Miércoles, 14 Nov,2018

Opinión / NOV 08 2018

A la inmensa minoría

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La dedicatoria de Juan Ramón Jiménez se daba en España en momentos históricos en que las masas en estampida, a medida que daban rienda suelta a sus desmanes, reclamaban su supuesto derecho a destruir desenfrenadamente lo que consideraban el orden burgués o las razas inferiores. Los desmanes que se cometieron en la Unión Soviética llegaron a extremos de inconcebible barbarie contra iglesias, obras de arte, un gran patrimonio histórico, en una orgía que el mismo Lenin tuvo que detener. Durante la Guerra Civil española estas chusmas se dedicaron al pillaje, al asesinato de quienes consideraban sus enemigos, cerca de 11.000 personas fueron fusiladas por las llamadas Checas en Madrid. Lo que vino a recordar Juan Ramón es que la poesía es un acto de afirmación cuando la montonera atentaba en Europa contra la libertad de pensar.

Naturalmente a los defensores de esas hordas la dedicatoria de Juan Ramón les pareció ofensiva. Pero la aparición del individuo constituye la gran conquista de lo humano frente a la irracionalidad de las ideologías políticas convertidas en profecías banales por demagogos de ocasión. Ya en esos momentos aparecía el texto premonitorio de Ortega y Gasset “La rebelión de las masas” que hoy mantiene aún su magisterio en el pensamiento mundial. También la luminosa lucidez de Elías Canetti nos aclaró en ese texto decisivo “Masa y poder” lo que significa dejar de ser un individuo para ser devorado por el magma de las masas. La traición de muchos intelectuales a la defensa de las libertades fue lo que condujo a la catástrofe de la civilización. Fue el exilio, la muerte, la tortura de los espíritus libres que no claudicaron ante la fuerza bruta revestida de nacionalismos. Lo peor para ese ser masificado no es sólo perder su libertad sino el aflorar en él de un sórdido resentimiento una vez que comprueba que carece de inteligencia y sensibilidad y se refugia en el ejercicio de su oscura capacidad de revancha. La imposición del terror permite que la delación, la traición contra los colegas, los amigos, se disimule como una justificación política.

Acabo de leer emocionado que el gran poeta venezolano Rafael Cadenas ha recibido en España el premio Reina Sofía, la mayor distinción que en lengua castellana se otorga a una obra poética. Cadenas cada semana en distintos barrios de Caracas ha leído un poema como afirmación de la resistencia de la poesía contra la opresión. Puede detectarse en la poesía de Cadenas cierto escepticismo propio de la feroz lucidez de su mirada interior, pero su poesía cargada de ironía certifica que la fuente de todas los escepticismos es precisamente la palabra con que todo pueblo ofendido responde a sus tiranos, con que a través de las solas armas de la inteligencia logra burlar el cerco de los censores. Con su familia Cadena apenas sobrevive con su exiguo sueldo pero nunca se ha doblegado ante el sátrapa.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net