Domingo, 15 Sep,2019
Economía / OCT 23 2009 / hace 9 años

Seguridad para el comercio exterior, la promesa de Basc

Basc presentó sus servicios en el Quindío, un portafolio que ofrece certificar a los actores de la cadena logística relacionada con el comercio exterior en seguridad.
Seguridad para el comercio exterior, la promesa de Basc

Uno de los grandes beneficios es el análisis detallado de cada uno de los eslabones de la cadena logística.

Por: Andrés Felipe Mejía Álvarez

Al 15 de octubre las autoridades habían incautado 33 millones de dólares en contenedores en el puerto de Buenaventura, presuntamente provenientes del narcotráfico, correspondiente a uno de los mayores hallazgos en los últimos años.
Aunque se desconoce el volumen de dinero ilegal, droga y armas que pueden estar entrando o saliendo del país camuflados en operaciones de comercio exterior, es claro que la globalización del comercio en el país se convierte paulatinamente en una de las grandes preocupaciones de los empresarios nacionales.
Con el propósito de aminorar el riesgo de que se ‘contaminen’ los envíos de mercancía a otras naciones, se presentaron los servicios de Business Alliance for Secure Commerce, Basc, en el Quindío.

La certificadora de seguridad para el comercio exterior inició sus labores en 2000 como programa de la Asociación Nacional de Industriales, Andi, pero desde 2005 se convirtió en un organismo independiente, sin ánimo de lucro y que es administrado por las empresas afiliadas.

Germán Daniel Zuluaga, director ejecutivo del capítulo Centro Occidente de Basc —que reúne al Quindío, Risaralda, Tolima y Huila—, destacó como en el último año ocho empresas de la región pertenecientes a la cadena de logística para comercio exterior se han inscrito al sistema, para completar 941 certificadas en el territorio.
“Es un tema de seguridad que impacta otros aspectos de la actividad, como la competitividad, al contribuir a la confianza que genera la compañía en sus socios comerciales en otros mercados, como el estadounidense, que emplea el sistema CT PAT, o el europeo y el asiático, ambos con el marco de la OMA, que son sistemas homólogos al Basc, que opera en América latina”.

Sin embargo, el gran beneficio de adquirir el certificado reside en los problemas legales y comerciales que puede acarrear un fallo en la seguridad de los envíos.
“Un suceso como el descrito puede afectar, primero, la imagen de la empresa, representar multas, una posterior pérdida de clientes, el aumento de las inspecciones en operaciones futuras, reducción en el costo de las acciones, el reporte en la temida lista Clinton —de las que un 98% de las reportadas son colombianas—, e incluso, cárcel para los representantes legales de las compañías, cuando pueden no estar enterados de que su mercancía ha sido empleada como fachada para llevar o traer bienes ilegales”.

El ejecutivo explicó como las operaciones de importación y exportación difieren en algunos puntos llamados ‘sectores elegibles’, que representan cada uno de los eslabones de la cadena de logística -desde su depósito en las bodegas, pasando al traslado hasta puerto y hasta la entrega al comprador en otro país-, los cuales son detalladamente estudiados por el sistema antes de otorgar la certificación.
“Esto no quiere decir que el sistema sea 100% seguro, pero permite un sistema de trazabilidad de la mercancía que, en el momento en el que se presente una situación anormal se pueda detectar en cuál paso se ‘contaminó’ la carga y así comprobar la inocencia de la compañía. Por ejemplo, el hallazgo de 10 libras de cocaína en Estados Unidos acarrea una multa de 16 mil dólares por libra, es decir U$160 mil equivalentes a más de 300 millones de pesos, sin contar con los perjuicios paralelos”, expresó.

En la actualidad se cuentan 29 empresas certificadas en Risaralda, siete en el Quindío, ocho del Tolima y tres del Huila, hasta completar 47 firmas productoras de manufactura, firmas de bodegaje, transporte, seguridad y servicios relacionados.
“El valor de la implementación es proporcional al tamaño de la empresa, pero se calcula que el 90% de lo invertido es en equipos de seguridad que le quedan a la empresa contratante, como circuitos cerrados de televisión, bodegas adecuadas y con acceso restringido y controles de acceso, mientras que los pagos al Basc representan sólo el 10% del total, una suma de entre cinco y siete salarios mínimos mensuales al año”, puntualizó.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net