Opinión / Agosto 29 de 2011 / Comentarios

Colegio Comfenalco

Ángela María Alzate Manjarrés


Lo bueno es para reconocerlo, evidenciarlo y exaltarlo.
La Caja de Compensación Familiar Comfenalco Quindío se ha convertido en actor fundamental del desarrollo social y humano a nivel departamental.
Brinda excelentes servicios de turismo, recreación, deporte y capacitación; apoya a las personas con subsidio al desempleo y otras contribuciones sociales; y ha incidido de manera positiva en el acceso a la vivienda de la población trabajadora.
A nivel cultural, es un gran gestor, ofrece al público local excelentes eventos de manera constante y en el plano educativo, cuenta con uno de los mejores colegios privados de la ciudad.

Hace 15 años, gracias a la visión de Jorge Vergara Guzmán, quien entonces oficiaba como director administrativo y de su equipo directivo, Comfenalco emprendió la ambiciosa labor de fundar un colegio para atender a la comunidad en general y a los hijos de sus afiliados en particular.

Lo que en algún momento tuvo forma de utopía, hoy se traduce en una magnífica realidad.
Con unas maravillosas instalaciones campestres, un enfoque pedagógico interesante y de probada eficacia, un grupo de maestros capacitado y modalidades en media técnica con pertinencia y relevancia, el colegio Comfenalco arriba a su aniversario número 15.

¡Qué mejor aporte al desarrollo de una sociedad que una institución educativa! ¡Qué mejor manera de contribuir al desarrollo de personas integrales —que tanto necesitamos en el Quindío— y emprendedoras! ¡Qué excelente proyecto para encender una luz en medio de las tinieblas que nos rodean —desempleo, suicidio, corrupción, violencia, pobreza, maltrato, drogadicción—!

Es motivo de orgullo para los afiliados a la Caja de Compensación y para todos los quindianos la existencia del Colegio Comfenalco, que ofrece a sus estudiantes todos los grados —desde transición hasta once—; énfasis en el manejo del idioma inglés; media técnica en sistemas, gestión empresarial, turismo y medio ambiente, educación física y recreación; laboratorio empresarial; proyectos para consolidar competencias emprendedoras; prácticas sociales y una pléyade de opciones para lograr aprendizajes significativos y desarrollar habilidades necesarias para la vida y el trabajo, en un contexto de crecientes exigencias en materia de competitividad.

La riqueza humana y el buen nivel pedagógico, se complementan con una genuina preocupación por la construcción de sólidos valores. Con proyectos transversales de gran relevancia, una propuesta de práctica cotidiana de la decencia y sólida formación humana y axiológica, este colegio logra un buen balance entre el ser, el saber, el hacer, el trascender y el emprender, haciendo de sus egresados personas con todas las opciones para el éxito y la realización personal, orientada al mejoramiento colectivo.

Felicitaciones en este aniversario a Julián Salazar Arias, Adriana Echeverry González, Milnert Muñoz Guzmán y a todas las personas que con su humilde e inquebrantable esfuerzo cotidiano, hacen del Colegio Comfenalco una institución educativa de excelencia.

Los mejores augurios por muchas décadas de éxito, formando los seres humanos que la patria reclama y los jóvenes emprendedores que necesita el Quindío.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2014 todos los derechos reservados