Jueves, 13 Dic,2018

Opinión / MAR 13 2018

Mapa político en el Quindío

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El resultado de las elecciones el domingo anterior, debilitó el matriarcado político que  venían ejerciendo Luz Piedad Valencia Franco y Sandra Paola Hurtado Palacio, quienes lideraban las dos fuerzas electorales más sólidas e influyentes en la región. 

Y aunque ellas seguirán en la dinámica política como protagonistas en los próximos procesos democráticos, avaladas por el liderazgo que cada una posee como un atributo natural, además de una reserva electoral que las mantiene vivas en la arena política; pero gracias a los votos alcanzados ahora son otros los nuevos dominadores en la esfera del poder, por lo que se perfilan nuevas alianzas y surgen los relevos en las fuerzas partidistas, quienes entran pisando fuerte y dejando en claro sus condiciones, a través de unos procesos obvios que los da la misma dinámica de los partidos, entonces la colectividad roja entra a mirar con especial interés a Luciano Grisales, quien con una votación importante repite curul en la Cámara de Representantes y siendo el único congresista por ese partido es de suponer que ejercerá liderazgo en las huestes escarlatas, lo que convierte a sus más cercanos en futuros actores de contiendas políticas y Ánuar Oyola, hará valer sus 25 mil  votos. Atilano Alonso Giraldo, repitente en la Cámara podrá hablar con un tono más sonoro ante la dirección general de Cambio Radical, ante el fracaso de Sandra Paola, por llegar al Congreso colombiano, pues Germán Vargas Lleras, probablemente no va a desconocer la legitimidad del escaño logrado por Atilano, quien  muy seguramente saldará asuntos pendientes y pondrá algunos temas claros. En el caso de Centro Democrático la situación es muy particular, pues de esa  terna Libardo Antonio, Fabio Olmedo y Diego Javier, ninguno es uribista pura sangre, sin embargo Osorio Jiménez, el más nuevo de los tres en la actividad política, fue quien obtuvo su pase al Legislativo, lo que le da el beneplácito para direccionar el CD en el Quindío. Por su parte, el partido Mira incrementó su caudal electoral y con la disciplina que los caracteriza cerraron filas y ungieron a Aydeé Lizarazo Cubillos como  senadora quindiana, librando al departamento de una orfandad de más de ocho años en esa instancia congresional. Entonces, Atilano, Luciano y Diego Javier, se encargarán de rediseñar el nuevo mapa político regional y por la manera en que cada uno de ellos concibe la política y por sus formas de ser y proceder, las alianzas estratégicas en procesos electorales se podrían dar sin mayores dificultades. El Mira en ese sentido es mucho más parco, pero algo puede suceder. Cómo de perdedores y ganadores se trata, queda claro que el alcalde Carlos Mario Álvarez Morales, gana con Luciano y con Bedoya, pues al fin de cuentas esos 7 mil  y algo de votos endosados fueron decisivos para la curul en el Senado del antioqueño. Igual los cercanos al gobernador Carlos Eduardo Osorio, se la jugaron con Diego Javier y ganaron. Taborda y Fabio Olmedo, ante la derrota deben  repensar su papel en la política.       

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net