Miércoles, 19 Dic,2018

Región / MAY 07 2010 / Hace 8 Años

Tarjeta Roja, un pacto por la decencia

Si queremos la paz en la familia, el barrio, la sociedad, el país y el mundo, podemos comenzar por tratar a los demás con decencia, dice en uno de sus apartes la Tarjeta Roja, principal elemento de la campaña ‘Un pacto por la decencia, rescatando el uso de las buenas palabras’, que a partir de la fecha empezará a ejecutarse en el colegio Comfenalco de Armenia.
Tarjeta Roja, un pacto por la decencia

Henry Nelson Garzón Ortiz, coordinador de la campaña.

En efecto, hoy a las 9:30 a.m. en dicha institución educativa, se hará el lanzamiento oficial de la campaña ‘Tarjeta Roja a las Groserías’ por directivos, profesores y estudiantes del centro educativo.
Escolares de quinto y bachillerato presentarán a través de una puesta en escena cuadros alusivos a situaciones en las que se hace uso inadecuado del lenguaje, proponiendo a partir del arte, la defensa del mismo, así como la sana comunicación.
A la presentación del proyecto, liderado por Comfenalco y el que se espera sea punto de partida para el rescate de la dignidad del ser humano, han sido invitadas autoridades educativas, rectores, estudiantes, docentes, padres de familia, directivas de la caja y del colegio Abraham Maslow de Bogotá, encabezadas por el rector Alfonso Caycedo promotor de la iniciativa en la capital de la República.

En la presentación, los estudiantes que integran la Brigada de Vigilancia y Control de la Convivencia, el personero Dahian Santiago Patiño; la representantes del consejo estudiantil, Mayra Alejandra Noreña, y la rectora Milnert Muñoz, firmarán el Pacto por la Decencia y se comprometerán a fomentar el uso serio del lenguaje.

Los asistentes conocerán detalles sobre el funcionamiento del Jardín de la Decencia, líneas para implementar la estrategia en sus instituciones, y recibirán las tarjetas rojas con un mensaje al respaldo sobre el valor y la fuerza de la palabra, según precisó la rectora del colegio Milnert Muñoz Guzmán.


Metodología
El profesor de ética y valores del colegio Comfenalco y coordinador de la campaña, Henry Nelson Garzón Ortiz, explicó que la misma contempla tres etapas. La primera cuando un estudiante recibe tres tarjetas rojas, determina el envío del infractor al Jardín de Decencia, construido para enterrar la mala palabra y sembrar una planta como símbolo de cambio.
“En caso de reincidencia, debe iniciar la campaña de socialización en el interior del colegio y de su casa, promoviendo el buen uso del lenguaje. Finalmente, una segunda reincidencia, determina promover en otros planteles educativos, consejo académico y encuentros de padres de familia, la campaña. El ideal es que llegue hasta los hogares y de allí a todo a todo el departamento, rescatando el buen uso de las palabras”.

Indicó que se pretende que todos puedan manejar las tarjetas. “Eso sí, hemos realizado el proceso de sensibilización pedagógico para que el tema no se vuelva un juego. El objetivo es que cada uno sea vigilante de cada uno”, precisó.
Dijo que no se obligará a nadie a cumplir con lo propuesto y que incluso en ningún caso se utilizará el castigo. “No creo que el estudiante se niegue a cumplir cuando se acumule, todo es una estrategia pedagógica, y lo que tenemos que lograr es que lo haga por su voluntad”.

Garzón Ortiz explicó que en la medida en que evitemos el uso de las malas palabras podemos rescatar la dignidad de la persona. “El resultado tiene que ir mas allá de las instituciones educativas a las que pretendemos llegar. Tiene que implementarse en los hogares, tanto padres de familia como profesores debemos estar comprometidos y ser garantes del respeto de las buenas palabras. Ambicionamos que el proyecto traspase la frontera regional y nacional y que todos, niños, jóvenes, adultos, padres de familia, docentes, trabajadores, empleados, abuelos hablemos ‘el mismo idioma’, para mejorar la convivencia, para construir a partir del bien decir, del trato cordial la paz para Colombia”.


Comunicación asertiva
Por su parte, el director de Comfenalco Quindío, Julián Salazar Arias, al referirse a la campaña, manifestó: “Nos interesó este tema porque a diario vemos situaciones que evidencian la pérdida de valores y van en contra del buen uso del idioma. Queremos promover acciones que invite no sólo a la comunidad educativa, sino a la sociedad en general, a cultivar mejores expresiones a través de una comunicación asertiva que reivindique la palabra, que en vez de degradar el lenguaje, lo enriquezca. Esperamos que esta campaña, muy pronto, logre extenderse a universidades, empresas y a los hogares de los quindianos”.


Tarjeta Roja
La Tarjeta Roja a las groserías que en primera instancia tendrán a los de la  Brigada de Vigilancia y Control, además del color, del logo que desintegra las malas palabras, contiene al respaldo un filosófico mensaje: el valor y la fuerza de la palabra: las guerras, los asesinatos, y otras desgracias del mundo comienzan con una palabra, una mala palabra, una palabra inadecuada. Al final, después de la desgracia, la reflexión nos lleva a ver que todo se hubiera podido evitar, si no hubiera mediado una mala palabra, un insulto, una grosería.
Si queremos la paz podemos comenzar por tratar a los demás con decencia, con ese bien decir, bendecir, que son el elogio, la voz de ánimo, el buen consejo, la felicitación, el reconocimiento, el saludo, el respeto y el amor.


Reflexión
Frente a este fenómeno de las malas palabras, la sicóloga María Elena López Jordán, aseguró: “Este tiempo genera inquietud entre padres y profesores acerca de la forma en la que los jóvenes se comunican, manifiestan sentimientos o resuelven conflictos y diferencias propias de su edad. Pero no sólo debe abocarnos al temor, a la prohibición, o a la añoranza de tiempos pasados en los que no existía internet, sino que nos obliga como adultos a una reflexión sobre cómo entender el mundo actual y estar así en contacto con nuestros hijos o alumnos, para conocer sus diferentes modalidades de expresión. Sólo así podremos mostrarles propuestas diferentes y atractivas que los convoquen a compartir, encontrar compañía y diversión constructiva en la familia y en el colegio”.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net