Viernes, 21 Sep,2018

Región / SEP 10 2018 / Hace 11 Dias

Tras 18 años, se cerró el Ceres de Quimbaya por falta de oferta académica

El Centro Regional de Educación Superior graduó a los últimos estudiantes en 2018, sin embargo, desde 2016 no se abrían programas nuevos. 

Tras 18 años, se cerró el Ceres de Quimbaya por falta de oferta académica

En el segundo semestre de 2018 se graduaron los últimos jóvenes que tuvieron acceso a una educación profesional en el Centro Regional de Educación Superior, Ceres, que estaba instalado en Quimbaya. Sin embargo, desde 2016 no se ofertaron programas académicos para la sede.

William Andrés Londoño Ospina, coordinador del Ceres, informó que en junio pasado terminaron su carrera 25 estudiantes de pedagogía infantil y desde entonces se liquidó la institución.

“A principio de este año había 15 estudiantes de administración financiera de la universidad del Quindío, a quienes se les propuso trasladarse a Armenia para terminar sus estudios y ellos aceptaron. También había 25 jóvenes que cursaban 10 semestre de pedagogía infantil, pero, estos no accedieron al cambio y fueron los últimos graduados, en octubre. Después del grado, se liquidó el centro”, dijo el funcionario.

Afirmó que el último grupo que se abrió en Quimbaya fue a principio de 2015, pues en el segundo semestre de ese año se hizo la publicidad para el programa de pedagogía infantil, pero la institución no permitió su apertura porque solo se inscribieron 19 personas y era necesario tener mínimo 20.

“Desde el primer semestre de 2016 no se abrieron más programas. En ese tiempo, hasta mediados de este año, se terminó con los muchachos que ya habían empezado, porque no había oferta nueva para Quimbaya y la plataforma tampoco permitía inscribir materias acá”.

Manifestó que aunque muchas personas quisieron acceder al servicio en la localidad, fue imposible abrir nuevos grupos.

“Muchas personas averiguaban cómo podían cursar sus estudios acá, pero la universidad tenía ya la oferta cerrada. El centro estuvo abierto desde 2004 y tenía alianza con la universidad Antonio Nariño y la del Quindío, pero después de un tiempo se quedó solo la Uniquindío, entonces eran ellos los que tenían todo el peso del mantenimiento”.

Londoño Ospina afirmó que en promedio —desde el inicio del Ceres— se vieron beneficiadas al menos 1.500 personas, no solo de Quimbaya, sino de otros municipios aledaños, como Montenegro.

“Cuando yo ingresé, en el 2016, se graduaron 35 jóvenes de la Uniquindío y 30 de la Antonio Nariño. En ese tiempo había 180 estudiantes, que fueron los que se graduaron durante ese periodo, hasta el cierre”.

Manifestó que las instituciones ofertaban cuatro programas, pedagogía infantil y administración de negocios por parte de la Uniquindío y psicología e ingeniería de sistemas de la Antonio Nariño.

“Al inicio, la Uniquindío tenía más oferta y estaba la del Tolima, pero esta última no duró mucho porque era muy complicado para los estudiantes trasladarse hasta la sede, que queda en Ibagué”. 
 

“No había estudiantes”

Luz Estella López Marín, vicerrectora administrativa de la universidad del Quindío, indicó que la decisión de cerrar el Ceres se debió a la escasez de estudiantes. 

“Los Ceres son una política de gobierno y funcionaba por medio de una asociación con los municipios y el ministerio de Educación. El objetivo de los centros era atender muchos estudiantes de la región, entonces se vinculó la universidad del Quindío y la Antonio Nariño, pero nosotros éramos los operadores. Lastimosamente, hace unos años comenzó un proceso, por el que vienen pasando muchas instituciones de educación superior, en el que se han disminuido los alumnos”. 

Explicó que los ciudadanos preferían registrar las materias en Armenia, entonces la sede en Quimbaya quedaba sin grupos. 

“Había que nombrar docentes allá aunque fuera por tres estudiantes. La demanda comenzó a disminuir y al no tener a quién enseñarle no podíamos seguir asumiendo los costos que generaba el mantenimiento del centro, que incluía un director. La crisis de tener menos aprendices se está viendo a nivel nacional en las universidades, incluso en la sede de Armenia la vemos. Por eso, los Ceres a nivel nacional han ido desapareciendo”.

Afirmó que hace poco se realizó una reunión con la administración municipal y la gobernación para hablar sobre la situación del centro. 

“Definitivamente no podemos tener un director, porque no hay nada que administrar. Lo que pensamos es hacer un estudio, tipo encuesta, para tener una caracterización y diagnóstico de cuál es realmente la demanda y cuáles son los programas que se necesitan para ver si es posible hacer algo”.
 

“No conseguimos apoyo de la gobernación”

 

El alcalde de Quimbaya, Jaime Andrés Pérez Cotrino, afirmó que tras el cierre definitivo del Ceres se solicitó varias veces apoyo de la gobernación, no obstante, no se consiguió. 

“El centro venía funcionando hace más de 12 años y era el único que existía en el Quindío, porque los demás ya los habían cerrado. En múltiples oportunidades solicitamos reunión con el gobernador para no cerrarlo, pero siempre nos remitían a la secretaría de Educación y nunca nos dieron solución”, dijo el mandatario. 

Puntualizó que el municipio aportaba la sede de una institución educativa para que los jóvenes pudieran cursas sus estudios. 

“Estábamos dispuestos a organizar también unos espacios que necesitaban como las salas de internet y de cómputo, con el fin de mejorarles las condiciones a los muchachos, pero necesitábamos que el gobierno departamental se comprometiera y nos dio la espalda con el tema. Además, las universidades manifestaron que esos centros se estaban acabando en el país, porque ellos ya no pueden llevar carreras a distancia fuera del claustro universitario”. 

LA CRÓNICA se comunicó con el secretario de Educación departamental, Francisco Javier López Sepúlveda, quien manifestó que el tema no es de su competencia, ya que desde el despacho se tratan los temas de básica primaria y bachiller, más no de educación superior. 
 

En el concejo se expuso la historia y evolución del Ceres

 

Durante las sesiones ordinarias del concejo de Quimbaya los corporados realizaron un debate sobre el tema del Ceres, al cual fue invitado el secretario de Educación departamental, Francisco Javier López Sepúlveda, quien según la corporación, no presentó respuesta al oficio ni hizo presencia durante la sesión. 

Al encuentro también fue invitado el subsecretario de Educación, Cultura y Recreación de la administración municipal, José Árber Ávila, quien muy puntual acudió a su cita para socializar la situación. 

Ávila expuso toda la historia del Ceres, asegurando que la falta de voluntad del gobierno departamental, puntualmente del gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá, como presidente de la junta directiva de la Uniquindío, fue detonante en el cierre del mismo. 

“El programa inició en 2004, tras la firma del convenio 075 por cinco años entre la universidad del Quindío, la alcaldía de Quimbaya y el rector del Instituto Quimbaya. La alma mater sería el operador, la administración, en ese entonces, asumió el rol de delegar a una persona para el acompañamiento de los procesos educativos y la institución educativa dispondría, en ese tiempo, de la planta física. En 2009 el convenio se renovó con las mismas características”, dijo el funcionario. 

Manifestó que en 2014 ingresaron nuevas entidades a ser parte de los programas ofertados como la universidad Antonio Nariño y la Asociación de Profesionales del Instituto Quimbaya, las cuales cambiaron los roles de operatividad del contrato. 

“Para el primer semestre de 2015 se inscribieron 17 alumnos a los programas educativos y para el segundo semestre, 22, siendo estos no aprobados, ya que según la Contraloría, no existía un convenio entre la Uniquindío y el ministerio de Educación, lo que llevó a la decadencia del programa educativo”. 

El subsecretario contó que en 2016 la universidad dotó una sala de cómputo en el Ceres, que funcionaba en el Instituto Quimbaya. “En ese año se realizó una difusión masiva para ofertar programas, la cual contó con 300 personas inscritas, pero en ese momento se dejó entre ver que no había apertura por parte de la universidad. Para ese mismo tiempo, solo tres estudiantes, de 15, se pudieron graduar del programa de ingeniería de sistemas y para el segundo semestre de 2016 solo un estudiante pudo obtener el título”. 

Agregó: “He tenido la oportunidad de hablar con algunos estudiantes, quienes me han contado que para poder graduarse deben pagar una suma módica de dinero para sustentar su proyecto de grado, siendo esta una sola oportunidad para tener visto bueno y obtener el título como ingenieros de sistemas”. 

Explicó que en el 2017, la subsecretaría procedió a hacer un acercamiento con la funcionaria jurídica de la alcaldía y la universidad del Quindío, con el fin de buscar viabilidad de continuar con el programa. La respuesta ante esto fue el cierre total del Ceres. 

“Este año, el comité realizó una reunión a la cual no asistió el señor gobernador y no se generó ningún compromiso. Lo único que sucedió fue el cierre total del centro. A hoy, ya la universidad recogió todos los equipos de cómputo y demás elementos que permitían realizar las clases en cada uno de los programas”. 
 

Concejo propone llevar la situación a la asamblea 

Tras escuchar la exposición del funcionario de la alcaldía, los concejales se mostraron preocupados por el futuro educativo de los jóvenes de Quimbaya, ya que, según lo expresaron, muchos de ellos viven en zonas rurales y su transporte hasta Armenia les impide terminar la educación. 

“Con el cierre del Ceres tendrían que culminar sus carreras en las sedes principales de las universidades que ofrecían sus programas en el municipio, y se les dificulta tener el dinero para pagar sus pasajes hasta la capital quindiana”, manifestaron los corporados. 

El concejo municipal propuso llevar la situación hasta la asamblea departamental y que sea esta la que cite al secretario de Educación del Quindío para que rinda un informe sobre el tema. 

Además, resaltaron el esfuerzo de la alcaldía por buscar nuevas alternativas para los estudiantes del municipio, ya que se conoció que se están buscando nuevos procesos con la universidad del Quindío para abarcar una nueva modalidad y traer programas a jóvenes de 10 y 11 de bachillerato, que les permita comenzar sus estudios superiores.


El Instituto Quimbaya servía de sede para los estudiantes del Ceres. 


Tatiana Palacio Mejía
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net