Miércoles, 26 Sep,2018

Editorial / ENE 14 2018

Opresión a la libertad de expresión

¿Entonces? ¿Exponemos las fuentes con toda la información?¿Y quién se hará responsable de lo que les pase? ¡Por Dios! Que no sea otro paso en falso hacia el abismo de la sinrazón y la impunidad.

A raíz de un proceso de responsabilidad civil extracontractual contra Publicaciones Semana S.A. por un artículo publicado en la Revista Dinero en el año 2013, en el que uno de sus protagonistas invoca perjuicios supuestamente derivados de las manifestaciones hechas en la publicación, dentro del proceso, la sala civil del Tribunal Superior de Bogotá, en cabeza del magistrado Eluin Guillermo Abreo Triviño, ordenó realizar una exhibición de documentos dentro de los cuales se encuentran las comunicaciones entre periodistas y las fuentes del artículo. Publicaciones Semana S.A. no se opone a la práctica de la prueba, sin embargo, solicita que se ordene la exhibición de documentos sin los destinatarios y remitentes, y sin información que pueda delatar a la fuente.

La decisión del Tribunal ha sido objeto de una acción de tutela interpuesta por Publicaciones Semana y que actualmente es conocida en segunda instancia por la Corte Suprema de Justicia – sala laboral. Esta orden judicial marca un preocupante antecedente en cuanto a la sagrada proclama del periodismo histórico frente al manejo responsable de la información y en ese sentido, es una violación al secreto profesional del periodista de difundir sus fuentes y del derecho a la reserva de la fuente.

Como si fuera poco lo que está pasando en el país frente a la marea de escándalos de todo tipo, en buena parte desmantelados por algunos medios periodísticos, la libertad de expresión y la consigna de autorregulación de la mano de las cláusulas de conciencia y la deontología como instrumentos de mano del periodista, quedan en entredicho y vulgarmente expuestos por decisiones como estas que a todas luces afectarían el ejercicio de la profesión.

La Asociación Colombia de Medios de Información, AMI, manifestó su preocupación porque la Corte Suprema de Justicia decidió no amparar el derecho a la reserva de la fuente y al secreto profesional invocado por Publicaciones Semana, pero que adicionalmente hace parte del ejercicio responsable de la actividad periodística.

“Le recordamos que para la Corte Constitucional colombiana, la consecuencia de la naturaleza prevalente de la libertad de prensa y el derecho a la información, se origina en una protección que tiene varias presunciones constitucionales: la de cobertura de toda expresión por el ámbito de protección constitucional, la sospecha de inconstitucionalidad de toda limitación de la libertad de expresión, la presunción de primacía de la libertad de expresión sobre otros derechos, valores o intereses constitucionales con los cuales pueda llegar a entrar en conflicto y la presunción de que los controles al contenido de las expresiones constituyen censura”, indicó AMI en su pronunciamiento oficial frente a este caso.

Si prospera esta decisión y se iza como jurisprudencia, se le estaría dando un entierro de quinta al sigilo y al secreto profesional periodístico, promontorios de la deontología y bastiones de la profesión.

Lo que nos faltaba, publicar fuentes valientes con nombres y apellidos, que han sido determinantes en el esclarecimiento de tantos casos de corrupción en el país. ¿Entonces? ¿Exponemos las fuentes con toda la información?¿Y quién se hará responsable de lo que les pase? ¡Por Dios! Que no sea otro paso en falso hacia el abismo de la sinrazón y la impunidad.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net