Lunes, 15 Oct,2018

Coctelera / MAY 16 2018

Coctelera

En esta edición de la coctelera, entérese: La indignación sube entre los ciudadanos de Armenia por la crisis ocasionada a raíz de los casos de corrupción; y la importante labor que tienen en sus manos el expresidente César Gaviria, jefe del partido Liberal, y el gobernador del Quindío, Carlos Eduardo Osorio Buriticá.

Cruzada de indignados

Son ya varios frentes cívicos, ciudadanos, gremiales, periodísticos, académicos y naturalmente políticos los que se han venido pronunciando frente a la crisis que vive el departamento por cuenta del mal de la corrupción. Esas manifestaciones cada una desde su pluriacentualidad tienen valor y sentido en la medida que se conecte con las otras. Es decir, si no hay un diálogo de saberes entre las iniciativas de cambio o restauración, se perderá el esfuerzo en el mar de la insularidad. Tiene que constituirse un frente común real y racional, no desperdigado en emociones que podría causar fatiga en una sociedad donde la confianza es lo primero que debe rescatarse, para luego hablar inteligente y estratégicamente de esperanza. Hay acciones inmediatas, como por ejemplo, la designación de un alcalde, en caso que el tema del titular Carlos Mario Álvarez tome una ruta más demorada para esclarecerse. Y pareciera que ya hay muchos intereses en juego desde sectores hoy comprometidos con las investigaciones en curso. Velar para que esas primeras y eventuales decisiones se parezcan a lo que requiere la ciudad es una tarea y una misión determinante.
 

Presidente Gaviria

Como eco al anterior sorbo y como nunca antes, el papel del expresidente Gaviria hoy presidente del partido Liberal, será clave. Será la oportunidad para que tantos piropos por esta tierra, además vecina de su cuna de nacimiento, se reflejen en la mejor decisión frente a lo que está pasando. No puede ser que la terna que el partido debe presentar ante el gobernador sea un trípode discordante con la coyuntura. No puede ser que se vayan a reciclar nombres que honren a quienes hoy están tras las rejas como si no importara quién debería garantizar que el plan de desarrollo desde lo técnico se cumpla y quién desde lo moral restablezca en primera instancia la confianza en el ejercicio de gobierno. Que esa terna sea cívica y no cínica. Que sea producto de la consulta y petición de las organizaciones gremiales y ciudadanas que están pidiendo oportunidad para ‘salvar’ lo construido y sacar adelante lo que está por reconstruir. No puede ser una terna de lo mismo para caer en lo mismo y reciclar lo mismo.
 

Señor gobernador

Y una vez se constituya una terna cívica, idónea y realmente representativa de la dignidad ciudadana, debe el señor gobernador garantizar la mejor decisión para Armenia y de paso una señal moral y ética para el Quindío. Que tanto silencio sobre tanto que está ocurriendo sea la postura de serenidad estratégica para contribuir con la mejor decisión que requiere la ciudad y que espera la gente, y que por si acaso la terna que presente el presidente Gaviria no corresponde la expectativa ciudadana, que se haga sentir en defensa de los intereses superiores del departamento y en este caso de la capital quindiana. Padre: en sus manos encomendamos nuestro espíritu de confianza en momentos en los cuales equivocarnos de nuevo “No tendría perdón de Dios”.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net