Martes, 20 Nov,2018

La Salida / ABR 04 2017 / Hace 6 Meses

Verónica Jaramillo Rodríguez, la escritora quindiana de 15 años

La joven ocupó los puestos de privilegio como un premio a su pasión por la lectura, algo que afirma haber heredado de su abuela.

Verónica Jaramillo Rodríguez, la escritora quindiana de 15 años

Verónica Jaramillo Rodríguez, con 15 años de edad se proyecta como escritora.

Verónica Jaramillo Rodríguez, es estudiante de 11 grado de la institución educativa Santa Teresita de La Tebaida. Con apenas 15 años de edad, fue la ganadora por el Quindío del concurso de ministerio de Cultura ‘Leer es mi cuento’, pero además una de las cinco mejores en la categoría comentarios a nivel nacional.

Verónica ocupó los dos puestos de privilegio como un premio a su pasión por la lectura que según ella es herencia de su abuela Rosa Nelly Macías de Jaramillo, una ejemplar maestra licenciada en educación básica primaria y a quien ella considera un ángel.
 

¿En ‘Leer es mi cuento’ del ministerio de Cultura ganó en las dos categorías?

Sí, en una que era por departamento, gané por el Quindío y en la otra, los mejores cinco comentarios a nivel nacional.

¿Con qué libro ganó?

Gané con el libro Un poco triste pero más felices que los demás de Rafael Chaparro. Lo que hice fue no tanto una crítica sino una reseña, cómo veo la obra desde mi perspectiva, en qué me ayudó, que sentí, qué pude ver desde las emociones que me provocó, cómo pude darle otra visión al mundo.

¿Qué es lo que más lee?

La herencia que me dejó mi abuela de varios libros porque gracias a ella yo soy lectora, pero de libros históricos y novelas, también me gustan los de misterios. Puede sonar un poco raro pero me gustan los libros con finales abiertos. Me gusta la historia novelada por todos los libros de mi abuela, aprendo mucho de ellos. No es solo ver el libro por el género sino por lo que este le pueda a uno enseñar.

¿Quién era su abuela?

Tengo una visión muy amplia de lo que es el mundo, pero creo que la única palabra con la que podía describir a mi abuela, sería un ángel que me dejó el mayor milagro de todos, el del conocimiento, me dejó una biblioteca que podría disfrutar durante toda mi vida y es una persona que la veo en todos los libros que leo, en los nuevos conocimientos que adquiero, esa era mi abuela.

¿Por qué ese ángel le dejó tantos libros?

Yo creo que la explicación más lógica es porque fui la última nieta mujer y siempre estuvimos muy unidas, sobre todo porque mi papá también es muy lector, mi mamá igual, entonces claro yo ya venía con ese principio de la lectura y siempre fui la nieta predilecta de ella, de vamos a leer. Formamos una conexión por medio de los libros, y la herencia de ella, siempre me dijo, cuando fallezca estos libros son tuyos.

¿A qué se dedicaba su abuela?

Profesora, se dedicaba a alfabetizar a adultos mayores, fue maestra de primaria.

¿Qué aspiraciones tiene?

Ya estoy en 11, falta poco para las pruebas Saber, a corto plazo quiero hacer la licenciatura en español y literatura después. A largo plazo, me gusta la docencia, sin embargo el ser escritora está ahí presente, ese sueño que aspiro poder cumplir.

¿Qué le gustaría escribir?

Intento hacer como una crítica, reseña, no sé si podría decir poesía. Digamos que más bien historias cortas. De cuento no sé mucho porque me cuesta darles final a los textos que escribo, tengo ese problema. Con lo de la reseña pienso que es algo en lo que me va bien escribiendo, algo que hay que seguir cultivando, podría, escribir novelas pero no sé porque nunca he escrito tanto, sería interesante porque le podría dar forma a mis historias y a mis pensamientos.

¿Ha hecho otros escritos?

Sí muchísimos, pero no están a la luz pública por misteriosas razones, sí falta darles fin, ahí están recopilados.

¿Cómo se siente ante sus compañeros?

Es complicado porque todos mis compañeros de clase son diferentes, hay algunos patrones que se repiten entre nosotros porque claro somos de la misma generación, vivimos cosas similares, pero con ellos y con otros he tenido muchos problemas de socialización, me ha costado mucho, no sé si por mis gustos, podría ser, siempre he sido una niña más bien callada, no silenciosa o tímida, pero tenemos gustos distintos, con algunos tengo cosas con las que soy capaz de conectar más en algunos temas, y hay personas especiales en mi vida, mis amigos, mis padres con las que he podido conectarme muchos más.

¿Si a Verónica la invitan a rumbear o a leer un libro cuál escogería?

Depende porque si estamos de goce, de alegría, Navidad, 31 de diciembre, dudo mucho que yo me ponga a leer un libro si todos están en el éxtasis de la emoción. Todo depende de la situación, de como me sienta, es muy relativo.

¿Eso es lo que hace que Verónica sea diferente a todos los jóvenes de su alrededor?

No creo que a todos, es algo que voy a mencionar: a pesar de que muchas personas no ven esto, muchos están estigmatizados por el hecho de que no leen o que les gusta más rumbear que leer, yo he conocido jóvenes en mi colegio y fuera de él que son lectores, hay una contradicción, porque hay dos lados de la moneda, yo no puedo decir que eso es especial o que esté por encima de los otros porque hay gente que es igual o que lee tanto como yo, incluso más, pero estamos invisibilizados por todo lo malo que pasa con los jóvenes, drogas, irresponsabilidad y tapan las cosas buenas, que hay muchos jóvenes lectores que desean salir, ven más allá, que son capaces de analizar situaciones de la vida cotidiana y somos invisibles por lo malo, por lo que no es correcto. Uno hace el bien y lo opacan, por eso considero que estos concursos son importante que los hagan.

¿Por qué cree que los jóvenes nos son amantes a la lectura?

En una investigación que hice con una compañera, la verdad vimos varias razones. Lo que recuerdo era por el tiempo, muchos justificaban este factor, otros que no sentían interés o que tenían otras cosas por las cuales preocuparse.

¿Qué consejo tiene para los jóvenes?

Que la lectura es una forma de entender el mundo en que vivimos y que muchos de los problemas y del por qué pasan no lo entendemos porque no leemos. Uno puede comprender el mundo a través de la lectura, es una herramienta además gratuita, está en todas partes, tenemos que aprender a leer, comprender, ver las diferentes perspectivas, ver las cosas desde un punto de vista global, cuando leemos somos ciudadanos del mundo, podemos estar en cualquier lado sin movernos siquiera, es una actividad maravillosa.


Redacción
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net