Martes, 20 Ago,2019
Opinión / MAR 16 2019

Amar la vida

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“¿Amas la vida? Pues no desperdicies el tiempo, porque es la sustancia de la que está hecha”, Benjamín Franklin.

Sabia reflexión que nos lleva a pensar y analizar esa parte tan importante de la existencia: El tiempo. Cuántas veces lo dejamos pasar, sin hacer nada que valga la pena para nuestro diario vivir o lo que es peor: lo utilizamos en acciones poco importantes, pudiendo realizar cosas realmente buenas, edificantes, portadoras de felicidad, de gratitud, esperanza, progreso y de fe. No desperdiciemos pues el tiempo, ya que sin darnos cuenta muchas veces, lo dejamos pasar, transcurrir, sin utilizarlo en realizaciones ejemplares, como serían: El servir a los demás de alguna manera edificante, con nuestro ejemplo, con buenos consejos, palabras de estímulo, de aliento, regalando una sonrisa, un abrazo, un Dios te bendiga y tantas otras expresiones que levantan el ánimo a muchísimos seres y que les significan esperanza, apoyo; que les sana de una depresión, que les inunda el alma de alegría, de entusiasmo, de deseos de vivir. Y como estamos hablando de no desperdiciar el tiempo, quienes viven criticando, hablando mal de los demás, sembrando el odio, el rencor, haciendo daño con palabras insultantes, fuera de tono; con sus críticas, juicios erróneos y dañinos, están malgastando un tiempo hermoso, irrepetible, que se va y que nunca vuelve; en lugar de utilizarlo en todo lo bueno: Amando y disfrutando el trabajo de oficina, los estudios de colegio, de universidad, las labores hogareñas, la vida de familia, con el esposo, la esposa, los padres, los hijos, los nietos. Miremos las diferentes formas de amar la vida y una de ellas, la más importante: Sin desperdiciar el tiempo; saberlo utilizar, saberlo vivir bien; no dejarlo pasar sin pena ni gloria. Decirles a los jóvenes que apenas están iniciando su vida, que tienen grandes sueños, proyectos llenos de entusiasmo, de querer salir adelante, de triunfar; que lo cuiden, que lo valoren, lo utilicen y lo vivan como debe ser, para así, llegar a la realización de sus sueños, a la culminación de sus expectativas de vida. Los adultos mayores, esos sí que tienen motivos para amar la vida; la han vivido algunos a su manera, de acuerdo con sus aptitudes y actitudes, rememorando sus años de juventud, sus realizaciones, el cumplimiento de su misión y disfrutando algunos de ellos, no todos lamentablemente, ese amor de sus seres queridos y ellos sí que pueden hacer un balance de cómo fue que utilizaron su tiempo; si lograron hacerlo sin desperdiciarlo y poder así, amar su vida plenamente, sin remordimientos, sin arrepentimientos, con la satisfacción del deber cumplido. 

“La vida es el mayor regalo de nuestra existencia, solo hay que saber aprovechar cada segundo que de ella se escurre como agua en nuestros dedos”. Anónimo.

[email protected] 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net