Sabado, 20 Jul,2019
Región / OCT 18 2016 / hace 2 años

“Todo el mundo quiere la democracia, pero nadie cree en ella”: David Roll

El profesor titular de la universidad Nacional de Colombia y docente de Maestría de la universidad La Gran Colombia de Armenia David Roll, experto en ciencias políticas, en conversación con LA CRÓNICA hizo un análisis sobre lo que le depara al país luego de los resultados de la consulta sobre el plebiscito y las actuales conversaciones para mantener latente el espíritu de la paz.

“Todo el mundo quiere la democracia, pero nadie cree en ella”: David Roll

David Roll, experto en ciencias políticas.

Han pasado dos semanas después del plebiscito, ¿cómo ve usted la situación?, ¿qué cree que va a pasar con el país?
Yo como profesor de la universidad Nacional de Bogotá, lo primero que quise hacer fue mirar el rostro de los jóvenes que son mis alumnos, y los vi con un interrogante muy grande, independientemente de si sus padres o algunos de ellos votaron ‘sí’ o ‘no’. 

Este interrogante no lo puede resolver nadie, en esta entrevista no se lo puedo decir, cualquiera que lo haga está tratando de adivinar un futuro, pero sí hay una cosa que me preocupa, y es que para que un país funcione, no bastan los políticos, ni los parlamentarios, el ejecutivo, ni el legislativo, un país funciona, y esto lo descubrió Robert Putnam, cuando la gente cree que el país puede funcionar mejor, y cuando hay mucha gente que sacrifica parte de su tiempo personal en la ocupación de asuntos públicos, sin ser esa su principal fuente de ingresos, incluso ninguna fuente de ingresos. 

Entonces me preocupa es la pérdida de capital social, esa cantidad de gente que se ocupaba de temas públicos, que iba a reuniones del presupuesto participativo, protestas, marchas y muchas otras cosas. Puede que esta gente diga: “al final aprendimos una lección y la lección que aprendimos es que el capitalismo es la preocupación de uno por uno mismo, y yo no me voy a preocupar más por los demás, que arreglen el país los políticos, y yo me salgo”, y así no funciona un país.

Si no hay participación en la política, si no hay una preocupación, no hay cambios. Le voy a dar el mejor ejemplo: aquí hubo cambio de gobernador, independientemente de cómo le ha ido, porque en un momento dado las personas dijeron: “la política importa y yo voy a intentar con otro tipo de políticos”.

La política de pronto ha dejado de importar para muchos, y eso es una gran pérdida de capital social, no le puedo vaticinar un futuro negro, pero sí un retroceso, yo que llevo 25 años en esto, y pienso que es así.
Cuando yo llegué a Colombia de mi doctorado, había una carrera de ciencia política, yo fundé la segunda, que es la de la universidad Javeriana, y ahora hay 35. Yo llevo 10 años viniendo a Armenia a dar clase en la especialización de derecho constitucional y a algunos en la maestría, y esto refleja que verdaderamente hay una preocupación por lo público.

Este plebiscito fue como un terremoto donde se cayeron las cosas, y luego de dos semanas se empezaron a hacer las cuentas, y a pensar si de ahí se podía sacar algo bueno. Yo soy más optimista que pesimista, a pesar de que en este momento mi lado pesimista está ganando. 

 

¿Hay incertidumbre hoy?
Sí, porque ese terremoto derribó las bases donde se estaba construyendo algo, y no creo que sea culpa del ‘no’, o que los del ‘no’ estén equivocados,. Yo reconozco que soy del ‘sí’ y puede que los del ‘no’ tengan razón, pero la coyuntura política que generó hizo que muchas personas desistieran de estar trabajando en lo público, tanto en la academia como en el periodismo, y sobre todo en los movimientos sociales, incluyendo los de derecha. Todo el mundo cree que la derecha votó ‘no’, pero hubo parte de la derecha que votó ‘sí’, y que está metida e interesada en estas cuestiones.

Ahora, pensemos con optimismo, pensemos que como con el terremoto de Armenia la ciudad es mejor de lo que era antes, no queríamos el terremoto, pero sirvió, se lograron muchas cosas buenas, entonces ojalá esta situación sirva para una mejor solución a este conflicto.

 

Usted dice que es difícil vaticinar qué va a pasar, pero ¿cuál es la experiencia o la enseñanza que nos deja este plebiscito?
Lo voy a decir como profesor de ciencia política, la principal enseñanza es que el país carece de pedagogía política. Yo hice un artículo para El Tiempo en julio, estuve en Londres y hablé del ‘brexit’, saqué una página entera que se llamaba ‘No es lo mismo llamar al diablo que verlo venir’, diciendo que los ingleses no se estaban dando cuenta de lo que había pasado, y al final dije: ‘Ojo, que en Colombia puede pasar lo mismo’, porque para una decisión de estas se necesitan toneladas de pedagogía y yo solo veía gramos.

Tres días antes del plebiscito yo dije lo mismo en mi columna del periódico El Mundo de Medellín que se llama ‘Democracias y partidos’: Ojo con el síndrome del ‘brexit’, pero no le estaba diciendo a la gente votará por el ‘sí’ necesariamente, aunque hice algunos artículos en ese sentido, lo que estaba diciendo era que faltaba pedagogía.

La gran lección es que una vez que recojamos las ruinas y los cadáveres de esto, tratemos de reconstruir y que de la reconstrucción surja una pedagogía.

 

¿La pedagogía quiere decir falta de cultura política?
Quiere decir que en los colegios hablen de política al igual que en las universidades. 

Lo que sucedió en Colombia, siendo un país tercermundista, también pasó en un país desarrollado e históricamente muy culto como lo es la Gran Bretaña, entonces puede pasar allá o acá.

Fíjese que yo hablaba con personas de Gran Bretaña, incluso funcionarios de las embajadas, y me decían, a pesar de que la democracia la inventaron los ingleses, que la cultura política no es tan grande, o sea que no necesariamente es un problema del primer mundo o tercer mundo. 

Resulta que un día antes del ‘brexit’ en Gran Bretaña estaban celebrando el día del orgullo gay y los jóvenes estaban metidos en eso fueran gays o no, y al día siguiente uno veía a esos muchachos todos ojerosos, con la pintura en la cara regada y decían: “¿¡cómo!? ¿Pasó esto?, ¿yo voté? No caí en la cuenta, ¿qué fue lo que pasó acá?”.

Usted tiene razón en una cosa, no es un problema del tercer mundo, ni la falta de pedagogía es solamente de Colombia, hay un elemento adicional, hay una crisis democrática. ¿Quién inventó la democracia? La inventaron los Estados Unidos y los ingleses, que están demostrando que la representación no está funcionando ¿por qué?, porque los que fueron elegidos, dijeron que votaran una cosa y la gente votó lo contrario, va a tocar reinventar la democracia. 

Yo decía mucho en mis columnas que el plebiscito iba a ser un mito fundacional, pues no funcionó, entonces la democracia sí está en crisis, la ventaja es que ya no la van a cambiar por un sistema comunista que fue el peor error histórico de la humanidad, pero sí está en crisis y vamos a tener que pensar en el tema de la representación, la gente no se está sintiendo representada, si fuera así la gente hubiera votado por el ‘No’ en Inglaterra y por el ‘Sí’ en Colombia. 

Y esto es falta de pedagogía, no solo de Whatsapp de fin de semana, ni de columnas en periódicos, es una cosa de largo recorrido, que es posible. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net