Sabado, 18 Ago,2018

Opinión / JUN 13 2018

¡Qué Dios bendiga a Colombia!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cultivar la política y mantenerla como un patrimonio de los hombres libres en los estados democráticos, es en el periodismo igual a promover agitaciones humanísticas y en ese mismo contexto,  la historia o la literatura que  ejercen los más finos exponentes del oficio. De ahí la necesidad de ocuparme prioritariamente de las elecciones del próximo domingo.

Desde la semana pasada pensé titular esta columna con el nombre de ‘¡Que Dios salve al Quindío!’, teniendo en cuenta las incontables situaciones que lo asedian y que no lo deja salir del cerco que le puso la corrupción, sin que se haya podido lograr un gobierno con el suficiente criterio y carácter para encarar el mal. Al contrario, se acostumbran con una facilidad asombrosa, a vivir plácidamente en él. El tema fue pospuesto por culpa de las elecciones del domingo.

Pues bien mis queridos amigos lectores del Quindío. El 7 de agosto de este año el país cumple 16 años de fragilidad, de corrupción al por mayor y al detal, de inseguridad jurídica, de narcotráfico en abundancia jalonado por las fuerzas subversivas que abandonaron las ideas para acercarse al crimen organizado en términos que han hecho de los delincuentes y los alzados en armas, una verdadera escoria, un detonante que día y noche amenaza con explotar.

Colombia está fatigada y maltrecha y el domingo que viene depende de nosotros los demócratas sacarla de la cercanía al abismo, del peligro que la acecha toda vez que son visibles las garras de la dictadura vecina que se quiere meter a los predios colombianos. Maduro aspira a ser el dictador de los países bolivarianos y el paso a seguir después de aplastar al pueblo venezolano sumido en la mayor pobreza de su historia y de apoderarse de las riquezas de su país, es colar un aliado suyo en la Casa de Nariño.

Por eso hay que votar con Iván Duque y Marta Lucía Ramírez para la presidencia y vicepresidencia de Colombia. Duque no es títere de nadie ni lo será cuando asuma la responsabilidad de gobernar al país. Yo estoy seguro que va a echar mano de los mejores colombianos para que se desempeñen en ministerios y gerencias de institutos descentralizados.

Estoy seguro que Iván Duque como presidente de Colombia, tendrá en cuenta la juventud colombiana, la inteligencia de los mejores profesionales oriundos de todas las provincias del país y que no le pedirá permiso a nadie para hacerlo porque tiene suficiente carácter y personalidad para responder al mandato de los colombianos. 

Conoce el país, es un estudioso de los problemas nacionales, ha vivido entre los libros y siente alergia y fastidio cada vez que oye hablar de armas diferentes a las del diálogo para construir con él la convivencia entre todos los colombianos. Iván Duque y Marta Lucía Ramírez oxigenarán y salvarán a Colombia.
 

@jorgelieceroroz

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net