Lunes, 16 Sep,2019
Especiales / AGO 31 2019 / hace 2 semanas

Un espacio exclusivo para hombres

Las barberías estaban en vía de extinción, dando la sensación de ser un segundo capítulo de la peluquería. Sin embargo, la tradición revivió y hoy en día estos puntos dedicados a los hombres son tendencia

Un espacio exclusivo para hombres

Las barberías adquirieron protagonismo con la moda retro y hoy por hoy, el encanto de lo clásico se combina con tecnología y servicios nuevos, donde los hombres encuentran spa, modernos cortes, retoque de barbas, mascarillas, tratamientos de relajación facial y capilar, masajes, entre otras bondades que ya se han incorporado a muchos salones de barbería, como asesorías en imagen masculina, ayudando a los clientes a encontrar su propio estilo, tanto en corte como en barba, mientras disfrutan de un momento agradable en  muebles al mejor estilo de los años 20, la mejor ambientación con un aire contemporáneo que mezcla las características de una barbería clásica. 


Las barberías se han convertido en nuevos núcleos del boom de la moda. Cada vez es más común encontrar sitios que parecían haber desaparecido pero que, al contrario, volvieron con la fuerza necesaria para quedarse. Estos particulares espacios son conocidos como 'barber shop', 'barberías boutiques',  'gentlemen’s club' y cada día se expanden.

Actualmente gozan de popularidad a través de plataformas, redes sociales, marcas específicas, ferias profesionales, concursos, pasarelas y eventos, porque se han transformado para el público de hoy. 


Resurgió el interés masivo por el cuidado de las barbas, uno de los giros más modernos en la industria de la moda y la belleza, y es que para los hombres, uno de los mayores placeres de acudir a una barbería es recibir una afeitada con grandes dosis de comodidad, con las mejores técnicas, con atención personalizada y productos de excelente calidad. 

 

La historia cuenta... 

Los orígenes de los ‘barber shops’ se remontan al antiguo Egipto, 3500 a. C. donde se han encontrado restos de las primeras maquinas de afeitar. Tanto en la cultura egipcia, como la romana o la griega, los barberos poseían un gran peso en la sociedad, realizando en algunas culturas, desde ceremonias religiosas como bautismos hasta exorcismos para ahuyentar malos espíritus, ya que era común en algunas tribus la creencia de que los espíritus malignos podían utilizar el cabello como pasarela para introducirse en el cuerpo de las personas.  A finales del siglo XIII, en la Edad Media, la profesión era la de cirujano y barbero. 


Los barberos autorizados por el menosprecio de los médicos para las bajas operaciones quirúrgicas, invadieron cada vez más el dominio de la cirugía. Por eso los barberos de aquellos tiempos fueron desde muy temprano una importante corporación que se encargaban de cortar el cabello con navajas de todos los tamaños, afeitaban y enjuagaban barbas, cortaban las uñas y las verificaban con una especie de pequeños cuchillos de una forma particular, pero además, extraían muelas, aliviaban algunas molestias corporales y dolores de cabeza cortando un trozo de cráneo, porque creían que esa técnica mejoraba la presión sobre el cerebro, y de paso curaba la locura, vendaban úlceras o eliminaban sangre del cuerpo porque se consideraba una solución para devolver la salud al paciente que recobraba el equilibrio realizando el procedimiento con métodos muy precarios que se conocían como sangría.  Sin embargo, existían algunos cirujanos con estudios más técnicos y profundos pero era costoso acceder a ellos. 
Fue entonces hasta finales del siglo XIX, en la mayoría de ciudades, la presión de los cirujanos consiguió que los barberos lograran por separado un gremio independiente

 

Barras blancas, azules y rojas

Este símbolo surgió precisamente, cuando cirujanos y barberos eran una misma profesión y el cilindro era el anuncio que identificaba dónde se realizaban estos servicios médicos y estéticos. Luego de atender a los clientes, colgaban vendas manchadas de sangre a secar en postes, que con el viento, se enrollaban. Al pasar el tiempo, las personas empezaron a asociar la imagen con este oficio.  Luego se incorporaron las bandas azules, a causa de la influencia de la bandera de Estados Unidos. A pesar de ello conservaron el famoso poste que hoy en día seguimos viendo en muchas barberías y algunas peluquerías que siguen rescatando la icónica insignia.  
 

Servicios

Los hombres cuidan su imagen como su carta de presentación, por lo que procuran estar al día, mantener una barba impecable y prolija, un bigote bien definido y un cutis hidratado, y es en estos sitwios donde lo pueden lograr en manos de los mejores expertos.
A esto, se puede sumar el arreglo de uñas y los tratamientos para coloración e hidratación de cabello, donde encuentran un trato personalizado que les ofrece una experiencia de relajación y a la vez de socialización.
Ya no se trata de un simple corte, sino de una renovada forma de identidad que es el boom de la estética masculina. 

Estas empresa crecen aceleradamente, adaptando sus negocios a las necesidades, cada vez más exigentes de los clientes, creciendo en servicios, productos, número de empleados, y en algunos casos en número de salones. 
Además, sus líneas de cuidado masculino, muchas veces desarrolladas por profesionales reconocidos del sector, han trascendido y han fusionado conceptos de cosmética y medicina, dando como resultado un concepto exclusivo con productos multifunción. 

 

Lorena Zapata López
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net