Jueves, 23 May,2019
Opinión / FEB 23 2019

El cuarto poder

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Poco después de haberse celebrado el día del Periodista, fecha que sirvió para que los comunicadores se reunieran en torno a un almuerzo, una cena u otro acto social, se justifica recordar que este ejercicio carece de libertad en otras partes del mundo, razón por la cual conviene aclarar hasta qué punto es válido el concepto de ‘cuarto poder’ referido a la prensa.

Así como se dice que no hay justicia cuando esta no se ejerce de la manera adecuada, que hay desgobierno cuando el ejecutivo carece de liderazgo y que hay dictadura cuando se acalla la voz parlamentaria, que supuestamente es la voz del pueblo, también podría decirse que no hay ‘cuarto poder’ cuando los periodistas son acosados, acorralados, amenazados, amordazados, perseguidos y hasta ultimados por ejercer su profesión a través de los distintos medios de comunicación.

Haciendo precisión, ‘cuarto poder’ es la expresión con la cual suele designarse a la prensa, en clara alusión a la influencia que tienen los medios de comunicación entre la sociedad y en la opinión pública, efecto para el cual se coloca el periodismo junto a los tres poderes del Estado: el Ejecutivo, el  Legislativo y el  Judicial.

La expresión ‘cuarto poder’ se hizo popular cuando el escritor, orador y político anglo-irlandés, Edmund Burke la pronunció en la sesión de apertura de la Cámara de los Comunes del Reino Unido en 1787, al decir que había tres poderes en el parlamento, señalando que en la tribuna de prensa se sentaba el ‘cuarto poder’.

Cabe destacar que en ese momento la prensa ocupaba el cuarto espacio de los escaños en el parlamento inglés, al lado de quienes ocupaban los otros tres: los lores espirituales —representantes de la Iglesia—, los lores temporales —la nobleza— y los comunes —los políticos—.

Retomando la reflexión, en tiempos modernos muchos críticos consideran que la prensa no se limita a reflejar la opinión pública, sino que puede generarla, proporcionando la información con que se cuente en determinado momento.

Pero, en realidad, ¿quién encarna ese ‘cuarto poder’?  El único factor material indispensable para la generación de poder es la unión de los integrantes de la comunidad. El aporte de la prensa a ese poder es la información con capacidad para unir, para identificar propósitos comunes, o para estimular acciones conjuntas. 

De esta manera, la prensa no es el ‘cuarto poder’ sino un servicio definitivo a ese ‘cuarto poder’ que está latente en la población. 

Frente a los poderes formales, la población tiene el poder real de la palabra para equilibrarlos. Esa palabra del pueblo, potenciada por los medios de comunicación, es el verdadero ‘cuarto poder’. 

Cuando Esto se entiende, la prensa encuentra su más elevada función de servicio al poder de la población, lejos de adjudicarse un poder que no le es propio.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net