Lunes, 15 Oct,2018

General / FEB 13 2012 / Hace 6 Años

Tai Chi puede ayudar a pacientes con Parkinson

Un estudio desarrollado en Estados Unidos reveló que los movimientos lentos y controlados del Tai Chi pueden ayudar a combatir los problemas de estabilidad en las personas con Parkinson en estado leve a moderado, y puede persistir al menos tres meses luego de iniciar la práctica.
Tai Chi puede ayudar a pacientes con Parkinson

La afección se caracteriza por movimientos involuntarios de las extremidades del cuerpo y pérdida del equilibrio, entre otros.

El Parkinson es una enfermedad del sistema nervioso central y se caracteriza por ser un padecimiento crónico degenerativo. A pesar de que aún no es posible la cura, en las últimas décadas se han hecho avances fundamentales en el esclarecimiento de las relaciones fisiopatológicas así como en la terapia para mejorar la calidad de vida de los afectados.

Durante la investigación los científicos comprobaron que los pacientes con la afección avanzada, comparados con personas que realizaron ejercicios de estiramiento para mejorar su condición, y quienes practicaron este arte marcial registraron menos caídas, zancadas más largas y mejor equilibrio.

“El Tai Chi (un arte marcial desarrollado en China) es muy bueno para solucionar el problema que enfrentan los pacientes con enfermedad de Parkinson. No queremos decir que vamos a eliminar los síntomas, aclarando que esta práctica no es un fármaco, y no puede curar el mal. Pero, desde mi punto de vista, puede desacelerar el avance de la misma”, explicó Fuzhong Li, del instituto de Investigación de Oregon, Estados Unidos.

Aunque no todos los estudios coinciden, ya otras investigaciones demostraron que dado que es un ejercicio basado en el equilibrio, este ayudaría a mejorar la fuerza y reducir las caídas en los adultos mayores. No obstante, se han efectuado pocos estudios amplios sobre estos pacientes.

El estudio se llevó acabo con 195 adultos de Oregon llevando un primer grupo a una de tres clases dos veces por semana durante una hora. Todos los pacientes podían sostenerse sin apoyo, aunque algunos necesitaban un dispositivo para poder caminar.

En un segundo grupo se usó entrenamiento de la resistencia para fortalecer los músculos importantes para la postura y el equilibrio. Y la tercera recibió clases de estiramiento.

Las personas de los tres grupos comenzaron con registros similares de 64 puntos en una escala de 100 que medía cuánto podían inclinarse o cambiar su centro de gravedad sin caerse.

Pero después de 24 semanas de clases, el grupo que hizo estiramiento tuvo una reducción promedio de dos puntos en la escala, lo que indicó un deterioro de la enfermedad.

En cambio, ese valor promedio creció cuatro puntos en el grupo tratado con ejercicios de resistencia y 10 puntos en el que practicó Tai Chi. La mejoría fue aun más significativa en el test para evaluar la distancia que podía recorrer una persona hacia un objetivo sin realizar movimientos extenuantes.

A los tres meses de la finalización de las clases, algunos beneficios se mantuvieron. Por ejemplo, los que habían practicado Tai Chi tuvieron un 60% menos caídas que los que habían realizado ejercicios de entrenamiento y un 69 por ciento menos que el grupo que había realizado ejercicios de estiramiento.

“Esta es la primera vez que un estudio puede demostrar algo de durabilidad de un tratamiento para mejorar el equilibrio. Esa era una gran brecha en un campo de la investigación sin datos de seguimiento (de una población) con un régimen de ejercicios. De todos modos, el puntaje promedio para inclinarse y cambiar el punto de gravedad, que había mejorado 10 puntos en los practicantes de este arte, disminuyó levemente”, aseveró el investigador.

Para el autor, lo interesante de esta práctica es que “no depende del uso de equipos. Se puede practicar en cualquier lugar y en todo momento”.

Los estudiosos del tema recalcaron la importancia de iniciar este tratamiento en pacientes con síntomas leves de la enfermedad, con el fin de fortalecer cada una de las partes del cuerpo que de alguna u otra forma se van a ver afectadas a medida que avance el problema.

Síntomas
Temblor en las extremidades.
Rigidez de las extremidades y tronco.
Lentitud en el movimiento.
Inestabilidad de la postura.


Tai Chi
El Tai Chi es un arte marcial de origen chino, pertenece al grupo de las artes internas, pero su objetivo va mucho más allá del ejercicio físico. Durante el aprendizaje se busca fortalecer al individuo bajo cuatro aspectos: físico, mental, emocional y espiritual. Estos se encuentran en cada instante de la práctica y junto a una suave respiración abdominal logran armonía, equilibrio y bienestar.

Si hay algo que diferencia de otras artes, es el hecho de que puede realizarse sin importar el estado físico. No se necesita una resistencia especial, incluso personas de edad avanzada sin ninguna actividad física previa, pueden comenzar a practicarlo cada uno dentro de sus posibilidades.

Este arte desde el punto de vista terapéutico, busca prevenir la enfermedad, mantener las defensas del cuerpo; reforzar la energía (Chi) y evitar los desequilibrios que produce diariamente la sociedad en la que se vive.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net