Martes, 23 Jul,2019
Salud / JUN 26 2019 / hace 3 semanas

Riesgo de demencia puede aumentar por el consumo de medicina para la incontinencia urinaria

Para ver si había una conexión entre el desarrollo de la demencia y el uso a largo plazo de medicamentos anticolinérgicos, analizaron una muestra de 363.882 británicos.

Riesgo de demencia puede aumentar por el consumo de medicina para la incontinencia urinaria

Foto : Pixabay

Los científicos han confirmado una vez más la correlación entre el desarrollo de la demencia y el consumo de fármacos acetilcolinérgicos, según Jama Internal Medicine. Las probabilidades de desarrollar demencia en personas mayores de 55 años que reciben tratamiento con medicamentos similares para la enfermedad de Parkinson, trastornos de la vejiga y psicosis fueron entre un 30 % y un 50 % más altas que las que no las tomaron.

Según estimaciones médicas, en 2016, alrededor de 50 millones de personas en el mundo sufrían de demencia. Existen factores de riesgo conocidos que aumentan la probabilidad de su aparición y desarrollo: hipertensión arterial, pérdida de audición, depresión, diabetes. Entre los factores de riesgo, los investigadores también nombraron a los medicamentos anticolinérgicos, es decir, el bloqueo del neurotransmisor acetilcolina en el sistema nervioso. Estos medicamentos, incluyen algunos antidepresivos, sustancias antipsicóticas, medicamentos para el tratamiento de trastornos de la vejiga, medicamentos antiepilépticos. 

Le puede interesar: Dejar de ser noctámbulo puede mejorar sus capacidades y estado emocional

Los estudios han demostrado que existe una correlación entre tomar medicamentos anticolinérgicos y el desarrollo de demencia. Sin embargo, se realizaron en pequeños grupos de personas y se observó a los participantes durante un tiempo relativamente corto —1 a 4 años— después de que dejaron de tomar anticolinérgicos.


El estudio

Para ver si había una conexión entre el desarrollo de la demencia y el uso a largo plazo de medicamentos anticolinérgicos, el profesor Tom Dening de la Universidad de Nottingham y sus colegas analizaron una muestra de 363.882 británicos. Estos científicos tomaron datos de Qresearch, un estudio en la Universidad de Oxford, que recopiló datos de 35 millones de personas en el país que han visitado a un terapeuta desde 1989. Además de los datos sociodemográficos, Qresearch contiene información sobre el diagnóstico, los medicamentos recetados y los resultados de las pruebas y tratamiento.

Los autores tomaron el estudio el 1 de enero de 2004 y seleccionaron a personas mayores de 55 años y que no padecían demencia. Luego monitorearon la salud de los participantes en la muestra hasta su muerte, la transición a otro terapeuta o la fecha en que terminó el estudio, 31 de enero de 2016. Los investigadores observaron qué pacientes del período de estudio fueron diagnosticados con demencia y seleccionaron a aquellos que tomaron medicamentos anticolinérgicos para 1-11 años antes de que fueran diagnosticados. 

Vea también: Trabajar un solo día a la semana, ¿podría mejorar la salud mental?

Como resultado, los científicos han formado una muestra de 284.343 personas. 58.769 de ellas sufrieron varias formas de demencia y tomaron medicamentos anticolinérgicos, y 2.255 personas estaban en el grupo de control. Tenían el mismo sexo y edad, se observaron en la misma institución médica y en el mismo período de tiempo que los participantes del grupo experimental.

Usando la regresión logística, los autores calcularon la razón de posibilidades de la aparición de la enfermedad según el sexo, la edad, el tipo de demencia —enfermedad de Alzheimer, demencia vascular u otros tipos de enfermedad—, grupos de fármacos que tomaron los participantes, y dosis de medicación.


Los resultados

Resultó que el cociente de probabilidades para el inicio de la demencia al tomar medicamentos anticolinérgicos aumentó en casi una vez y media, de OR 1,06 a 1.49. El riesgo de demencia aumentó más entre las personas que tomaron medicamentos antipsicóticos —OR 1,7—, que recibieron tratamiento para la incontinencia urinaria —OR 1,65— y la enfermedad de Parkinson —OR 1,52—. Aquellos que tomaron antidepresivos y medicamentos antiepilépticos tuvieron una menor probabilidad de tener demencia —1,29 y 1,39, respectivamente—, pero aun así crecieron. Y tomar antihistamínicos —contra las alergias— y medicamentos para tratar el tracto gastrointestinal no aumentó las posibilidades de desarrollar demencia

Lea también: Maltrato a adultos mayores podría ser causado por síndrome de colapso del cuidador

"Este estudio demuestra una vez más que los médicos deben tener cuidado al recetar medicamentos que tengan propiedades anticolinérgicas", dice Tom Dening. “Pero es importante que los pacientes que toman tales medicamentos no dejen de tomarlos de una vez, ya que esto puede ser lo más perjudicial. Si el paciente está preocupado, es mejor para él discutir el curso de su tratamiento, sus pros y sus contras con el médico”.

El riesgo de desarrollar demencia aumenta no solo como resultado de la aparición de enfermedades o su tratamiento, sino también de factores sociales. Éste fue mayor en las personas que viven en áreas rurales y en personas solteras. La aparición de demencia se ve afectada incluso por un aumento significativo del peso corporal en la vejez.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma
.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net