Opinión / Noviembre 20 de 2012 / Comentarios

Quieto pa' la foto

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Juan Diego Lozano Jaramillo

 

Muchas dudas hay alrededor del proyecto de foto multas que implementó la administración municipal de Calarcá sin consulta alguna, sin plan de socialización y de una manera, que deja mucho que pensar. El alcalde, con el apoyo del concejo municipal ha facilitado la llegada de una firma que se constituyó este mismo año en la Ciudad de Panamá con el propósito de manejar todo el sistema de cámaras de vídeo, información, registro de infractores y el recaudo.

La cosa ha funcionado de la siguiente manera: el 24 de agosto en la Ciudad de Panamá se constituye la firma “101 Corp”, mediante escritura pública 15.144 de la notaría primera del circuito de Panamá. Esta es una entidad privada que no posee mayor experiencia ni trayectoria empresarial por razones más que obvias, pues apenas nace a la luz de las normas. Tres días de haber sido creada dicha firma —el 27 de agosto— en Calarcá el concejo municipal casualmente estaba aprobando un acuerdo donde le otorgó facultades al alcalde para constituir una sociedad de economía mixta, hecho que se concreta un mes después de aprobado el acuerdo, el 26 de septiembre de 2012; así nace Trans Port Tech SAS.

Inquieta que ni al alcalde ni al concejo municipal les asalte la duda a la hora de suscribir un acuerdo de esta magnitud, donde se comprometen recursos públicos con un privado que apenas tiene un mes de existencia. No se evalúa experiencia, no se analiza absolutamente nada y se actúa en un afán y unas coincidencias cronológicas que levantan, en cualquiera con tres dedos de frente, muchas dudas.

Esta sociedad se constituye con una vigencia hasta el 31 de diciembre del 2042, es decir que son 30 años participando de un negocio redondo, donde un particular tiene derecho a acceder a un porcentaje del recaudo por multas. Preocupante que en el concejo municipal de Calarcá solo dos integrantes de esta corporación hayan cuestionado este procedimiento. Estamos muy mal de concejales en Calarcá, cómo es posible que no se le exija nada a la administración, que no se haga control político como debe ser. Señores concejales: ¿Cómo comprometen ustedes recursos públicos de esa manera? ¿Puede la administración municipal suscribir convenios con firmas que no tienen experiencia alguna?

Adicionalmente hay que tener en cuenta que el municipio de Calarcá está ejerciendo jurisdicción como autoridad de tránsito en dos vías nacionales donde se ubican las cámaras y ello corresponde a la policía vial y no a la secretaría de tránsito de Calarcá. No nos gusta que se actúe sin informarle a la gente, que se instalen estos aparatos y de un momento a otro empiece todo mundo a aparecer en la lista negra de las fotomultas, sin querer decir ello que no estemos de acuerdo con aplicar las normas. Hay que hacerlo pero con pedagogía, con procesos de cultura ciudadana y no actuando de espaldas a la ciudadanía y suscribiendo extraños convenios que no dejan claras las cosas. ¡Calarqueños! Quietos pa' la foto.


[email protected]

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados