Editorial / Marzo 20 de 2017 / Comentarios

Peligro en los páramos

El pastoreo, las quemas, la apropiación de tierras y ahora el turismo ecológico, son enemigos de los parques naturales nacionales y los páramos.


No es conveniente masificar el turismo en los páramos, ni siquiera en las denominadas zonas de amortiguamiento de los páramos. De unas y de otras hay muchas en el Quindío y los departamentos vecinos, y si el gobierno nacional se niega a cuidarlas, tenemos nosotros que asumir esa responsabilidad, porque en ellas está la vida de hoy, del presente y del futuro.

Como tampoco jalarle a proyectos de carreteras en los páramos, como aquella de  terminar y modernizar la vía Génova-Roncesvalles, que cruza una parte de la zona de amortiguamiento del páramo de Las Hermosas o Parque Nacional Natural Las Hermosas que tiene un 80% en el departamento del Tolima y un 20% en el Valle del Cauca. Sobre este tema se sabe que hay una oportuna oposición de la CVC, pues ellos están tratando de preservar una región altamente vulnerable, que ya ha sido intervenida en forma enorme por la ganadería extensiva, las quemas de arbustos y la conquista, por parte de hacendados, de tierras vírgenes pertenecientes a la nación, para el uso de la ganadería.

Una vía en esa zona, como en otras parecidas causaría un daño ambiental sin precedentes, pues se abren las puertas para la llegada de más ganadería extensiva, maquinaria para la explotación minera ilegal, destruyendo el ecosistema, además de la masificación del turismo. Esa posición de la CVC, debería de ser la misma de la CRQ, y ponerse como un ejemplo para la conservación de regiones que son fábricas de agua y hábitat de mamíferos, reptiles, aves y muchas especies más, incluyendo las arbóreas, que han encontrado refugio en estas montañas ante la mano destructora del hombre.

Aceptamos que no son muchos los campesinos ni los productos que se comercializan entre Génova y Roncesvalles, por eso es suficiente la carretera existente hoy entre este municipio y Cajamarca, y entre Génova y Armenia, si de comercializar productos se trata. Y en las vías rurales, el gobierno puede hacer esfuerzos para mejorar el transporte en mulas, una tradición milenaria, dando incentivos a los campesinos por el esfuerzo para proteger la región de las dañinas carreteras.

Insistimos en los riesgos que corre el páramo de Chilí, donde existe una carretera que comunica a los municipio de Pijao, en Quindío, con Santa Elena, en el Tolima. En esa vía solo hay un carro de transporte público, un jeep extralargo,  por la mañana, con regreso en la tarde. El resto son camperos particulares y camiones que sacan leche y ganado. Lo hemos dicho ya, en el alto del páramo, cerca de las dos mellizas, las hermosas lagunas, existe alambre de púa y ganado en tierras donde crece el frailejón, planta característica de los páramos. Las lagunas se ven disminuidas, con tendencia a secarse, en comparación de lo que eran hace diez años. 

El pastoreo, las quemas y la apropiación de tierras del páramo es impresionante. Y no menos son los afanes para la explotación de oro. Y encima de todo, ahora nos dicen que abramos los páramos para el turismo. Ya se ha hecho en algunos parques naturales, con resultados negativos, funestos, como los que estamos viendo en el Cocora, en Salento.

Algo similar sucede en regiones como La Línea, una zona de páramo, de reserva forestal, otra fábrica de agua que ha sido afectada por la construcción del túnel del Segundo Centenario, y que tendrá problemas mayúsculos con la intervención, también, de explotaciones mineras a cielo abierto, como la de la Colosa. 

El Chilí, el Parque Natural de las Hermosas, el Parque Nacional Natural de los Nevados, la reserva forestal Barbas-Bremen, en fin, todos estos relictos boscosos como aquellos que han quedado como manchas verdes en las ciudades o cerca de ellas, deben ser objeto de mayor atención y cuidado, y no de afectación con permisos de las mismas autoridades.
Los habitantes de los territorios debemos ponernos alerta porque con el prurito de impulsar el turismo de montaña o el ecoturismo en Colombia, se nos van a ‘tirar’ los páramos y los parques nacionales naturales.

Temas Relacionados: Opinión Editorial

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados