Miércoles, 20 Jun,2018

Publireportaje / DIC 12 2017 / Hace 6 Meses

Túnel de los sentidos, un encuentro con la naturaleza

A través de un recorrido de 1.300 metros, la comunidad disfrutará del bienestar en la mente, cuerpo y espíritu. 

El Túnel de los sentidos es una experiencia única en el Quindío, está ubicado en hotel Karlaká, donde es posible relajarse y desconectarse del afán de la cotidianidad.

La idea surgió hace 16 meses, de la familia Marín. “Se busca ofrecer bienestar en la mente, cuerpo y espíritu, un alimento para el alma”.

El túnel tiene 300 metros y un sendero con 1.000 metros de zona verde que brinda la tranquilidad y la oportunidad de relajarse con el sonido de las aves y el agua.

El espacio está abierto para personas de cualquier edad, quienes estén alojadas en el hotel o los que solo deseen entrar al túnel.
 

Muy atractivo

El servicio es novedoso para los turistas y su construcción se alimentó de las experiencias que Marín tuvo en Costa Rica aprendiendo de los temas relacionados con la naturaleza, ahora anhela que las personas que lleguen estresadas, salgan tranquilas. 

Además se espera que ciudadanos de cada rincón del país y del mundo entero lo conozcan y se beneficien de él.
 

El recorrido 

Antes de entrar al túnel hay una primera estación para recorrerla en silencio. Se trata de un tramo lleno de hojarasca para disfrutar del sonido que se produce al pisarla, luego los visitantes llegan a la representación de un pueblito donde pueden capturar algunas imágenes para el recuerdo.

Al lado se encontrarán las gallinas, el chivo y Gomelo, el toro que tiene 1.080 kilos y que está dispuesto a tomarse fotos, también la vaca Lolita y su hija Antonela, a quienes pueden alimentar.

Luego llega El fin del afán, otro espacio que está acompañado por el sonido del agua y los pájaros que invitan a la reflexología. 

En la mitad del camino hay una pequeña cascada que transmite descanso y un caminito de piedras para cruzarlo descalzo y aprovechar los beneficios que produce la reflexología. 

También hay unas camas especiales y un iglú para dedicar un tiempo a la meditación y al final hay un bello jardín zen


Redacción
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net