Lunes, 15 Oct,2018

Opinión / OCT 11 2018

Los mutantes del paraíso

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En los tiempos del olvido hordas del continente asiático toparon con tierras nuevas y fértiles, en condiciones climáticas favorables, dando paso a una agronomía abundante liberándolos de las estaciones y de la escasez de alimentos. Desarrollaron técnicas agrícolas que les permitió garantizar la subsistencia de sus comunidades.

Estos cultivadores que conservaban toda una tradición alimenticia eran expertos en culinaria y medicina con sus productos básicos como maíz, papa, yuca, frijol y quinua, entre otros.

Pero, un día aciago, sorpresivamente llegaron hordas de cazadores y mediante su astucia, estrategias de guerra y superioridad de armas, les impusieron otra cultura basada en el comercio y una dieta fundamentada en carnes rojas de rebaños en cautiverio.

Diseñaron aldeas funcionales para garantizar la administración de los botines acumulados, imponiéndose el prejuicio de que los invasores pertenecían a una casta privilegiada debiéndose apartar del agro como algo indecente, oficio apto para los ignorantes.

La demanda de invasores cultos creció exponencialmente y brotaron como la hiedra instituciones que les otorgó el título de doctos para que gobernaran los destinos de una naciente y próspera civilización.

No obstante, esos doctores administraron en favor de sus interese olvidando a los aborígenes hasta generar un grado tal de injusticia que vinieron los reclamos y protestas, como respuesta llegó la represión, derivándose en una violencia ciega e incomprensible, una guerra entre guerrillas campesinas y el ejército oficial constituido por hijos de campesinos.

En medio de la confrontación a los invasores les llegó la orden de sus dioses de arrebatar las tierras a los agricultores nativos en pro de la explotación minera. Los campos fueron asolados y las tierras pasaron a unos cuantos propietarios que las vendieron a las compañías extractoras. Es así como las máquinas se atornillaron con sus chimeneas en las tierras fértiles arrasando los bosques. 

A Las ciudades blancas llegaron en multitud como moscas los desplazados instalándose en los límites y transformándose en cordones de miseria dedicados al rebusque. Como los doctores no se preocuparon por cultivar ni preparar los alimentos, sólo administrar y consumir, industrializaron una dieta a base de comida chatarra cuyos empaques coadyuvaron a contaminar el agua y el aire.

Así se creó una sociedad mezclada de cultivados doctos y habitantes de la calle, nadando en basura plástica: plagados de alergias, desarreglos estomacales, un cuerpo minado de cáncer rumbo al VIH-sida.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net