Martes, 25 Sep,2018

Opinión / JUL 11 2018

Adelante, presidente Duque

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Qué esperar de un gobierno serio, responsable, eficaz, como seguramente será el recién elegido por los colombianos, por estos días en trance de empalme con el fiasco Santos? Nada diferente al cumplimiento de sus promesas de campaña. No deberían sorprender decisiones y acciones previamente anunciadas como bandera electoral, tomadas por el presidente electo y sus mayorías en el Congreso, para corregir el rumbo suicida del país durante ocho años de desgobierno, corrupción, caos generalizado, y entrega de la institucionalidad a la delincuencia. ¿Se explican, se justifican, los llamados a la protesta, a la ya frustrada ‘movilización’, contra decisiones tomadas en franca lid democrática por la inobjetable mayoría de votantes? Solo desde la óptica de los malos perdedores, de los falsos demócratas, quienes pretenden alojarse en la conciencia nacional como censores obsesivos, como obtusos y recalcitrantes ‘contra Uribe’, sin credenciales diferentes a sus propios fracasos como administradores públicos. Olvidan ellos, por ejemplo, el rechazo mayoritario a las componendas Farc-Santos desde la consulta plebiscitaria, reafirmado ahora mediante la adhesión al propósito del nuevo mandatario de revisar aspectos puntuales de los pactos, llamando a la ‘defensa’ de lo acordado, de espaldas al querer nacional.

Conocidas las tácticas orbitales de la izquierda radical y los antecedentes de la zurda criolla, eran previsibles las sucesivas y hasta ahora malogradas convocatorias al hostigamiento contra un gobierno aún sin posesión. El propósito, a todas luces, es restarle márgenes y plazos de maniobra a la administración entrante; conservar la beligerancia, el tono de amenazante confrontación exhibido en debates y entrevistas con medios de información y periodistas proclives a su discurso. Es la manera elegida, desde su cortedad conceptual, para intentar conservar audiencia, para llenar titulares. No se le pidan a la zurda de alharaca, ideas o posturas constructivas, no se esperen de sus líderes actitudes conciliatorias, de sincero apego a los principios democráticos. Lo deben saber muy bien el presidente Duque y su equipo; como igual sabrán que la única defensa contra maquinaciones politiqueras de la oposición, es claridad, firmeza, y decisión en los actos de gobierno. La adhesión de nuevos entusiasmos a la mayoritaria base social que lo eligió para dirigir los destinos del país, ocurrirá sin duda tan pronto se perciba su liderazgo en los temas álgidos de la agenda nacional.

Que sigan masticando amarguras, frustraciones, rencores; que continúen empleando sus magros recursos intelectivos en la imposible pelea contra el monstruo político que los desvela, que los supera y derrota en todos los campos. En contra de Uribe, podrán maquinar, urdir, tramar; pero intentar borrarlo de la faz política de Colombia, desconocer el caudal popular que lo acompaña y respalda, por casi dos décadas, ah difícil les queda. Mientras tanto, Colombia avanzará en prosperidad, en productividad económica y social, en vigencia de la ley y la autoridad, dejando atrás ocho años perdidos, ocho años para el olvido. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net