Opinión / Agosto 12 de 2017 / Comentarios

¿Qué sigue después de la vida?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Uriel Salazar Ceballos

Este asunto es tratado por la Escatología que la iglesia Católica define como “el discurso de las cosas últimas, finales: muerte, juicio y destino final del alma”, es decir, lo referente a la vida después de la vida, o vida de ultratumba.

 


La palabra proviene del griego “eschatos” (último, final, postrero) y “logos “ (discurso, tratado, estudio). 

Como cada religión tiene su propia visión escatológica según sus creencias sobre el devenir de los tiempos, en muchas de ellas el hombre individual y colectivamente trasciende el mundo terrenal y continúa existiendo por la eternidad en dimensiones distintas a la vida conocida, algunas de ellas dichosas, como el cielo y otras de condenación, como el infierno.

Dentro del contenido religioso del Mazdeísmo, o Zoroastrismo, Zoroastro describió la llegada del juicio final como el último enfrentamiento entre el bien y el mal, lo que acelerará la llegada de un salvador descendiente de Zoroastro.

El Budismo introdujo en su religión un componente escatológico según el cual, en tiempos futuros, Maitreya iniciará una nueva época de paz y esperanza, mientras en el Hinduismo no hay escatología.

Hay una escatología relacionada con los universos materiales que se destruyen cíclicamente; es una destrucción parcial del universo que sucede al final de cada “día” cuando el dios Brahma duerme y el dios Vishnú los “aspira”.

También hay una escatología cuando el alma abandona el cuerpo y va a un juicio en el que de acuerdo con su buen o mal karma, recibirá la pena de volver a nacer en algún planeta del universo.

En el islam, cuando el creyente fallece, conoce en persona a Allah y es conducido al paraíso, sin recibir recompensa hasta el día del Juicio.

De otra parte, una escatología ecléctica sostiene que al final de los tiempos, Jesús volverá para reinar en el mundo entero desde el trono de Jerusalén, aunando a todos los creyentes en el Dios Único, ya sean judíos, cristianos, musulmanes u otros, bajo el mismo paraguas del Islam. 

Según los Testigos de Jehová, cuando el ser humano muere, nada lo sobrevive porque “no tenemos un alma eterna, ya que el alma es la persona, la vida”. 

Los adventistas creen que en la segunda venida de Cristo, los muertos en Cristo resucitarán primero; luego, los escogidos que, junto con los resucitados, serán arrebatados por los ángeles que se los llevarán al cielo a vivir por un período de mil años. 

En la mitología nórdica, el destino de los dioses será la batalla del fin del mundo emprendida entre Locki y Odín, (los mismos dioses antagónicos de la epopeya Los Nibelungos).

Al final, “Si después de esta vida no sigue nada, habremos sido víctimas de una burla cruel”. Fernando Soto Aparicio.

Temas Relacionados: Uriel Salazar Ceballos

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados