Miércoles, 19 Jun,2019
Opinión / MAY 21 2019

Desarrollo y trabajo colectivo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Si queremos generar desarrollo y mejorar la calidad de vida para las personas, debemos aprender a trabajar en colectivo, menos individual y de esa forma potencializar las oportunidades.

Un ejemplo de trabajo colectivo es la iniciativa Ovop Colombia, “Mi pueblo, mi  producto, mi orgullo”, originada en Japón en la prefectura de Oita durante la década de los años 70 donde su gobernador, señor Hiramatsu desarrolló una filosofía de crear, orgullo y amor a la localidad valorando y aprovechando los recursos locales, impulsando iniciativas e identificando los líderes fuertes para generar productos y servicios con valor agregado. Son su esencia el capital humano de una región, sus recursos locales desde lo sociocultural, natural, productivo, hasta sus recursos técnicos como el económico, la comunicación y la infraestructura con resultados exitosos en países como Tailandia, China, Malasia, Bali, Chile, Filipinas, Indonesia y Camboya. En Colombia trabaja desde el 2008 cuando se identificaron iniciativas locales en un proceso apoyado por expertos japoneses de la oficina de Cooperación Jica, en asocio con entidades del gobierno como DNP, Sena, DPS, Mintic, Artesanías de Colombia y gobernaciones. Inicialmente se recibieron más de 200 iniciativas provenientes de 27 de los 32 departamentos y de las cuales se seleccionaron 12, permitiendo procesos de empoderamiento de regiones y desarrollo de productos de alta calidad. Ejemplos de este proceso son el sombrero fino vueltiao —Zenú en Tuchin— Córdoba, la producción de joyas en filigrana y la historia en Mompox-Bolívar, la producción de panela pulverizada en Socorro, Santander; la producción de quesos en Paipa, el parque de la agricultura interactiva en Susa, Cundinamarca; el Festival Camino del Quindío en Filandia-Quindío, Etnoturismo en Tierradentro Inzá-Cauca, la Fiesta del Sol del pueblo indígena Pastos en Nariño, el agroturismo y ecoturismo en Sibundoy, Putumayo; la producción de artesanía de La Chamba en el Guamo, Tolima y por último el turismo astronómico de Villavieja, Huila. En el Quindío se están impulsando nuevas iniciativas: corregimiento La Virginia proceso comunitario en cabeza de Emfoco; Circasia, “Hecho en Circasia” gestionando el consejo municipal de desarrollo local y en Córdoba la cooperativa Territorio nuestro. Otros municipios como Buenavista, Montenegro, La Tebaida y Pijao están trabajando sus comunidades locales.

Trabajar en colectivo, ya sea desde los barrios, veredas o condominios, nos permite construir relaciones y enfrentar problemas como la inseguridad, el desempleo haciendo valer los derechos como ciudadanos. Unidos somos fuertes.

www.humbertoduranvera.org

Eamil: [email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net