Opinión / Septiembre 13 de 2017 / Comentarios

¡Es lo único que pido!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Jorge Eliécer Orozco Dávila

"¿Será que Sandra Paola y Toto están así de encartados? lo único que pido es que se cuente con claridad en qué se invirtieron 170 mil millones en el Quindío. ¡Por favor!"


Pese al aumento del mal que azota a Colombia desde hace varias décadas, -la corrupción- siguen cayendo delincuentes de cuellos blanco. A pesar de las fallas de la justicia, fiscales y jueces de la república se mantienen en la lucha de probar los delitos para poder condenar a los delincuentes. La tarea no es tan fácil como se cree. Los corruptos se saben blindar. Estos bandidos, cuentan con el apoyo de dignatarios del Estado y con el de siniestros líderes y aspirantes al dominio y control total del país. 

“Ñoños” o senadores, ministros, altos funcionarios y políticos de aparente alcurnia, están privados de libertad y no pocos pasan por procesos judiciales de los que no van a poder salir bien librados; los bandidos de cuello blanco las pagarán, ¿cuándo?, a cada uno le llegará su momento, falta aún por hacer, para recuperar los fueros, la dignidad y el respeto por la justicia colombiana. 

En el Quindío este tema no solo causa confusión, sino desconcierto. El departamento es demasiado pequeño para que se vea afectado por un sistema operativo de empresas del Estado creadas por maquinarias corruptas para disponer a su amaño de los dineros públicos. La EPQ es una entidad oficial muérgano. Inútil, porque de nada le sirve a la sociedad quindiana salvo para derrochar millonarias sumas en burocracia y en otros non santos fines.

Lo que pasa en la EPQ es de tal gravedad, que agrava particular e individualmente las faltas. Hago eso sí la advertencia, de que conozco desde su infancia a James Padilla García, un muchacho halado con el cable de la maldad camino del calvario para hacer de él un victimario obligada a responder cuando todo esté consumado. Más ligero que tarde, todo estará al descubierto; las pruebas de corrupción están en aumento y estoy por creer que es menos el tiempo que falta para que la sociedad llegue a la evidencia.

Fíjense que ha sido muy poco lo que he pedido en esta columna durante los últimos años. Que se dé cuenta minuciosa y detallada de los 170 mil millones de pesos que le llegaron al Quindío entre el 1012 y el 2015. Que muestren las obras y sus costos. Simplemente detalles. Qué tipo de contratos le asignó la gobernación del Quindío en la época mencionada a una empresa de Cartago de nombre C.T. Ingeniería. (A la fecha se sabe que solicitó ley de intervención a la superintendencia de sociedades). Es lo único que pido, -que cuenten todas estas historias. 

Daniel Coronel en la Revista Semana dijo que nadie puede negarle al ex magistrado Bustos (padrino burocrático del ex fiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno) “su presencia protectora a la ex gobernadora del Quindío Sandra Paola Hurtado, y su esposo, César Augusto Pareja, conocido como Toto. A pesar de la existencia de denuncias de irregularidades contractuales y favorecimientos de familiares con recursos públicos, nada les ha sucedido, Bustos los ampara”. Eso es muy grave. Gravísimo. También sobre la situación ha comentado la revista Dinero y el Noticiero de la W con Julio Sánchez Cristo. ¿Será que Sandra Paola y Toto están así de encartados? Lo único que pido, es que nos cuenten la verdad.

Twitter: @jorgelieceroroz

Temas Relacionados: Jorge Eliécer Orozco D.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados