la creación de políticas públicas. 

¿Con los acuerdos de paz se va a lograr remitir recursos a la educación?

Un país que transita a la paz debe reflexionar sobre su inversión de los recursos, pero encontramos que hay una desproporción. El presupuesto general de la Nación para el año 2019 en el nuevo gobierno de Iván Duque, tuvo una reducción de la inversión a la educación en un 1,6%, mientras la inversión en defensa incrementó a 3,7%, es decir, más de $11 billones se van a aumentar en la guerra. No tiene lógica.

Vea también: En Armenia, más de 300 personas marcharon en rechazo a la violencia

¿Cuáles son esos mecanismos que se han olvidado de los acuerdos? 

En el acuerdo de paz también se consagran mecanismos que viabilizan el tema de la reconciliación, convivencia, democracia, participación y no se materializan, porque si se sigue entendiendo que el acuerdo solo habla de garantías y de la reincorporación de excombatientes, vamos a tener una visión muy reducida de lo que está contemplado.

La necesidad de la reforma rural integral, en un país donde no se ha dignificado la labor del campesino, se puede ver en  la crisis de los agricultores y cultivadores de café. En lugar de promover medidas ligadas a la economía extractiva, en departamentos como este, se pueden enfocar los recursos para fortalecer los caficultores, que en los últimos años se han visto desmejorados en condiciones y vida digna.

¿Los colombianos han negado el conflicto de alguna manera?

Es importante transformar los conflictos que hay,  y es que en Colombia, en el mandato de Álvaro Uribe, se negó la existencia del conflicto armado y se pretende decir que solo hubo una amenazada terrorista, cuando lo que hemos tenido es una guerra en diversas proporciones. Normalmente se evaden los conflictos en diferentes ámbitos, como el otro es diferente a mí le niego la posibilidad de vivir, es una forma en la que no se transforma y no se entiende que el otro tiene derechos y que podemos pensar distinto. Debemos entrar en diálogo para superar las divisiones ideológicas y políticas que se tengan. 

¿Cómo desnaturalizar la violencia?

Hay varias formas, una es construir la educación para la paz, que trascienda de la lógica de la competencia en el aula para que al estudiante también se le rescate la inteligencia emocional; lo segundo, el papel que los medios de comunicación tienen, y es que se debe hacer un llamado a un gran pacto ético frente a la información que se suministra y el cómo, puesto que en ocasiones se vuelven reproductores de ideas que estigmatizan.

Hay que romper esas nociones para construir paz. Un tercer elemento es que necesitamos realizar un proyecto ético y moral del país. No legitimar el robo, la gente dice, ‘que robe pero que deje’, eso permite la corrupción.


Brianna Márquez C.
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net