Miércoles, 19 Sep,2018

General / ABR 28 2011 / Hace 7 Años

Redes sociales crean adicción al ciberespacio

El problema radica en el uso de la red y en el excesivo tiempo que muchas personas pasan conectadas a la internet afectando el entorno que lo rodea.
Redes sociales crean adicción al ciberespacio

Los chats o círculos de conversación es lo que mayor adicción crea entre aquellos que frecuentan la red. A través de ellos, las personas se sienten desinhibidas y con una mayor facilidad comunicativa. Por lo general, son personas inseguras y tímidas que temen al enfrentamiento físico.

Los adictos a la red encuentran a través de este medio la forma idónea para comunicarse, ya que de este modo evitan la ansiedad que les produce las relaciones sociales cara a cara, mantienen el anonimato e incluso, en la mayoría de los casos se dan a conocer como un personaje creado por ellos mismos que no corresponde a lo que realmente son.

“Aquellos que frecuentan las redes sociales crean un personaje ficticio, con unas cualidades y características físicas que realmente no poseen. De esta manera, satisfacen necesidades personales al mostrarse no como son, sino como les gustaría ser, personas con habilidades sociales, triunfadoras en su trabajo, con un nivel económico medio o alto y un físico atractivo, es decir, con una serie de cualidades y aptitudes que les gustaría tener y que ven esenciales para atraer el interés de cualquier otra persona hacia ellos”, explicó el psicólogo Álvaro Román Fuentes.

Otras de las principales causas de adicción son los MUDs que son juegos en los que se crea un personaje, generalmente violento, que va aumentando su poder conforme va logrando puntos, de tal forma que puede llegar alcanzar el liderazgo del juego y sentirse así con poder ante sus subordinados en el mismo. Es una forma de experimentar reconocimiento y poder que en la vida real no poseen los adictos a la red.

Es difícil determinar un perfil claro de las personas que sufren esta adicción. Pero, de forma general se puede decir que normalmente se trata de jóvenes de sexo masculino, con un nivel económico medio-alto y con bastantes conocimientos en las nuevas tecnologías.

“También podemos incluir dentro de este grupo a aquellas personas que por diversos motivos permanecen muchas horas en sus casas, por lo que encuentran en la red su forma de expansión. Es el caso de algunas amas de casa, jubilados, desempleados o personas con alguna enfermedad que les obliga a permanecer largo tiempo en sus hogares”, aseguró el galeno.

Normalmente quienes padecen esta adicción poseen un carácter introvertido, baja autoestima, son tímidos e inseguros, mantienen escasas relaciones sociales y en muchos casos se sienten frustrados socialmente, suelen estar acomplejados y piensan que su vida carece de atractivo para cualquier otra persona.

Suele tratarse de personas que se valoran poco así mismos y que poseen problemas de personalidad. El perfil del adicto también corresponde con aquellas personas que durante largo tiempo de su vida han sufrido o continúan sufriendo un tipo de maltrato o discriminación y que aún no han podido afrontarlo. Se puede decir que es un problema que tienen oculto y que la única forma de contarlo es a través de la red, donde su personalidad permanece oculta y pueden encontrar a alguien con el mismo problema con el que se puede desahogar.


¿Cómo conocer un adicto?

“Navegar por la red se transforma en adicción cuando afecta negativamente a la vida cotidiana de las personas y pierden el control por estar conectados. Hay una serie de síntomas que aclaran cuando una persona pasa de utilizar la red como un hobby y se convierte en un adicto. Se producen cambios drásticos en sus hábitos diarios tratando de buscar tiempo libre para conectarse. Para ello, desatienden sus tareas cotidianas y obligaciones personales como estudios, actividades laborales, tareas del hogar, relaciones sociales y familiares”, recalcó Román Fuentes.

Asimismo, la persona produce una disminución de la actividad física y en algunos casos va acompañada de un aumento de peso. Permanecen largas horas en la red sin darse cuenta, incluso llegan a perder la noción del tiempo. Cuando no están conectados sienten ansiedad y están pensando en el momento de volver a conectarse.

Otra de las características de los adictos a la red es la afectación del ritmo del sueño, que se ve alterado por la disminución de horas que dedican a dormir. Cortar la conexión le supone un enorme esfuerzo, por lo que se mantienen despiertos hasta altas horas de la madrugada y sufren las consecuencias de la falta de sueño como la fatiga, la falta de concentración, y de memoria.

“La navegación por la red tiene importantes efectos positivos como las interrelaciones con personas de diversas culturas y diferentes países, así como la gran información que se puede obtener a través de internet. Por lo que podemos decir que el problema está en el individuo, es decir, en el modo en el que éste utilice la red y en cómo le afecta a su conducta”, concluyó el psicólogo.


Por: Yaqueline Hurtado Domínguez

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net