Martes, 16 Ene,2018

Opinión / DIC 08 2017/ Comentarios

Más que un movimiento político

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

José Jaramillo Mejía

"Ser liberal no es estar matriculado en el partido y votar por sus candidatos. Es actuar en todas las actividades de la vida con talante generoso"

En los tiempos que corren, cuando “el arte de gobernar a los pueblos”, como fue definida la política, discurre por peladeros ideológicos, quedan rezagados y sin aplicación los principios nobles que inspiraron la conducción de masas y el ejercicio de dirigir el Estado; legislar para darles forma institucional y normativa a las sociedades; y juzgar con severidad y equilibrio moral a los trasgresores de la ley y el orden establecidos.

Cualquier mandatario local, dirigente político o magistrado preguntará: ¿Y toda esa carreta qué quiere decir? Porque el monetarismo, la sociedad de consumo y las organizaciones mafiosas, idólatras del vellocino de oro, les han dado una vuelta-canela a las costumbres, para que gobernantes, legisladores y jueces actúen en función del dinero, “principio y fin de todas las cosas”, y los funcionarios probos, que pueden decir como Sancho, cuando salió de la gobernación de Barataria: “Pobre llegué y pobre salgo”, son bobos, pendejos, tarados…, que no supieron aprovechar la oportunidad. Uno de los senadores colombianos le decía a alguien que acudió a él en busca de ayuda, porque ya hacía seis meses había dejado el último cargo y estaba económicamente muy mal: “¿Y usted, después de que yo lo hice elegir alcalde de tal municipio, salió pobre? Está jodido”. Ese parlamentario, que así pensaba y obraba, hacía parte del “olimpo liberal”, para que personajes como Abraham Lincoln y Alberto Lleras Camargo se revolcaran en la tumba.

Ser liberal no es estar matriculado en el partido y votar por sus candidatos. Es actuar en todas las actividades de la vida con talante generoso. Es respetar las ideas ajenas y defender las propias con argumentos serios. Es tolerar las diferencias humanas, especialmente las características y conductas propias del origen de las personas, su cultura, naturaleza y entorno social. Y es, en fin, actuar frente a los demás, especialmente cuando se tiene poder, con liberalidad y justicia.

Así las cosas, puesta en contexto la conducta de los políticos colombianos que desde hace mucho tiempo militan en el Partido Liberal, puede concluirse que éste es una caricatura del liberalismo clásico y que sus dirigentes son bufones oportunistas, idénticos a los de los otros partidos y movimientos políticos, que aletean alrededor del presupuesto nacional, rodeados de privilegios exóticos, que les dan un estatus cantinflesco de superioridad. “Los otros sí, pero yo no”, gritarán en coro los aludidos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net