Sabado, 17 Nov,2018

En profundidad / JUN 24 2018 / Hace 4 Meses

Repollito y Claudio, los pequeños personajes de Armenia en la historia grande del Quindío

Lilia Pérez era conocida como ‘Repollito’, un personaje icónico de Armenia y Claudio, un lotero que caminaba por el centro de Armenia. 

Repollito y Claudio, los pequeños personajes de Armenia en la historia grande del Quindío

Repollito y Claudio, dos motes de personajes pequeños de la capital del Quindío. Alrededor de ellos -y de su protagonismo- se tejió la historia urbana de Armenia de las últimas décadas. No era sólo por su estatura, sino por los graciosos acontecimientos que inmortalizaron sus figuras.

Lilia Pérez, Repollito, era la insigne mujercita que encabezaba desfiles, que sobresalía por su impertinencia y que hacía estallar en risa por sus apuntes. Claudio tenía un porte mini señorial y llamaba la atención cuando caminaba por las calles del centro.

Las ciudades del mundo, irónicamente, se destacan por los hombres y mujeres de pequeña estatura. No es que interesen por su inusual tamaño, sino que son vistos con ternura, sus gestos son de encanto, merecen la consideración general por sus discursos o vociferaciones y hasta por su presentación singular.

Repollito robó las páginas de muchos periódicos. Una buena cantidad de crónicas se escribieron sobre ella, aunque circularon pocas en la triste etapa del ocaso de su vida, recluida en un hogar de ancianos de Armenia, donde sólo contaba con el apoyo y compañía de sus directores y benefactores. En especial, por un ser humano que la atendió, el padre Eduardo Mejía Mejía, que la acompañó hasta último momento. Murió en junio de 2009 y su sepelio -algo que no debió suceder- también fue de ausencias sentidas de los líderes de la política partidista o de las administraciones que ella había alegrado con su chascarrillos. Si no hubiese intervenido en la oración fúnebre el historiador John Jaramillo Ramírez, su despedida habría sido más que lacónica.

No obstante, varios escritos memorables retrataron su talante. Rescato dos de ellos, el primero, de Helio Martínez Márquez, ‘Repollito’, en Diario del Quindío en agosto de 1986, la compara con un personaje bíblico, pequeño como ella: “siempre que veo a Repollito, disputándose el lugar más alto y visible, recuerdo el emotivo pasaje de zaqueo, un hombre rico, como que era recaudador de impuestos, pero de muy baja estatura, que para poder ver a Jesús, que llegaba a Jericó y la multitud le impedía, se adelantó a ella y se subió a un árbol sicomoro. Al pasar Jesús lo vio y le dijo que se diera prisa y bajara porque tenía que hospedarse en su casa”. 
Cual Zaqueo, ella recibió los mejores elogios de los habitantes cuyabros, que todavía la recuerdan. Por eso, en el otro escrito, Oliver Gómez Solarte ‘Tras la huella de Repollito, pequeñita como un grano de café’, publicado en LA CRÓNICA en julio de 2005, recuerda que “por su carisma se ganó un lugar indiscutible y privilegiado en la historia del Quindío. Cuando un presidente venía a Armenia, la visita no era completa si no saludaba a Repollito. Un abrazo a Belisario, y una mano extendida a Turbay, evidentemente era de la alta”. No en vano, el maestro Antonio Valencia Mejía la dejó dibujada artísticamente en un lugar destacado de su gran mural ‘La Epopeya del Quindío’.

El compañero de su tamaño, quien recorría las calles de Armenia vendiendo lotería, llenaba de humor y de inocencia los momentos cotidianos. Se le conocía simplemente como Claudio, llamativo por su sombrero, la sombrilla y su trajecito ‘juanchón’ y que obviamente trataba de no ser invisible en su oficio, siempre en manos de loteros grandes. Pero el ofrecimiento de Claudio era el mejor, por lo menos el más desparpajado. Alguien mencionaba que en una oportunidad disgustó con un cliente, pues le quería comprar el único boleto de lotería que portaba. Especial fue la respuesta de Claudio: “¿Y usted cree que si le vendo el último billete, entonces de ahora en adelante qué ofrezco?”.

Todas las estancias del país recordarán a sus pequeños personajes. En ellos se condensa la grandeza de las localidades, porque a pesar de su estatura, son visibles ante los ojos de los demás. Por ejemplo, Goyeneche, en la ciudad universitaria de Bogotá, de quien el diario El Espectador, en su publicación ‘El maestro Goyeneche, la de la imaginación’, el 24 de octubre de 1997, dijo: “forma parte de la saga de hombres dulces y sensibles a quienes una realidad dura e hiriente les roba el fuego. Aún así, siguen chispeando sus ideas y sus propuestas se escuchaban porque representaba a un mundo mejor. Y Fabiolita, conocida como ‘Gallinita’, en Filandia, todavía añora los besos que robaba a los turistas.

¿Cómo nos explicamos que la fama de Repollito ha sido la más grande de todas? El equipo Deportes Quindío la nombró siempre como su insignia, ya que era la primera en desfiles cívicos y entraba sin ser anunciada, siempre en posición de honor, a los eventos públicos. Tiene razón Jaramillo Ramírez, en sus palabras del homenaje póstumo, en considerarla como “un símbolo, una bandera”.

Claudio, por su parte, se hacía sentir en las reuniones de los cafés de Armenia. Entraba y se presentaba en las mesas de tertulia, donde siempre interrumpía el diálogo que se entablaba en esos corrillos. 
De Claudio nunca supimos sobre su suerte. Tal vez murió en medio de su soledad, como los seres anónimos de este mundo deshumanizado, donde sólo se ve a las personas como producto o como mercancía. Sin duda, el recuerdo mental de su pequeña fisonomía es imborrable, porque él mismo se encargó de hacer grata esa presencia, con su sencillez y humildad.

En gracia de los pequeños hombres y mujeres de nuestra cotidianidad por algo será, como lo decían nuestros abuelos, que “los perfumes finos se encuentran en envases pequeños”.


Roberto Restrepo Ramírez
Especial LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net