Miércoles, 19 Dic,2018

Opinión / MAR 19 2013

Lo que no tiene nombre

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

  Como una constancia escrita con sangre, Piedad Bonnett deja en este libro (1) todo su dolor y su valentía: “... Ahora, pues, he tratado de darle a tu vida, a tu muerte y a mi pena un sentido.

Otros levantan monumentos, graban lápidas. Yo he vuelto a parirte, con el mismo dolor, para que vivas un poco más, para que no desaparezcas de la memoria.” (pág. 131).

La escritora relata pormenores de la muerte de su hijo Daniel, con el corazón en la mano, con el infinito dolor de madre, provista de su maravillosa pluma pero sacudida por el absurdo y la tragedia.

Daniel va desarrollando su existencia, hijo único varón de la escritora (conocida en la región por su presencia en el encuentro de escritores de Calarcá) en las circunstancias propias de una familia normal, no obstante, se va anidando en el joven pintor y artista, una enfermedad devastadora, la esquizofrenia afectiva, alimentada por paranoia, depresión y las inmensas cargas de estrés que día a día, el ser humano va acumulando en el saldo en rojo de su salud mental.

Ya en su colegio, había plasmado un sentido trágico del mundo, una expresión de su angustia a los 17 años de edad, aún sin estar enfermo: “Nos creamos ideas y mitos para poder esconder esa idea desoladora, esa pregunta sin respuesta, el hecho de que no tenemos un propósito en la vida; por ello nos inventamos las religiones, los seres superiores para poder justificar nuestra existencia. La soledad que nos ataca, nos mata, lleva a la gente a la desesperación, al suicidio.” (pág. 54).
Ese fue el destino que tomó Daniel Segura Bonnett el sábado 14 de mayo de 2011 a la una y diez de la tarde, cuando se lanzó del quinto piso de su apartamento, en el Upper East Side de New York, al final de la 84 entre 2a y 3a.

Daniel hizo el esfuerzo por vivir, luchó por ser alguien, batalló por su formación y por afianzar una vocación decisiva, pero la enfermedad lo agobió: “... cargó durante ocho años con una aterradora enfermedad mental que convirtió sus días en una batalla dolorosa y sin tregua, a la que él le sumó el esfuerzo desmesurado de parecer un ser corriente, sano como cualquiera de nosotros” (pág. 41).

El tema de Daniel registra uno de los graves problemas contemporáneos, el aumento notorio del deterioro de la salud mental y de enfermedades agudas que tienen su origen en el estrés, la angustia, las drogas y el alarmante alcoholismo.
La autoeliminación llega como una solución definitiva para su dolor que ahí concluye, en el mismo instante en el que comienza la tragedia y el dolor para los que quedan.

En esta obra la autora se reviste de infinita resistencia para entregar al gran público un testimonio desgarrador y humano: el drama imposible de contar, de una madre cuando ve morir a su hijo amado en una forma terrible, el desgarrador sentimiento de impotencia cuando desaparece el hijo que da sentido a su vida. Así lo dijo, en bella poesía: "... Mis manos ya no pueden cobijarte./Solo decirte adiós como en los días/ en que al girar, ansioso, tu cabeza,/ mi sonrisa se abría detrás de la ventana/ para encender la tuya. Cuando todo/ era sencillo transcurrir, no herida,/ ni entraña expuesta, ni desgarradura./”. (pág. 105).

Este es un libro corto pero escrito con lágrimas, un testimonio de valor sin límites; Piedad Bonnett hace una obra que estimo de enorme utilidad para los lectores, a padres y educadores, a estudiantes y a las nuevas generaciones de jóvenes con respeto y enseñanza, un libro que me ha estremecido en lo más profundo de mi alma. Recomiendo.
1) Bonnett, Piedad. Lo que no tiene nombre. Alfaguara. Marzo 2013. 131 páginas.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net