Martes, 15 Oct,2019
Opinión / AGO 25 2019

Utilitarismo y justicia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La idea de justicia y la concepción de la injusticia constituyen un problema central del utilitarismo de John Stuart Mill en cuanto afirma que el principio de utilidad, o del bien común, es guía moral de cualquier acción que procure el bienestar general de la sociedad.

La propuesta de Mill como intento de conciliar la justicia y el principio de utilidad genera controversia por sus múltiples aplicaciones, y el desarrollo progresivo de la idea de justicia, más cuando todavía coexiste una pluralidad de concepciones de la relación entre lo moral y lo justo, y preguntas como cuáles son los postulados actuales de una justicia que tendría que justificar o cuestionar formas modernas de esclavitud, los derechos sexuales, lo justo del salario, las reformas sociales sobre la distribución de la riqueza, la tierra y la propiedad, la utilidad del derecho y del castigo, la prisión perpetua, la sanción penal. Una justicia que supone el abandono de la igualdad de código por la búsqueda de una igualdad concreta. De ahí su preocupación profunda sobre el fundamento de la moral, las consecuencias de los actos y el sentimiento de lo que es debido.

Bien dice que “la justicia es exigencia social absoluta e imperativa que debería justificar las motivaciones dirigidas al bien común que se constituye en el argumento con excesiva frecuencia en el debate público. El utilitarismo fundamentado en la utilidad lo tiene como principio del orden social la justicia.” 

Entonces, el utilitarismo de Mill empieza por analizar qué distingue la justicia de la injusticia. Algunos consideran que es injusto privar a alguien de su libertad personal o de algo que le pertenezca legalmente, que es injusto violar los derechos de cualquiera. Unos sostienen que es necesario, así sean leyes buenas o malas, conservar el sentimiento de sumisión a la ley. Otros sostienen lo contrario: que se puede desobedecer la ley que fuera juzgada como no conveniente al interés común. Se considera justo que cada persona reciba según su mérito, es injusto que reciba un bien o sufra un mal que no merece, una persona merece el bien si actúa bien, el castigo si actúa mal, según el principio del bien general. Es injusto violar un compromiso o decepcionar las expectativas por promesas incumplidas. Es correcto que la justicia sea imparcial, e injusta su parcialidad al actuar según preferencias y favoritismos. La imparcialidad es obligación moral al que ejecuta justicia y que debería rechazar peticiones indebidas que provocan una conducta en contra del bien social y del interés general.

El debate sobre la idea de justicia perdura y cuestiona teorías provenientes de una idea de justicia acomodada al interés particular. La utilidad del bienestar constituye el elemento obligatorio y fundamento de la moralidad racional que parte de lo concreto.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net