Miércoles, 19 Jun,2019
Opinión / MAR 20 2019

¡Basta de exponer al pueblo!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Las personas deben entender lo indignante del engaño y la burla de algunos señores, que con el argumento de luchar por una revolución que lleve al pueblo ‘a un mundo mejor’, le apostaron a robar, asesinar, violar física y moralmente a sus compatriotas y además, como para ellos el fin justifica los medios, volver un fiasco al ambiente intentando ‘empobrecer’ al Estado —que somos todos los colombianos— volando oleoductos y gasoductos actuando un crimen imperdonable contra la naturaleza y luego ‘firmando’ su paz con unos compromisos que se volvieron burla.

Y, sí, sin duda es un ‘sapo muy difícil de tragar’, que para negociar su desmovilización se haya entregado tanto, porque se están burlando. Bendito sea el Señor Dios porque ha habido una reducción importante en muertes y otras desgracias, después de que un grupo de delincuentes decidió dejar de hacer tanto daño en el monte obviamente no por amor a la patria, ni convicción: eso no lo conocen, simplemente negociaron la impunidad a los jefes y la afrenta a todo el país al ‘asuncionarlos’ a las curules que claman por ser exorcizadas no solo por la presencia de ellos, también por muchos otros corruptos que ahí están haciéndole el más flaco favor a Colombia: nadie niega que aunque mal lo llamen ‘paz’, vale la pena que estén ‘desmovilizados’, ¡pues que bueno! —La realidad es que los verdaderos héroes en este caso son los jovencitos, reclutados a la brava, muchos con su infancia y juventud perdidas por culpa de unos ‘jefes’ que definitivamente han demostrado ser delincuentes que le mienten al mundo— la sociopatía rampante deseando pasar por encima de la patria escudándose en unos líderes que tienen desdibujada la nobleza de la filosofía de la izquierda, que en buenas manos gozaría de mucha profundidad: pero aquí manoseada por unos jefes que creen que sacando al pueblo a la calle a vociferar y destruir sin saber ni qué ni para qué: eso es un crimen. 

Hace unos días en unas entrevistas a la gente del común, se vio en noticieros y programas de opinión que el 95% de los ciudadanos de a pie no sabe qué es exactamente la JEP, ni mucho menos la importancia de las objeciones del ejecutivo; pero a la hora de salir a gritar o parar a millones de niños en sus escuelas y dejarlos sin clases, sí corren. Que irresponsabilidad.

A la patria hay que servirla con el deseo sincero de hacerle el bien: la minga indígena está protestando por las mentiras que le han dicho en años anteriores, porque es fácil quitárselos de encima prometiendo de todo sabiendo que ‘me voy en un par de años y le dejo la mentira al otro’, y luego vienen los excomandantes guerrilleros (¿?) a pescar en río revuelto y nada más. Que mal espíritu demuestran los que a todo lo que suene a justo lo llaman ‘enemigo de la paz’.


[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net