Martes, 17 Sep,2019
Opinión / JUN 13 2019

La incierta lucha interna

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se despertó con un sabor agrio, tragó saliva para sanar aquella sensación. Miró el reloj, eran las 5:00 a. m. Son los medicamentos, pensó. Después de lavarse los dientes miró el espejo y observó unos ojos olvidados, dijo: ese no soy yo. ¿Por qué a mí?

La respuesta a esta pregunta le recordó la afición de niño al número 5 y el amor a los colores para pintar personajes de sueños recurrentes. Este número apareció, después de 60 años, como efecto de la memoria que permite reconocer las influencias del pasado sobre el presente. Concluyó que los 5 medicamentos que debía tomar no solo eran causa del infarto, sino también del impacto incontrolado del cerebro sobre su vida. Por ello también se dijo que cada medicamento debía tener su propio color para diferenciarlos. Tomó enalapril de 2.5 mg y la pasó con un trago de agua, recomendado en ayunas. Pastilla blanca, igual que la mayoría de medicamentos. Observó las 5:05 en el reloj y prometió detallar el color de las demás pastillas.

Los ojos del espejo lo invitaron a pensar sobre lo imposible del infarto en una persona sana. Jamás podría pasarte porque te cuidas y eres buena persona. ¿Por qué no se infartan otros descuidados e irresponsables? Eran las 5:06. Recordó el asunto del sistema de activación reticular —SAR— y lo llevó a pensar que algo de cierto tenía para su caso.

El SAR o filtro reticular es una zona del cerebro que regula el estado de vigilia y las oscilaciones diurnas/nocturnas. Por tal filtro vemos las cosas como creemos que son —por ello nuestras voces tienen que ser positivas para convertirlas en potenciales fuerzas del actuar—, según lo afirma la doctora Margarita Pasos con sus conferencias sobre las leyes mentales como etapas hacia el éxito.

Los ojos del espejo lo escrutaban. Pensó que esa era la mirada de sus propios ojos. De las leyes mentales del doctor Brian Tracy, experto en alto desempeño y número uno de entrenamiento en ventas del mundo, le interesaba la primera llamada del control, las otras 6 no, por ahora: Causa y efecto, de la creencia, de las expectativas, de la atracción, de la correspondencia y la equivalencia mental. A las 5:07 leyó al doctor Tracy en una nota pegada sobre la pared: “Con la ley del control te sentirás positivo en la medida que percibas que controlas tu propia vida, mientras que te invadirá una sensación negativa cuando notes que no ejerces aquel control o experimentes que te hayas influido de manera notoria por una persona o fuerza externa”. Era su lucha para ver si ganaba lo positivo sobre lo negativo en su vida después del infarto.

Eran las 5:08 a. m. cuando sintió el agua tibia de la ducha, con un pesimismo incierto, lejos de todo lo que creía pensar, huyendo de sí mismo, deseando nacer de nuevo y anhelando una voz distinta para convertirse en otro, aquel que lo reconociera y pudiera ayudarlo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net