Lunes, 22 Jul,2019
En profundidad / JUL 01 2018 / hace 1 año

Quindío, LII años de un nuevo imperio: Así fue el día en el que nació a la vida jurídica

Autor : Jorge Eliécer Orozco Dávila

Era viernes y las campanas de los templos repicaban desde el primer minuto del día en los diez municipios que conformaron el recién diseñado mapa.

Quindío, LII años de un nuevo imperio: Así fue el día en el que nació a la vida jurídica

Ancízar López López firmando el acta de posesión como primer gobernador del Quindío. Lo acompaña el presidente del Tribunal Superior de Armenia. / Archivo particular

Por fechas hoy hace 52 años que el Quindío vivió uno de los días más eufóricos de su historia, era viernes y las campanas de los templos repicaban desde el primer minuto del día en los diez municipios que conformaron el recién diseñado mapa geopolítico. Sonaban sin cesar las sirenas de las máquinas del cuerpo bomberil de la región.

En medio del jolgorio, los habitantes de Armenia, Calarcá, Pijao, Génova, Salento, Filandia, Circasia, La Tebaida, Quimbaya, Montenegro y los corregimientos de Córdoba, Barcelona, y El Tolrá o Buenavista, pertenecientes los dos primeros a Calarcá, el tercero a Pijao y uno más, Pueblo Tapao a Montenegro, coreaban la frase publicitaria que le hacía saber al país el nacimiento del Quindío y que fue su eslogan “Quindío, joven, rico y poderoso”, —hasta cuando perdió la riqueza del Café, dejó de ser tan joven y se hizo débil su poder—.

Recomendado de archivo: Historia y creación del departamento del Quindío

Se multiplicó por muchas veces el carnaval de Calarcá que dos días antes había celebrado con su tradicional entusiasmo el aniversario número 80 de fundada por don Segundo Henao entre otros que a machete y hacha descuajaron montañas quindianas para fundar los pueblos que hoy hacen parte de la riqueza municipalista Colombiana. La fiesta no tuvo límite, toda la población participaba en ella.

Comparsas, desfiles de estudiantes, tiras de papel largas y estrechas con los colores de la bandera nacional convertidas en serpentinas para agregar alegría y colorido a la fiesta. Las bandas de guerra de los colegios en los que las había, todas en el mayor acontecimiento cívico de la historia quindiana.
 

Protocolo oficial de la fecha

El presidente de la República, Guillermo León Valencia, llegó en las primeras horas del día luz, —el abuelo de Paloma Valencia una de las senadoras de moda en Colombia— e hijo del payanés Guillermo Valencia, cuya poesía concilió elementos de modernismo y del parnasianismo y quien fue el autor de la frase que lo mantiene tanto como a su hijo Guillermo León, en la memoria de los quindianos. “ARMENIA, CIUDAD MILAGRO DE COLOMBIA” para reconocer la juventud musculosa y progresista de la ciudad de los años 27 del siglo XX; el presidente estuvo acompañado de los ministros de Gobierno, Pedro Gómez Valderrama; relaciones Exteriores, Castor Jaramillo Arrubla —nacido en Salento—; y de Hacienda, Joaquín Vallejo Arbeláez.

Recomendado de archivo: Encontramos el discurso del presidente Valencia en la posesión del primer gobernador

Se dirigió al parque de Los Fundadores entre multitudes que le aplaudían como expresión de gratitud; el pueblo quindiano sabía que el presidente Valencia salvó la ley segunda del 19 de enero de 1966, porque la incluyó en un paquete de proyectos que para la época le presentó al Congreso. De no haber sido así, la espera se hubiera prolongado indefinidamente en el tiempo. Probablemente estaríamos contando otra historia, en fecha diferente.
 

La ceremonia de posesión

Corría el día, eran las 10 y 15 minutos de la mañana de ese viernes primero de julio cuando el jefe del Estado llegó al parque de Los Fundadores para posesionar en ese lugar al primer gobernador del departamento, Ancízar López.

Lea también: Quindío, un departamento con 52 años de historia

El himno nacional sonó en medio de un masivo fervor patriótico y fue el gobernador de Caldas, general Armando Vanegas Maldonado, el primero en el escenario oficial para leer el decreto mediante el cual el gobierno de Caldas saludaba a nombre del pueblo caldense al naciente departamento segregado de su territorio. El segundo en separarse, un año después, fue Risaralda.

Mientras el acto transcurría aviones de la escuela militar de aviación sobrevolaban los cielos del Quindío y soldados de la Octava Brigada, bajo el comando del coronel José Gregorio Sánchez, desfilaban por la única avenida de la ciudad, la Bolívar, rindiendo en el desfile militar homenaje al presidente de la República por su calidad de comandante y jefe de las Fuerzas Militares de Colombia.
 

En la plaza Bolívar

12 y 15 minutos del día. El presidente de la República, con sus ministros, el gobernador López, los parlamentarios de la región oriundos del Quindío y los mandos militares, colocaban en la estatua del Libertador, obra esculpida por el escultor quindiano Roberto Henao Buriticá, una corona de laurel. Fue un acto breve con multitudinaria participación de ciudadanos que habían señalado ese día para no perderse un solo acto cívico en la fecha del nacimiento del departamento.

Lea también: 11 personas fueron condecoradas en aniversario del departamento

De la plaza Bolívar, los miembros de la comitiva oficial, parlamentarios de la región, sus esposas, representantes de la institucionalidad regional acompañaron al presidente Valencia a pie, seguido por la multitud, hasta la sala de conferencias del Banco de la República donde el gobernador López ofreció una copa de champaña al gobierno nacional. En todos estos actos estuvo presente el periodismo de la época. Alfonso Valencia Zapata, Germán Gómez Ospina, Alfredo Rosales, Samuel Vargas Gaviria, Arcesio Chica Suárez, Francisco Luís Gallo, Leonel Dávila Marín, Henry Pineda. Eran mis comienzos, y estuve ahí, en el momento más importante de la historia regional.
 

El hambre se veía en el rostro de todos

Habían pasado muchas horas de la dura jornada. En vehículos oficiales especialmente del Ejército, y en particulares pertenecientes a más de dos centenares de invitados, jefe de estado, ministros, funcionarios del gobierno y la misma comitiva oficial que participó durante las horas anteriores, se trasladaron al Casino de Oficiales del Batallón Cisneros para asistir al almuerzo que fue ofrecido por Rodrigo Gómez Jaramillo. Este lugar fue el escenario en el que Gómez ratificó a Valencia que era él, el presidente de la Paz.

Lea también: 
El Cacique Ancízar López

Valencia terminó su gobierno el 7 de agosto, un mes y siete días después, con el mismo reconocimiento nacional, PRESIDENTE DE LA PAZ, como se le bautizó en el Quindío. La algarabía continúo, el alboroto en medio de una alegría nunca así vista, permaneció por tres días ininterrumpidos: La normalidad relativa se empezó a observar el lunes 4, cuando Ancízar López se ubicó en el cuarto piso del palacio municipal de Armenia, ubicado en la calle 22 entre carreras 16 y 17, en el lote propiedad de las empresas municipales, que hoy es un bien mostrenco, sumido en el abandono por la incapacidad de funcionarios públicos, políticos y del sindicato de las Empresas Públicas de Armenia.

52 años del Quindío con muchos altibajos, pero jamás con la corrupción que comenzó con las coaliciones políticas del último lustro del siglo veinte, y durante todos los años, después del terremoto, hasta los días de ahora.

Todo pasó en un día como estos, hace 52 años.


Jorge Eliécer Orozco Dávila
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net