Miércoles, 26 Jun,2019
Turismo / AGO 14 2013 / hace 5 años

Una mirada desde adentro del Jardín Botánico del Quindío

El orden y la belleza son algunas de las razones que cautivan del recinto natural. Un lugar que transforma seres y sus formas de ver la vida.
Una mirada desde adentro del Jardín Botánico del Quindío

El recorrido continúa hacía el observatorio de aves, un recinto donde el silencio se apodera del espacio y todas las miradas se concentran para observar numerosas aves de colores, tamaños, formas, cantos y vuelos diferentes, que le dan vida a un cuadro

Un lugar bello, preservado con esmero para el disfrute de propios y visitantes, es la reserva natural que ostenta con orgullo nuestro departamento: el Jardín Botánico del Quindío & Jardín de las Mariposas.

Ubicada en el municipio de Calarcá, la zona de 15 hectáreas es un santuario para especies animales y vegetales que pasan sus días bajo la permanente atención de los trabajadores del lugar y la mirada curiosa y extasiada de quienes lo visitan.

Los protagonistas del jardín son aves exóticas como azulejos, carpinteros, barranqueros, búhos de anteojos; mamíferos como monos perezosos, guatines y ardillas; diversidad de especies vegetales carnívoras, heliconias, hierbas y arbustos además de plantas que alcanzan un crecimiento de hasta 12 metros de altura, al mejor estilo de los cuentos de hadas.

Colombia es considerado el país del mundo más rico en heliconias, señaló el licenciado en biología y guía ecoturístico Joseph Tapiero Granda. 60 especies de esta particular planta de tipo pendular, erecta y reptans, residen en el jardín que además cuenta con colecciones entre las que se destacan 170 especies de palmas, más de 600 especies de plantas, entre ellas, una muestra ex situ, propias de otros lugares de Colombia.

La invitación a visitar el lugar, del que según Tapiero Granda, los asistentes salen renovados, va dirigida especialmente a los habitantes de la región con el fin de que conozcan su entorno a profundidad antes de pensar en atravesar fronteras. “La idea es que las personas que asistan a este lugar se vayan enamoradas de la naturaleza y vean su desarrollo personal desde otro punto de vista, más armonioso, no tan conflictivo, con el mismo equilibrio que rige la tierra. Muchas personas de otros lugares del país y el mundo vienen estresados por la rutina y cuando entran acá su visión de la vida se transforma”, manifestó.

El lugar cuenta además con cómodas instalaciones diseñadas para el descanso, cafetería y tienda de recuerdos.


Recorrido
El avistamiento de preciosas aves como el colibrí es el inicio del mágico recorrido que dura dos horas aproximadamente.
La expedición comienza entre palmas y guaduales, por medio de un caminito perfectamente acondicionado para el paso seguro de los visitantes. En medio del viaje, surge un mapa cartográfico tallado con la técnica del barranquismo —inspirado en la obra de Efrén Fernández, pionero en este arte— que hace alusión a las imponentes montañas del Quindío y a los ríos circundantes.

De improviso, un laberinto aparece. La entrada a este sugiere la introspección del individuo mientras recorre el paraje, reflexionando, meditando sobre cómo hallar la salida de sus propios problemas y del laberinto.

El recorrido continúa hacía el observatorio de aves, un recinto donde el silencio se apodera del espacio y todas las miradas se concentran para observar, a través de un vidrio, numerosas aves de colores, tamaños, formas, cantos y vuelos diferentes, que le dan vida a un cuadro que constantemente se transforma.

Con una sensación de paz y quietud, los turistas salen del lugar para seguir el camino que los llevará al Museo del Túnel de La Línea, donado por el Invías al Jardín Botánico, una réplica exacta de la obra de ingeniería más grande del país.


Otros espacios

Museo de geología, insectarium, el mirador de siete pisos, el puente colgante de más de 60 metros de largo y 22 metros de altura y el mariposario, hábitat de una de las colecciones más grandes de esta especie en Colombia y el mundo, son otros lugares que hacen parte de la travesía.


Horario de atención y ubicación

El Jardín Botánico del Quindío se encuentra ubicado sobre la avenida Centenario 15-190, kilómetro 3 vía al Valle, Calarcá-Quindío, Colombia.
El recinto natural, que cuenta con guías especializados permanentes, tiene un horario de atención de lunes a viernes de 8:00 p.m. a 5:00 p.m. y sábados, domingos y festivos de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., en jornada continua.


Tarifas
Adultos: $17.000
Niños de 3 a 12 años: $ 8.000
Adulto mayor: (mayores de 60 años) $ 8.000
Estudiantes: $ 8.000


Descuentos
Adultos mayores que deseen obtener descuento, deberán presentar un documento de identidad que certifique que son mayores de 60 años de edad.
Únicamente los grupos de estudiantes, programados con anticipación, podrán ingresar al lugar y favorecerse con el descuento.
Para más información comuníquese a los teléfonos 3104045223, 7427254.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net