Martes, 18 Sep,2018

Curiosidades / FEB 14 2018 / Hace 7 Meses

Y si no hay amor que celebrar, ¿el dinero puede hacerte feliz? Sí, pero...

Según una investigación de la universidad de Purdue, EE.UU., hay un momento en el que el dinero deja de hacerte feliz, y esa cantidad varía en todo el mundo.

Y si no hay amor que celebrar, ¿el dinero puede hacerte feliz? Sí, pero...

/ Pixabay

“El dinero no da la felicidad, pero prefiero llorar en un Ferrari”. Si fue Einstein o Marie Curie quien dijo esta frase es lo de menos: a todos nos ha llegado algún meme con un mensaje parecido. Tener solvencia económica no es ser feliz, pero sí que abona el terreno para, al menos, poder tomar decisiones libres y tener una vida más plena. Aunque cuidado con esto: tener llenos los bolsillos solo aumenta tu bienestar hasta un punto. Según una investigación de la universidad de Purdue, EE.UU., hay un momento en el que el dinero deja de hacerte feliz, y esa cantidad varía en todo el mundo.

El bienestar emocional se corresponde con las emociones cotidianas, como las de sentirse contento, emocionado, triste o enfadado. El bienestar material, la satisfacción real con la vida, es una evaluación general de la autoconsideración y es probable que esté más influenciada por metas más altas y comparaciones con otros, explica el estudio publicado en Nature Human Behavior.

De archivo: Hay que manejar el dinero y no dejarse manejar por este

"Se ha debatido en qué punto el dinero ya no cambia el nivel de bienestar. Descubrimos que el punto de ingreso ideal es de 95.000 dólares (aproximadamente 217 millones de pesos colombianos) anuales para el bienestar material y de 60.000 a 75.000 (aproximadamente entre 171 millones y 214 millones de pesos colombianos) para el bienestar emocional. Esta cantidad se cuenta por individuo y probablemente sea más alta para las familias", explica el autor principal, Andrew T. Jebb, del Departamento de Ciencias Psicológicas de la universidad. La investigación se basa en datos de Gallup World Poll, una muestra de encuesta representativa de más de 1,7 millones de personas de 164 países, y las estimaciones se calcularon en función del poder adquisitivo y las preguntas relacionadas con la satisfacción y el bienestar de la vida

Claro que esto no funciona igual para todo el mundo. Existen variaciones sustanciales en las diferentes regiones “lo que podría deberse a que las evaluaciones tienden a estar más influenciadas por los estándares con los que las personas se comparan con otras personas". El estudio también encontró que una vez que se alcanzaba el umbral, los aumentos adicionales en los ingresos tendían a asociarse con una menor satisfacción con la vida y un menor nivel de bienestar. Según los autores, esto podría deberse a que, una vez que se ha alcanzado el punto óptimo de las necesidades, las personas pueden verse impulsadas por deseos tales como buscar ganancias más materiales y participar en comparaciones sociales, lo que, irónicamente, podría reducir el bienestar.

"La pequeña disminución pone el nivel de bienestar más cerca de las personas que obtienen ingresos ligeramente inferiores, tal vez debido a los costos que conllevan los ingresos más altos. Estos hallazgos se refieren a un tema más amplio de dinero y felicidad en todas las culturas, parte de lo que realmente nos hace felices, y estamos aprendiendo más sobre los límites del dinero", concluye el equipo.


Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net