Opinión / Enero 19 de 2016 / Comentarios

Inclusión del PCC en los POT

Magda Inés Montoya

Dentro de los temas cruciales que ocupará a las nuevas administraciones en los próximos tres meses  está la construcción del Plan de Desarrollo que guiará el actuar en lo local y regional.

El instrumento que será la brújula para que los programas de gobierno presentados en campaña, en los que los electores creyeron y que fueron el motivo para acercarse a las urnas con expectativas de cambio y esperanza para un nuevo comienzo del departamento, requiere que se  cumpla a cabalidad.

Vale la pena recordar la imperiosa necesidad que le urge a los cuatro departamentos que integran el Paisaje Cultural Cafetero, PCC, y sus 51 municipios, la revisión de los Planes de Ordenamiento Territorial, POT,  y la articulación del ordenamiento territorial del PCC a sus planes de desarrollo, a su plan de inversiones y al plan plurianual de los mismos.

El futuro del PCC está cimentado en el plan de desarrollo departamental y municipal que se construya para los próximos cuatro años, y en  el POT, los cuales deben ir de la mano uno del otro, alimentándose, y entendiendo que el POT dura tres períodos constitucionales, pudiendo ser revisado de acuerdo con las necesidades existentes, y que el plan de desarrollo tiene como duración  un periodo constitucional.
Es necesario en la construcción de ese plan de desarrollo, partir del plan de desarrollo nacional, revisando  los diferentes  acápites del Conpes en los que se refiere al PCC, conocer el documento  “Visión Colombia 2019”, la legislación vigente del orden nacional, regional y local, los planes de las Corporaciones Autónomas Regionales, los planes de desarrollo metropolitano, las visones, planes y modelos departamentales, y la evaluación y seguimiento del POT, estado de su vigencia, y avances con que se cuenta.

Contextualizarse sobre los grandes retos que implica la inscripción del PCC en la lista de patrimonio mundial, rico en diversidad, pero expuesto a grandes amenazas, concertar para determinar acciones de preservación, poner en diálogo los atributos del PCC elaborados por el ministerio de Cultura y la Federación Nacional de Cafeteros con los POT, lograr la identificación en los municipios de los inmuebles y áreas declaradas patrimonio cultural, y en aquellos en los que se han identificado esos bienes elaborar las normas urbanísticas y recursos  para su protección,  motivarse los alcaldes a realizar el inventario de patrimonio de su municipio, gestionar  programas de recuperación del patrimonio, conservar el patrimonio arqueológico y cultural, promover la economía cafetera, la sostenibilidad ambiental dando respuesta a los grandes retos del cambio climático,  proyectar el turismo como factor adyacente a esta inscripción encaminándose hacia un turismo sostenible, son deberes que corresponden a las administraciones nacionales, regionales a la academia y  al sector privado.

Estos serían, entre otros, los factores y retos preponderantes a la hora de revisarlos, y que la educación sea el hilo conductor para que quienes hacemos parte de esta región que ahora denominamos Paisaje Cultural Cafetero, nos apropiemos, promoviendo su conservación y dejando un legado a las nuevas generaciones como patrimonio natural de todos.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados