Miércoles, 20 Mar,2019
Cultura / DIC 16 2018 / hace 3 meses

Revista El Faro, un medio cultural que ilumina con sus cinco años

Fue publicada con el título de Café Literario y Cultural Jesús Rincón y Serna, pretendiendo destacar el relieve que tuvo este escritor del terruño, nacido en la vereda La Julia en 1905 y muerto en Bogotá en 1990. 

Revista El Faro, un medio cultural que ilumina con sus cinco años

Corrían las primeras décadas del siglo XX en los nuevos asentamientos colonizados de lo que hoy es el Quindío. Progresaban esos municipios y también fluía el torrente intelectual, traducido en sus exponentes humanos de las letras, las artes y el nobel periodismo.

Este último género se canalizó a través de pequeños periódicos locales y regionales que iban apareciendo y también se esfumaban con las circunstancias de modo y lugar de cada municipalidad. Fue el caso de “El Amigo del Pueblo” en Montenegro —de cuyo primer ejemplar publicado se acaban de celebrar cien años— o del transcurrir regional de otros, lo que ocurrió en todos los municipios del Quindío.

Filandia no quedó relegada a esos acontecimientos de la historia. El médico Gustavo Ocampo Chica hace un recuento, en su obra “Filandia, historia y humor”, de los más importantes periódicos, que fueron numerosos a pesar de la pequeñez del municipio.

Vea también: Tres mecenas de la cultura en Filandia

“La prensa tuvo sus representantes que hicieron vibrar su voz periodística con las siguientes publicaciones: “Pluma Libre”, “El Imparcial”, “El Aviador” y “La Lucha”, dirigidos por los señores Marco T. Aguirre, Julio Guinand, J. Duván Córdoba y Francisco E. Quintero, respectivamente. En el año de 1932 “El Comercio”, sacado en mimeógrafo de don Francisco E. Quintero, de cuyos números aún se conservan y que aparecen en fotomicrografía en esta obra. En el año de 1942 aparecieron otros informativos escritos tales como “Pluma Suelta”, de Gustavo Ocampo Chica, La Opinión, de Francisco Elejalde Salazar y “Filandia Nueva” de Carlos E. Restrepo” —Quingráficas, 1982—.

La característica principal de ellos fue el impulso inicial, el tiraje efectivo de unos cuantos números y la continuidad que fue de meses o máximo un año de duración.

Con la revista El Faro se dio todo lo contrario. Apareció en septiembre del año 2013, como una propuesta pensada y consolidada de sus gestores por el renacer cultural. Son sus fundadores el poeta Héctor Uribe Saldarriaga y el psicólogo Danilo Gómez Marín y quienes hoy todavía aparecen, con el recién número 60 publicado, en su condición de director y subdirector.

Son cinco años de presencia viva del desarrollo espiritual de Filandia, lo que ha hecho despertar otra vez el ímpetu del espíritu literario, así como el interés por conocer la historia y sus principales personajes y acontecimientos.

Al principio, la revista fue publicada con el título de Café Literario y Cultural Jesús Rincón y Serna, pretendiendo destacar el relieve que tuvo este escritor del terruño, nacido en la vereda La Julia en 1905 y muerto en Bogotá en 1990. Fue un abogado destacado, pero su logro y fama se afincaron con la escritura de “La Bolivariada” el poema más largo escrito en homenaje al libertador Simón Bolívar, que ha sido bien criticado por glorias de las letras nacionales y considerado como una “verdadera epopeya”.

Lea también: Vuelve El Gran Outlet de Libros al Calima Centro Comercial

El nuevo nombre de la revista muy pronto cambió a magazín literario y cultural. Y es que no hay hecho de la intelectualidad de Filandia o noticia de interés nacional o internacional que se haya ignorado en el registro de sus 12 páginas, de un formato agradable y de fácil lectura.

El empeño puesto a esta publicación, que ya sobrepasó el límite difícil de un lustro de infaltable aparición mensual, es el secreto de su permanencia en el protagonismo ciudadano. Héctor Uribe Saldarriaga y Danilo Gómez Marín son unos verdaderos gestores culturales, con arraigo y vocación por sus actividades en pro de la cultura de esta tierra. Con su peculio han costeado la difusión de los diferentes tirajes, que se apoya en la colaboración de algunos establecimientos comerciales de Filandia.

Semejante tarea —titánica y admirable— ha sido reconocida por el honorable concejo municipal de Filandia, órgano que por primera vez destaca las labores ciudadanas en pro del despliegue cultural. Que el grupo total de concejales exalte públicamente la labor de la revista El Faro, es tal vez uno de las mayores y mejores pruebas del impacto que ha causado este medio escrito en la mentalidad de los filandeños. La frase pronunciada en dicho homenaje por su director refleja el tesón de esta publicación: “Sabemos que hemos llegado, pero vamos en el camino”. No se ha quedado esta singular revista en el punto misional de educar e informar. 

También busca el foro, la discusión y la transformación de sus lectores en mejores personas. Testimonio de ello son sus editoriales, aleccionadores y de talante constructivo. Héctor Uribe Saldarriaga, en el número 23, finalizando el año 2015, felicitaba a los nuevos miembros del concejo municipal, recordándoles algo que ha caracterizado el nuevo civismo del municipio: “Por encima de los partidos y la corriente política, ustedes representan a todos los ciudadanos y constituyen la junta directiva de una empresa llamada Filandia”.

Le puede interesar: Circulart, invitación para que artistas entren en la industria

Por su parte Danilo Gómez Marín, insiste en sus consecutivos editoriales de los últimos números en el cultivo de valores y en la importancia de la “creatividad, disciplina, constancia, planeación y desarrollo con metas concretas” de los emprendimientos locales. Pero también se preocupa El Faro por el debate regional. Por tal razón, sus propulsores están presentes en labores de impacto como ocurre con la gestión de Héctor Uribe Saldarriaga en el Concejo Departamental de Cultura o el estudio serio y comprometido de Danilo Gómez Marín en el planteamiento de la problemática del café y del agro o el desarrollo exitoso de los nuevos cafés especiales a partir de su liderazgo.

Otros filandeños de adopción, como Noemí Pinto Arias y Carlos Aurelio González Restrepo, entre otros, y quienes nacimos en este terruño como Jaime Naranjo Orrego, y quien escribe este artículo, somos los colaboradores de este medio informativo, porque sabemos que con los aportes de todos, El Faro seguirá siendo la luz meridiana de la cultura en Filandia.


Roberto Restrepo Ramírez
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net