Jueves, 16 Ago,2018

Opinión / FEB 13 2018

Migración con humanismo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En el momento en que la migración de venezolanos se había tornado delicada, tomó el gobierno nacional unas medidas necesarias para organizar y planificar el tumultuoso flujo del hermano país.

Las grandes migraciones y las diásporas se hunden en la historia, y los pueblos que han poblado los continentes se han organizado en naciones, gracias a la amalgama de razas, grupos y etnias que han circulado por el mundo entero; es una realidad de la civilización que sobresale en un estudio juicioso de la historia universal. Casos recientes como la inmigración de africanos, Kurdos, asiáticos y otros, a Europa Central, por miles de personas, y en condiciones materiales muchas veces inverosímiles, ha recibido un tratamiento de toda la Unión Europea, con seriedad, unidad y presupuestos claros y unificados y, desde luego, con la presencia de la oficina de migraciones de las Naciones Unidas. 

Por eso organizar claramente la frontera con documentos, seguridad, protección a menores y mujeres, alimentación y seguridad social, a través de una gerencia y la dirección de junta directiva de la frontera, merece total reconocimiento al presidente Santos y a su gobierno; la implantación del pasaporte, a partir de la fecha no elimina la tarjeta de los portadores de movilidad ni tampoco el permiso especial de permanencia, que por dos años, facilita ejercer cualquier actividad lucrativa. No será fácil imponer seguridad y atacar la criminalidad que se incrementa en la frontera pero le ha faltado al gobierno concitar a los países vecinos para unificar las políticas de manejo migratorio, porque muchos venezolanos anhelan llegar a Chile, Argentina, Perú u otro destino de sus preferencias; esta reunión continental debe hacerla con urgencia la Cancillería, muy lenta en decisiones claves de la diplomacia. Colombia no puede estar sola con el costo abrumador de esta migración.

Los colombianos no podemos olvidar nuestra condición de nómadas y se dice que hasta en el desierto del Sahara se ve a un paisa vendiendo helados. Miles de coterráneos viajaron a Venezuela a disfrutar de la bonanza petrolera y de sus ventajas económicas. Corresponde actuar con lucidez, serenidad y benevolencia, a ello invito a mis lectores. ¡Hoy por ti, mañana por mí!
La Casa.

En buena hora el amigo intelectual y escritor José Nodier Solórzano, ha puesto a funcionar una bella casa en Calarcá, centro de arte, cultura , conferencias y desde luego para botar corriente. Casa maravillosa, felicitaciones José.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net